En Busca del Voto del Rechazo

0
552

* Motivación del Elector: Cambios Para Bien
* Deseo de Sanear la Actividad Pública
* Escrutinio Ciudadano de Líderes y Candidatos

Como ya se había previsto, las campañas políticas en doce estados de la República comienzan a dejar sentir fuerte presencia, la lucha por obtener el triunfo se da sin tregua, todo en medio de un clima enrarecido: los escándalos, la violencia, la corrupción, la carencia de resultados, el hartazgo social por la política y la desaprobación de las administraciones públicas, se convierten en temas recurrentes en la conformación de vehementes piezas de oratoria, según corresponda a la trinchera donde se encuentre el candidato.

En efecto, si el postulado es del mismo partido de quien gobierna, mantiene prudente distancia del saliente haciendo énfasis de que ese manto no lo cobija; en tanto que la oposición se ubica en una posición de natural crítica y descalificación. Ambas posturas no deben sorprendernos, surgen de la propia competencia, aún antes de que los Partidos Políticos diversos al sistema tuviesen la más remota capacidad para obtener el triunfo.

Ahora la diferencia estriba en las circunstancias de la época, pues la gente indignada no encuentra a quien creer ni en quien confiar, aunque guarda la esperanza de que las cosas cambien para bien y esa es su principal motivación, el profundo deseo de sanear la actividad pública, de que la escalera se vaya barriendo de arriba a abajo, sin más sorpresas ni improvisaciones.

-Publicidad-

Quienes tengan la capacidad de convencer a ese segmento social, obteniendo su confianza para garantizar una transformación, seguramente se verán beneficiados con ese apoyo ciudadano, que es un nutrido grupo de personas con capacidad para ser determinantes en las actuales contiendas políticas, es decir, hacen el efecto bisagra.

Es obvio que el transfuguismo político de líderes y estructuras partidistas, debilita a esos institutos, al crear una imagen alejada de los principios y convicciones que dicen profesar, colocándolos como simples franquicias. Esta condición no pasa desapercibida ante la sociedad, que juzga bajo ese parámetro a los partidos políticos y somete al escrutinio público a sus líderes y candidatos para determinar su autenticidad y por ende su congruencia.

En ese orden de ideas, considero que se encuentran a prueba las personas postuladas, en cuanto a que acrediten frente al electorado una real voluntad de cambio, expectativa que es compleja soportarla únicamente en el mensaje, sino que debe ir aparejada con trayectoria, conocimiento, experiencia y acciones, con el ánimo de forjar más que una campaña exitosa, todo un movimiento ciudadano que contagie un verdadero despertar de consciencias en aras de una real evolución democrática.

Eso nos lleva a otra reflexión, pues no es que la sociedad rechace la política, sino que se encuentra insatisfecha de la actual, de no ver resultados, de soportar injusticias y padecer la lacra de la corrupción. Así, quien atienda al grito desesperado de un cambio con destino y demuestre tamaños y voluntad para hacerlo, tiene más posibilidades de lograrlo, de entre los que únicamente continúan apostando a la continuación y privilegios de estar dentro del sistema.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí