El cambio está en manos de los ciudadanos

0
111

Hace un año anuncié mi intención de buscar la Presidencia de la República. Desde entonces, me he dedicado a recorrer el país para estar en contacto con la gente, para escuchar sus preocupaciones, sus problemas y sus anhelos. El mensaje que me han dado es muy claro: los mexicanos estamos cansados de la corrupción, de la impunidad y del abuso.

Ese mismo mensaje se hizo escuchar con toda fuerza en las elecciones del pasado 5 de junio. Ese día, millones de ciudadanos pasaron de la indignación a la acción, hablaron claro con su voto y decidieron: el PRI se tiene que ir.

Pero no fue lo único, gracias a las campañas que se hicieron, a la fuerza de los candidatos, sus equipos y a la gran cantidad de ciudadanos que se sumaron a la campañas, el PAN volvió a consolidarse como la opción más atractiva para el elector y como un vehículo útil para recoger las demandas sociales y convertirlas en cambio democrático. Tuve además la oportunidad de estar con muchos integrantes del PRD y de otros partidos que se aliaron y sin duda fue un factor fundamental.

-Publicidad-

Particularmente, el PAN se convierte en una fuerza política para el electorado, con una militancia entusiasta que puede ganar elecciones el próximo año. Pero la victoria electoral no debe nublar nuestra perspectiva. Lo que pasó fue una combinación ganadora que consistió en que todos hicieran lo que tenían que hacer: las dirigencias, los candidatos, la militancia, los liderazgos. Las gubernaturas y alcaldías ganadas presentan enormes desafíos y deben asumirse con responsabilidad frente al pueblo y no frente a intereses particulares. Sin duda habrá que hacer gobiernos honestos, transparentes y eficaces.

Al mismo tiempo, me queda muy claro que los ciudadanos fueron los autores del cambio político del 5 de junio. Ellos fueron quienes vencieron la apatía y la desesperanza. Ellos fueron los que ignoraron a quienes les dicen permanentemente que “votar no sirve de nada”, que “aunque votes, nada va a cambiar”. Ellos también derrotaron a maquinarias electorales que buscan comprar voluntades con carretadas de dinero y a gobernantes autoritarios que usan la intimidación y las amenazas para coartar la libertad política.

Las y los ciudadanos mostraron su poder para cambiar lo que ya no quieren, y construir lo que se proponen. Durante las campañas, acudí a apoyar a las candidatas y candidatos del PAN y pude sentir personalmente esa energía ciudadana, pude sentir que la gente sabe que el cambio está en sus manos y asume esa responsabilidad.

Los cambios no son sólo de un día, tienen que construirse con todos porque la política que transforma a un país no es labor de una sola persona que venga a prometerlo todo, sino del “nosotros”.

Por eso, reitero que buscaré, en los tiempos que señala la ley, la Presidencia de la República. Lo haré porque creo en nosotros, en los hombres y mujeres que, unidos trabajando, lograremos un objetivo: recuperar el alma de México. Lo haré porque creo en el liderazgo ético, en gobernar con el ejemplo y en el talento que genera oportunidades. Mi propuesta se basa en construir en lugar de destruir, sumar en lugar de excluir, hablarle a la gente siempre con la verdad y servirla con integridad.

El cambio en el 2018 está a la vuelta de la esquina y está en nuestras manos. Yo estoy convencida de que si cada quien cumple con su parte, dentro y fuera del PAN, los ciudadanos podrán encontrar en la política la vía para expresar su voluntad y hacer de México un lugar justo y próspero, que sea la casa que todos queremos.

POR CIERTO. Esta semana, el Senado inicia el periodo extraordinario para la discusión de las leyes del Sistema Nacional Anticorrupción, ojalá nuestros legisladores estén a la altura de las demandas ciudadanas y de lo que urgentemente necesita México.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí