El Tontín ataca de nuevo

0
731

Tras renunciar al PRD, reaparece como “vocero” del zacatecano Ricardo Monreal.

Perdedor por naturaleza, el experredista Agustín El Tontín Guerrero exige hoy a Miguel Ángel Mancera cesar a su secretario de Gobierno, Héctor Serrano, por espiar a Ricardo Monreal, aspirante a delegado en Cuauhtémoc.

Tras renunciar al PRD apenas hace un par de meses y prometer que iba a dar la lucha desde la trinchera civil, El Tontín reaparece como “vocero” del zacatecano Monreal.

Nada tendría de extraordinario el asunto si no viniera de quien viene, pues Guerrero se hizo famoso precisamente por sus escasas habilidades políticas, que lo llevaron a acumular derrota tras derrota a pesar del padrinazgo de políticos que, en su momento, fueron pesados.

-Publicidad-

Para no ir muy lejos, en 2002 Víctor Hugo Círigo le dio una tunda en la disputa por el PRD-DF, con todo y el apoyo de René Bejarano —su padre político—, quien no lo pudo imponer ni con la bendición de Andrés Manuel López Obrador desde el Zócalo.

El Tontín no reconoció su derrota y durante un año autonombró “presidente legítimo”; en 2003 Círigo se fue de delegado a Iztapalapa y lo dejó de sustituto.

En 2006 Guerrero disputó el liderazgo de la ALDF, perdiéndola de nuevo ante Círigo.

Sus derrotas fueron históricas, pues, a pesar de que Bejarano lo defendió con ahínco y hasta con rencor hacia sus críticos, cuando el de las ligas fue a parar a la cárcel su protegido lo traicionó: quiso quedarse con la tribu del patrón y fracasó.

No por nada en la oficina del secretario particular de El Peje en el GDF lo bautizaron como El Tontín Guerrero.

Pero si Agustín perdía en todo tipo de elecciones, en la nómina no le iba nada mal, cuestión de echar ojo a sus ingresos como diputado local, por ejemplo, que justifican el por qué no necesita trabajar; los archivos de la ALDF ahí están.

Despreciado por todos, se refugió en las faldas de Marcelo Ebrard, quien tampoco confiaba en él, pero no tenía mucha tela de dónde cortar y lo hizo coordinador del Movimiento Progresista en el PRD.

El resultado: Ebrard fue echado del sol azteca; El Tontín se tuvo que ir y el Movimiento Progresista se extinguió.

Ahora, como “vocero” de Monreal, exige a Mancera la salida de Serrano.

Que el secretario de Gobierno escucha las llamadas telefónicas, claro que lo hace. Como lo hicieron en su época El Peje y Ebrard, si no pregúntenle a Alberto Esteva, quien hoy anda por Oaxaca.

Si Monreal quiere desviar la atención del tema donde fue exhibido simulando contratos de publicidad para engañar al IEDF, al menos hubiera escogido a alguien neuronal.

CENTAVITOS… Algo similar ocurre con el neopriista Xiuh Tenorio, quien tiene “la presunción” de que el dinero de los contratos que Jorge Romero le dio a Camilo Campos está en las campañas del PAN en Cuajimalpa, Tlalpan y Miguel Hidalgo. Xiuh debería saber que todos “tienen la presunción” de que se enriqueció con el Panal de Elba Esther Gordillo; con los programas que en la Secretaría de Educación del DF operó a Mario Delgado. Que también hay “la percepción” de que el sindicato de Pemex financió al PRI y de que Arturo Escobar fue detenido con un millón de pesos en efectivo en el aeropuerto de Chiapas cuando dirigía al PVEM, sin contar la chamaqueda a El Niño Verde para que ayudara a depredar Cancún, y que en BJ no quieren al PRI.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí