Educación y economía: un binomio inseparable

0
185

La relación entre educación y comercio exterior es un factor que se encuentra detrás de la pobreza. Educación, comercio exterior y pobreza son tres asuntos que se enmadejan inextricablemente. El Coneval y la ONU tienen diferentes formas de medir la pobreza. Desde cualquier ángulo que se la vea, la pobreza afecta a un porcentaje muy importante de la población mundial, en la que cada día los más tienen menos y los menos tienen más.

Son muchas las explicaciones que pueden identificarse como causas, pero aún sin consenso sobre ello, es útil identificar algunos de los factores que conducen a la pobreza.

Para nosotros en México, dos son los hechos más significativos. Por una parte, está la desarticulación de la educación pública primaria y secundaria que padecemos desde hace muchos lustros y que priva a millones de niños y jóvenes de la plataforma cultural elemental para superar los retos de la vida y participar en la sociedad. Es asunto de la máxima prioridad nacional, el que el gobierno no vacile en aplicar su programa de exigir a todo el magisterio el cumplimiento exacto de su obligación de dar clases y de sujetarse a las evaluaciones que marca la ley.

-Publicidad-

La educación nacional no se detiene en las escuelas públicas. Por lo general, los cursos que imparten los planteles privados sólo preparan a los niños y jóvenes a ser operadores de un sistema socioeconómico que perpetúa el materialismo egocéntrico. El resultado aboca en generaciones de profesionistas para insertarse en una sociedad que no conoce otra meta que el de la ganancia monetaria personal. La mayoría de las institucionales privadas no se separarán del aspecto comercial que se expresa en las exageradas colegiaturas enmarcadas en instalaciones faraónicas. Pasan por alto su misión de preparar a ciudadanos con visión nacionalista y solidaria con las necesidades de la nación.

La onda de deficiencia de la educación mexicana se combina con la inequidad social de la estructura económica que margina a las mayorías de oportunidades para progresar. La notable ineficiencia de nuestro sistema desaprovecha la vasta riqueza de recursos humanos y materiales con que contamos. Millones de individuos no encuentran opciones dignas para emerger como una fuerza de trabajo capacitada y eficiente.

La anterior situación explica otra pobreza, la de inventiva para crear una producción propia que revierta la exagerada concentración en empresas que sólo ensamblan componentes extranjeros. La situación resulta en el desperdicio de la ingente fuerza de trabajo que existe en nuestra población, la undécima en el mundo. Los esfuerzos gubernamentales para ampliar las cadenas de producción no ofrecen, sin embargo, suficientes apoyos fiscales y administrativos. El proceso de industrialización de nuestra economía, se aceleraría exponencialmente si el sistema educativo se acopla a la producción agrícola e industrial. La fórmula escuela-industria que promueve Coparmex debe impulsarse.

A pesar de los elogios que hasta ahora ha recibido la negociación del TPP, hay que entender que se trata de un acuerdo de reducciones arancelarias acompañado de normas que habrán de complementarlas como son la vigencia de licencias, la protección de la propiedad intelectual y reglas de origen. Falta la fase legislativa de aprobación en cada uno de los doce signatarios para que el acuerdo entre en vigor. Habrá que tener cuidado, además, como nos lo previene la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos que ubica a nuestro país en los últimos lugares del desarrollo, que el largo proceso sólo favorezca a las grandes empresas transnacionales.

Mientras, por otra parte, México no cuente con una política industrial que integre estrategias de comercio exterior, no se podrá prever un desarrollo nacional incluyente, la pobreza continuará y la economía informal persistirá.

Los altos índices de pobreza en México, independientemente de cualquier factor que se señalen entre sus causas, no se remediarán sin una estricta política educativa, articulada con una dinámica estrategia económica.

Estos dos procesos se apoyan recíprocamente y no pueden separarse.  El que uno de los dos elementos no avance irremisiblemente frenará al otro.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí