El pie Izquierdo del Mando Único Policial (Segunda Parte)

0
134

El SNSP no ha Dado los Resultados Esperados

Su fondo Tiene Connotaciones de Carácter Político

Instrumentación Federalista y Voluntad Política

O bien, son Sistemas de Control de Corte Centralista

Es evidente que dada la magnitud del problema que se enfrenta en materia de seguridad pública, se vio la necesidad de implementar sistemas integrales con visión de corto, mediano y largo alcance, aprovechando las experiencias internacionales sobre la materia, a efecto de construir un modelo adaptable a nuestras propias circunstancias; así se fueron creando cambios en el sistema de justicia penal, en leyes de transparencia y de protección de datos personales, entre otras modificaciones, una por demás importante fue en el 2008, que permite y obliga la certificación de control y confianza de los policías.

Sin embargo, pese a algunos esfuerzos como se ha mencionado, las instituciones policiales se vieron con serias limitaciones para abatir los índices delincuenciales, a grado tal, que fue necesario recurrir al auxilio de las fuerzas armadas a efecto de combatir con mayor eficacia el fenómeno de la criminalidad.

Vistas las dificultades derivadas de la fragilidad de las instituciones policiales, propiciadas por la infiltración de la delincuencia organizada en sus filas (carencia de controles adecuados en la selección y reclutamiento), la falta de capacitación y preparación, la corrupción y consecuentemente la desconfianza social, se pensó en establecer la figura de un Mando Único a nivel nacional, no obstante, la resistencia de los gobernadores hizo que existiera un replanteamiento sobre el particular, presentando el Presidente Calderón una iniciativa con un diseño estatal, teniendo como base la subsidiaridad, es decir, que fueran los gobiernos estatales quienes se hicieran cargo de la seguridad pública y, por excepción, los gobiernos municipales que tuviesen una policía certificada, conservarían esa facultad.

-Publicidad-

En principio la propuesta no suena descabellada, dado que de acuerdo a las cifras se tenían cuatrocientos municipios sin policía y, muchos más cuyas capacidades se encuentran con grandes limitaciones, sin embargo, también se observa la actitud de los gobiernos estatales que en su gran mayoría simplemente dejaron crecer el problema bajo el argumento de ser una cuestión de orden federal, no obstante la gran cantidad de recursos económicos que recibieron y dispusieron para el rubro utilizándolos de manera discrecional y prácticamente sin fiscalización.

Eso nos conduce a la iniciativa del Presidente Peña, que retira la atribución a los municipios para dárselas a los gobernadores, eliminando las participación de ese orden de gobierno en funciones de seguridad pública, dejándoles únicamente su intervención en el diseño de políticas públicas en el área de prevención.

Es evidente que el Sistema Nacional de Seguridad Pública no ha dado los resultados esperados, pues en el fondo tiene connotaciones de carácter político; de instrumentación federalista coordinada con voluntad política o bien, sistemas de control centralista. En tanto continúe mientras estas diferencias, seguiremos navegando en turbulentas aguas de las ocurrencias.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí