Cortina de humo; irritación en Chihuahua

0
168

Las insinuaciones calumniosas del gobernador de Chihuahua, César Duarte, hacia mi persona, para tratar de desviar la denuncia penal en su contra por enriquecimiento ilícito, lograron su efecto inmediato en el conjunto de los medios de comunicación, tanto nacionales como en mi estado. Pero, más pronto de lo que pensaba, la estrategia adoptada por Duarte se ha empezado a revertir. Por lo pronto despertó una gran gran irritación social en Chihuahua, pues este fin de semana arreciaron las protestas contra el mandatario que no ha podido explicar de dónde sacó 65 millones de pesos para convertirse en el socio mayor de un nuevo banco en el estado al que su gobierno fondea desde hace tres años con cuantiosos recursos públicos.

Una caravana de cientos de vehículos colmaron las calles de Chihuahua, con pancartas y banderas que exhibían el hashtag: #FueraDuarte y #NoMásCorrupción. La movilización se concentró frente al Palacio de Gobierno donde se tuvo que improvisar una manifestación dada la asistencia que sobrepasó la expectativa de una convocatoria circunscrita a unos cuantos días y esencialmente por la red de facebook. Esa presencia ciudadana en las calles fue censurada en la mayoría de los medios en Chihuahua, y en otros minimizada, en contraste con la profusa propalación que los medios han hecho de los infundios de Duarte.

Otro signo que no puedo dejar de reconocer y valorar, dada las públicas diferencias que hemos tenido, es la clara y definida postura que asumió el presidente de Acción Nacional Gustavo Madero quien, a nombre del Comité Ejecutivo Nacional, ha salido a respaldar públicamente la causa penal en contra de Duarte, que ni más ni menos ha dado origen a la conformación de un movimiento social y político de carácter plural denominado Unión Ciudadana.

-Publicidad-

Gustavo Madero ha anunciado que el PAN acompañará la denuncia penal presentada por el activista Jaime García Chávez el año pasado, que he respaldado con absoluta convicción en el Senado de la República mediante la propuesta de un punto de acuerdo para exigir a la PGR una investigación imparcial y apegada a derecho.

Mediante un comunicado que se emitió este mismo domingo, a la par que los ciudadanos de Chihuahua salían a las calles, se ha exigido al gobierno federal el seguimiento a la denuncia interpuesta, de modo que no quede impune ningún delito cometido por ningún funcionario público, "así sea gobernador de un estado".

El líder del PAN, que además conoce la situación que se vive en su estado, señaló que Duarte "se ha conducido de una manera que rebasa los límites del conflicto de interés para ubicarse en conductas claramente delictivas" y aprovechó para condenar que el gobernador haya tratado de eludir su responsabilidad a través del señalamiento a mis hermanos: "Fue pueril la actitud del mandatario estatal. Lo que se debatía eran asuntos de impartición de justicia y no cuestiones personales o familiares […] Duarte Jáquez mostró profunda irresponsabilidad con sus declaraciones y poco oficio político, ya que es él quien está siendo investigado, luego de la denuncia penal que se presentó en su contra".

El comunicado refiere la asociación de Duarte al Banco Progreso a través de un fideicomiso de inversión integrado por 65 millones de pesos, cantidad que por supuesto no podría justificar "con un sueldo mensual de 120 mil 245 pesos desde 2010, que es el que aparece en el portal de transparencia del estado y con sus modestas actividades empresariales previas a su mandato".

"El gobernador se encargó de tramitar, gestionar y promover que esta unión de crédito se convirtiera en el Banco Progreso de Chihuahua" […] "De manera injustificable, su gobierno depositaba permanentemente fondos públicos en la Unión de Crédito que habría de convertirse en el banco del cual el gobernador es accionista generando un evidente conflicto de interés".

Madero señaló que es fundamental que la sociedad conozca este caso y que se investiguen hasta las últimas consecuencias, pues se trata nada más y nada menos de un "mandatario estatal que ha dejado lagunas en sus explicaciones y argumentos", y sostuvo que desde el PAN se luchará "por un país libre de corrupción, y en casos como éste, es indispensable que el gobernador enfrente las consecuencias de sus actos, en caso de comprobarse su responsabilidad".

Celebro un posicionamiento de este calado ante las acusaciones que enfrenta el gobernador, pero sobre todo ante el clima de censura y linchamiento que el propio Duarte ha impulsado no sólo en el estado, sino a nivel nacional arropado y protegido por el coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa Patrón, con quien Duarte planeó su estrategia difamatoria.

La cortina de humo que Duarte creó en el Senado, el PRI la empujó con todo su caudal de recursos públicos, tanto del gobierno estatal como de la bancada del PRI.

Llenaron de notas pagadas a la mayoría de los periódicos de la ciudad de México, pero afortunadamente no a los de mayor prestigio. "Le metieron mucho dinero para empujar la nota", me confió un reportero de la fuente del Senado. Pero tuvieron un gran descuido: varios de esos medios repitieron la misma redacción, idéntica las cabezas y los textos, los pies de foto. Burdo el equipo de comunicación, a la altura de su jefe.

En su desesperación por lo inevitable -porque no podrá eludir ser consignado ante un juez penal-, recurrió al golpe bajo, pero abrió una ruta delicadísima para sus propios compañeros de partido, para varios de los senadores que lo protegen y lo defienden, entre ellos el mismo Emilio Gamboa Patrón. ¿Las conductas de amigos, familiares -hijos, primos o hermanos- y colaboradores, serán trascendentes de aquí en adelante? ¿Responderán los hermanos de César Duarte por la corrupción que lo enloda? ¿Adicionalmente a los cargos que directamente enfrenta, responderá César Duarte, por la conducta de sus hermanos?


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí