Dignificación de la política

0
193

Los ciudadanos en México enfrentamos una gran incertidumbre sobre temas fundamentales, particularmente nos preocupan la economía, la seguridad y la justicia. Acompaña a esta incertidumbre el serio cuestionamiento a la clase política a tal grado que los partidos políticos llegaremos a las elecciones en uno de los niveles más altos de desconfianza y con una enorme exigencia ciudadana de combate a la corrupción, transparencia y rendición de cuentas. Pero de telón de fondo está la exigencia de integrar a la política valores como la ética, la honestidad, la verdad, la congruencia; darle dignidad a la política es un imperativo. Me niego a aceptar que la desesperanza y la desconfianza se vinculen inmediatamente con la noble actividad humana que es la política.

En estos días inician en los partidos políticos los procesos internos. Estas instituciones de interés público también necesitan cuidar sus acciones para generar confianza en los ciudadanos. Somos muchos los que pensamos que la política en nuestro país debe tener como fin el servicio a México, nada más y nada menos.

En medio de esta desconfianza hay numerosas personas que quieren ver en la política un camino para construir el bien común y lo están llevando a cabo. Somos muchos los que estamos seguros de que a través del diálogo y el debate de ideas podemos encontrar las soluciones a los problemas de la gente. Somos más quienes creemos que los partidos políticos deben ser instrumentos de los ciudadanos y no de unos cuantos. Afortunadamente, me consta que hay hombres y mujeres que serán candidatos y que sin duda tienen un genuino interés por servir a México, que trabajan por lograr un país con dignidad y verdad, un país a la altura de lo que realmente somos y podemos llegar a ser.

-Publicidad-

El llamado en estos momentos políticos no es únicamente para los que quieren el cargo y sus equipos; es decir, el deber político no está sólo en quienes lograron la candidatura. El llamado es para decidirnos en un ejercicio ciudadano de participación para exigir a las y los candidatos de cada partido lo que queremos para la política en nuestro México. En esta campaña, lo más importante son las y los ciudadanos que tienen mucho qué decir y qué exigir. Estoy segura que muchos se darán cuenta que hay candidatos a los que vale la pena acompañarlos, apoyarlos y trabajar para que ellos lleguen a los puestos de decisión por el bien de México.

Este año no se acaba el 7 de junio. Nuestra sociedad sabe que México requiere más que una elección, le urge una vocación política desarrollada por los mejores ciudadanos para no perder la esperanza en la posibilidad de un México ordenado y generoso. La tarea es más allá: dignificar la política desde la ciudadanía, intervenir en los partidos políticos para exigir a las autoridades que rindan cuentas y que las instituciones políticas estén cerca de la sociedad. Se requiere actuar con sentido de urgencia y que los ciudadanos sacudamos la vida pública con una voz fuerte y una vigorosa participación que va más allá de un voto.

Otra cosa para documentar el optimismo: Felicidades a tres mexicanos que enorgullecen a nuestro país a través de su vocación en el mundo del cine. Hoy, una vez más, se cuentan entre los mejores del mundo: Alejandro González Iñárritu, Emmanuel Lubezki y Martín Hernández. Nominados para los Óscares en las categorías de: mejor director, mejor fotografía y mejor edición de sonido respectivamente. Gracias a los tres.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí