El PRD y sus alianzas

0
124

El nuevo presidente del PRD, Agustín Basave, enfrenta retos que no se ven fáciles de resolver. Es un hecho que es el primer líder de partido que llega a ese puesto por medio de la «bolsa de trabajo». Sin lugar a dudas se trata de una forma innovadora de dirigir un partido: lo que se conoce como outsourcing. Armar equipo entre una serie de desconocidos y otro grupo que te detesta porque te desconoce, no debe ser fácil. Depende de todos para que se mueva esa maquinaria y lo único fiable e incondicional es su sombra. Y eso no siempre.

¿Cómo sacar al PRD de su decadencia galopante? Si Basave tiene la receta, no la ha soltado y, de tenerla, hace bien, las estrategias no se anuncian. Sin embargo, ya dejó en claro que su partido no es competitivo en las elecciones del año que entra. Lo cual indica claramente cómo está ese partido en el ánimo de los electores. El pésimo momento por el que atraviesan todos los partidos es particularmente duro en el partido de la izquierda perredista. Corrompido, con gobernantes vinculados con el crimen organizado, peleado como siempre y, al mismo tiempo, como nunca pues ahora decidieron «contratar» dirigente, no parece haber caminos claros para salir de manera eficaz de la debacle en el corto plazo.

Cuando el flamante presidente del PRD tiene que admitir su falta de competitividad en más de una decena de estados para el año que entra, es que la crisis de ese instituto político es mayor de lo que se pensaba. De todas la gubernaturas en juego, el PRD no gana ni una. Eso tiene que ver no solo con problemas de campañas, sino con una imagen a la baja de manera generalizada. Por eso Basave pasa la charola de las alianzas. Primero le pide a AMLO que se defina para ver si van junto con él. Es una especie de ingenuidad, AMLO tiene bien ubicado al PRD y sabe que es un lastre. Pero entonces Basave dice que se podría aliar con el PAN para derrotar al PRI. Es de risa. Si no es con un extremo es con el otro, el planteamiento del presidente perredista es: seamos como el verde, aliémonos con alguien para poder ser algo.

-Publicidad-

Considero que uno de los principales retos de los partidos de oposición —que lo dejaron de ser, de manera incomprensible, durante los primeros años del peñismo— no es que no ganen elecciones. Es por qué no las ganan. El PRD —en mayor medida que el PAN— no tiene banderas, no tienen definiciones que no sean electorales —como lo han mostrado las primeras declaraciones públicas de su presidente—. Mientras no se defina va a ser difícil que se recupere. Su expresión es la descomposición, así es muy difícil ganar votos. Es más importante que se conviertan en una opción clara y definida que buscar alianzas que terminan en agua turbia y que nadie sabe qué significan. Si el PRD quiere recuperarse ante la ciudadanía, lo tendrá que hacer solo. Nadie le va a ayudar. De eso no los salvan ni El Peje ni el PAN.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí