‘Como espectáculo, estuvo buenísimo’

0
130

“Ya ves, nuestros textos pasaron a segunda”, dijo Javier Corral a su paisano, amigo y asesor, Arturo Fuentes Vélez, ex delegado de la Sedesol en Chihuahua, con quien en su departamento había repasado los mensajes que desgranaría en el debate con Ricardo Anaya.

Con el ex senador y ex Embajador de España Jorge Zermeño, Corral se explayó: “tenía muchas propuestas, pero nos cambiaron la jugada…”.

De buenas a primeras, Anaya sorprendió al panismo al encarnar el papel de beligerante en el debate. Las propuestas que traía Corral se quedaron en el aire para responder la inesperada virulencia del joven queretano. “Pero yo tenía que responderle, ni modo…”, argumentó el senador con licencia ante Zermeño.

-Publicidad-

Si esa actitud que nadie esperaba en Anaya lo dejará mal parado o no, se sabrá en los próximos días, cuando el militante de a pie calibre el inesperado desparpajo con que se condujo el ex presidente de la Cámara de Diputados.

Y es que Anaya intentó evitar quedar mal parado y buscaba estar a la altura de Corral. Y como no llegaba el banquito, nomás no quería tomarse la foto.

“Ya no se quería tomar la foto porque no estaba el banquito”, reía el candidato chihuahuense que, como todos en la sede del blanquiazul, no más no esperaba una embestida tan frontal del “joven maravilla”.

Con el mismo ahínco batalló en 2000 el priista Francisco Labastida Ochoa, que también exigió un banquito para posar con Fox y con Cárdenas, pero los panistas se hicieron los rejegos y le advirtieron al sinaloense que las reglas eran parejas para todos.

Impregnado de sorpresa el ambiente en el vestíbulo de la casa blanquiazul, el ex Gobernador Fernando Canales Clariond abría los ojos para manifestar su júbilo por lo que había atestiguado: “Como espectáculo, estuvo buenísimo”.

Otro que acaparaba la atención era el senador bajacaliforniano Ernesto Ruffo Appel, cuyo respaldo a Anaya también había sorprendido a los panistas, cercano como era a Corral.

“Traigo a todo mundo confundido”, se regodeaba el también ex Gobernador de Baja California Sur minutos antes de que comenzara el “espectáculo”, tal y como había visto las cosas Canales Clariond.

“Simplemente me llegó la invitación de Ricardo, quien me dijo: ‘esto, esto y esto, me comprometo contigo’, y me fui a su campaña”, relató Ruffo, que para entonces platicaba con Canales Clariond el tema del impugnado padrón.

“Yo, por lo pronto, juego con este padrón que está amañado. En mi tierra, Nuevo León, hay un padrón de 35 mil miembros, pero sólo 15 mil son panistas, pero quieren tapar el hoyo después del niño ahogado”, decía Canales a Ruffo.

Y frente a lo que estaba por verse, tal vez resultó acertada la arenga de la poblana Ana Teresa Aranda a su gallo en la contienda: “¡Javier, con todo…!”.

A las siete en punto arrancó el debate. Por el sorteo previo, Anaya tuvo el primer turno y pegó primero.

Javier, le espetó, esa rebelión de las bases es hacer la guerra desde dentro.

“Yo no voy a permitir que sigas insultando la inteligencia, que sigas agrediendo a los miles de militantes que me apoyan para ser presidente.

“Con ese, tu discurso de ángeles y demonios, maniqueo. Donde los buenos, como siempre, están contigo, y la inmensa mayoría que, por cierto, no te apoya, está del lado equivocado y está contra ti”, atacó el queretano.

Asomaba un talante beligerante con el que Anaya machacó buena parte del debate, hasta que decidió tenderle la mano a su contrincante, cuyo acercamiento con Fidel Castro y Carlos Salinas de Gortari fustigó, amén de haberlo comparado con Andrés Manuel López Obrador.

En esa tesitura, Corral apartó las propuestas y contraatacó: usaste dinero de la Cámara de Diputados para promoverte, aplaudiste a Peña Nieto cuando la desgracia de Ayotzinapa y representas la continuidad en el PAN.

Con notoria satisfacción, Javier Corral salió a la calle acompañado de José Luis Luege, Jorge Zermeño y Canales Clariond.

“Vamos a celebrar la faena al Ruedo”, propuso Luege.

“Y yo que ya no soy taurino”, remató Corral después de haber enfrentado las agresivas embestidas de Anaya.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí