Chiapas… otra vez

0
147

El triunfo electoral en Chiapas lo cosechó el pasado domingo 19 el Partido Verde Ecologista de México. De 122 alcaldías ganó 59, una en solitario y 44 en alianzas. Obtuvo todas las 24 dipu-taciones locales. Hubo 19 casillas que registraron 96% de votos para el Partido Verde. Entre esas estuvieron las casillas “zapato” de Ocosingo y Ocozocoautla, San Cristóbal y Comitán de Domín-guez. Al PRI le fue menos bien. Ganó 26 alcaldías y los llamados “seudopartidos” lograron 19. El Partido Humanista perdió su registro en esa entidad y el Partido del Trabajo está a punto de co-rrer la misma suerte.

De un padrón de tres millones 272 mil 101 ciudadanos, votaron un millón 826 mil 337, la abstención resultó de 44.6%. Del mencionado total de empadronados, 33.9% votó por el PVEM.

Manuel Velasco, nieto del doctor Velasco Suárez, también gobernador de Chiapas, ha resultado ser el más reciente ejemplo de la insistencia de los grupos en el poder de abusar impunemente de las ventajas de detentar en provecho propio una actitud patrimonialista del poder.

-Publicidad-

Chiapas es uno de los estados más pobres de la República, pero su misma abundancia natural también ha sido fuente inagotable de fortunas personales de cientos de agricultores, industriales y de aquellos que lo han gobernado. Ese enlace de intereses económicos con políticos es el que siguió expresándose en los comicios de la semana pasada, que confirmaron el recíproco apoyo que se dan las castas dominantes y la clase política.

La acción en la zona de grandes empresas nacionales e internacionales se presenta como aportación al desarrollo económico. Pero esas promociones jamás sustituirán la altura de metas sociales que darían elecciones respetadas conforme a las normas de la democracia.

Las elecciones del domingo 19 de julio demostraron que para Chiapas este camino sigue cerrado. Las elecciones estuvieron plagadas de irregularidades. El gobernador Manuel Velasco difundió, desde los primeros meses del año, gacetillas con promociones personalizadas violando la prohibición del artículo 134 constitucional. De nada sirvió que el Consejo General del INE lo comunicara al Congreso estatal, siempre leal al gobernador. Igual lo harían los gobernadores de Veracruz y del Estado de México.

Hubo acarreo importante, reparto de despensas y compra de votos, delito este último por el que Verónica Rodríguez, de la Secretaría de Educación estatal, fue detenida, igual que otras 144 personas, quienes, igualmente, fueron acusadas de delitos electorales.

El caso de la alcaldía de Tuxtla Gutiérrez no se ha resuelto. De acuerdo con el Instituto Electoral del Estado, Fernando Castellanos Cal y Mayor obtuvo una votación de 67 mil 385 sufragios, en tanto que el candidato del PAN, Francisco Rojas Toledo, logró 66 mil 590 votos. El PAN estima que la suma de irregularidades es más que suficiente para anular ese resultado.

Los consejeros electorales dieron como válidas en favor del PVEM boletas anuladas. La constancia de mayoría, preparada previamente el día 22 de julio, fue rubricada y entregada el día 26. “… Por las prisas y el descaro ya no cuidan ni los detalles”, acusó irónicamente Gustavo Madero, presidente del PAN a los integrantes del Consejo.

El PAN y PRD impugnarán las cuentas difundidas por la Comisión Electoral de Chiapas ante la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Hoy sábado 1 de agosto se programa una gran marcha ciudadana de protesta en Tuxtla Gutiérrez.

La democracia es fórmula para el desarrollo de las facultades personales de cada ciudadano. Las elecciones, cada una de ellas que van sucediéndose, deben aportar su enseñanza de responsabilidad patriótica y como guías para encauzar el progreso personal así como colectivo. Aquí radica la intensa frustración cívica que producen elecciones como las del domingo 19 de julio en Chiapas. Los casos de otros estados en donde la democracia ha sido burlada en perjuicio de los derechos cívicos y el patrimonio estatal continúan siendo frecuentes: Coahuila, Veracruz, Chihuahua, Guerrero, Oaxaca, Estado de México, por mencionar sólo unos cuantos. ¿Por qué no comenzar con la limpia que el electorado chiapaneco reclama por el flagrante caso de Tuxtla Gutiérrez?

La democracia no tiene por qué ser burlada otra vez. No tenemos por qué ser testigos mudos de otro retroceso.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí