Duarte y la estridente mentira

0
154

Solamente si hacemos lo correcto se pude alcanzar una vida plena y feliz, sostenía Epícteto; filósofo griego que llegó a Roma como esclavo. Decía que en la vida hay cosas que podemos cambiar y otras definitivamente no, debemos saber qué cosas son las que podemos cambiar, como primer paso a la vida plena.

Para este filósofo el estoicismo descansaba en los pilares de Sócrates y Diógenes, en el que la búsqueda de la verdad deja de ser estridente y se aproxima a lo racional.

Ahora que la política toma como principal protagonista a la mentira, es bueno traer las enseñanzas de este inconmensurable filósofo, para combatir la calumnia y el embuste, al parecer las únicas armas de quien en Chihuahua pretende confundir a los confundibles, acallar a los valientes y desprestigiar desde su desprestigio.

-Publicidad-

La mentira ha aparecido con una estridencia tal, que no dudo que tenga sus discípulos, pero no deja de ser mentira, aunque muchas veces se repita y aunque corran ríos de tinta, jamás tendrá la luz de la verdad y muchos menos el destino de esta.

El gobernador de Chihuahua se acostumbró al silencio que imperó cuando el inicio de sus múltiples fechorías, el silencio también corrompe a la verdad decía el gran Cicerón; ahora el silencio se ha roto, la verdad surge como manantial portentoso y cristalino; mientras Duarte quiere combatir la luz del sol con volátiles hojarascas, como suelen ser las inserciones pagadas y mezquinas y serviles plumas.

Tan irracional es la estrategia, que pretende enlodar a un acreditado legislador pensando que quizá él sea el origen de sus males. Javier Corral solo es portador de la verdad, la verdad existe por sí sola, como ahora la dice él en otro momento las han esbozado otros, es casi como querer eliminar al mensajero, pero el mensaje –ya se sabe- no lo podrá callar nadie, por más dinero que trajine y por mas ruidosos esbirros que propaguen y defiendan la mentira, aunque sepan el destino de la maniobra, pues la mentira siempre será mentira.

Nunca ha sido barato sostener las falsedades, mantener tal simulación debe ser extremadamente agotador, sobre todo cuando se ve que el intento de deshonrar y desacreditar al Senador Corral esta consiguiendo precisamente lo contrario, pues lo ha mantenido en una campaña constante y eficiente, en el que claramente se aprecia la lucha del bien y el mal, una contienda en blanco y negro en la que la ciudadanía ya ubicó al único que puede hacer frente a la tiranía en la que ha mutado el duartismo, porque a estas alturas, en esa reyerta mediática es francamente imposible que los espectadores ubiquen a Duarte como el bueno de la saga, ya ni siquiera los de su mismo partido y tal vez ya ni él mismo.

La calumnia es el desquite de los cobardes y el último recurso de los vencidos. Eso hay que tenerlo muy en cuenta, el que el gobernador recurra a ella no da más muestras, que de su agotamiento, de su colapso y su derrota.

Momento desesperado.

Demasiado burdas son las estrategias del gobernador Duarte en contra de Unión Ciudadana. Es lo malo cuando no se sabe que se perdió primero la vergüenza o la memoria, lo único que lograran esas acciones es despertar el espíritu indómito de la gente de Chihuahua. El verano del 86 cobra vigencia.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí