Bajo el volcán o la tragedia de Mancera

0
320

La solución que no sirve para nada

¿Qué tiene que ver el volcán en todo esto?

La llegada de la primavera y sus contingencias ambientales no son para Miguel Ángel Mancera fáciles de superar.

Por un lado tuvo que soportar el bullyng político que los gobernadores vecinos hicieron en su contra a raíz de sus quejas y, por otro, sufrir el descontento que la ciudadanía ha manifestado por las medidas que supuestamente ha tomado el gobierno de la Ciudad de México para mitigar las famosas Contingencias Ambientales.

-Publicidad-

Pero lo grave de las contingencias es la falta de claridad que hay sobre qué es exactamente lo que las provoca y, peor aún, si las medidas que con tanta alharaca mediática se han anunciado para tratar de solucionar el problema, son las adecuadas.

Los gobiernos tanto federal como local (el de Peña y el de Mancera) se precipitaron para dar declaraciones a los medios de comunicación, encontrar culpables y «solucionar» el problema que según ellos han causado otros.

Unos culparon a la Suprema Corte por haber resuelto que si un carro viejo cumple con la norma, podía circular al igual que los autos nuevos. Otros culparon a que no había suficiente viento, y otros a sus vecinos que de mala leche nos mandan autos sin afinar.

En resumen, todas las autoridades y «expertos» expresaron sus opiniones de sus roncos pechos y a final de cuentas seguimos en las mismas ya que un día antes de entrar en vigor el «Nuevo Hoy No Circula» entramos de nuevo en Pre Contingencia Ambiental y, al poco tiempo, se declara un Doble Hoy No Circula.

El asunto es que, finalmente, como van las cosas al parecer regresaremos a la edad media y no se podrá usar ningún automóvil particular y seguiremos en Pre Contingencias y Contingencias ambientales.

Hablar de este tema como lo hacen los políticos –o como muchos de los pregoneros del infortunio y del apocalipsis que viven de las y en las ONG’s – es muy fácil, solo hay que subirse a un ladrillo aguantar el mareo y comenzar a pontificar como si de verdad supiéramos de que hablamos, pero expresar algo con conocimiento de causa es muy distinto, hay que investigar y usar la maquinita que Dios nos puso sobre los hombros.

Los argumentos deben dejar de ser choros mareadores y se tienen que poner sobre la mesa datos duros, incontrovertibles, reales y ahí vamos:

Datos duros

Es cierto que los precursores del ozono troposférico son muchos de los elementos que salen de las máquinas de combustión –por su ineficiente desempeño, por ejemplo– pero también es cierto que la industria automotriz ha desarrollado y perfeccionado motores para sus automóviles que cumplen con mucha eficiencia las rígidas normas que la industria y los gobiernos les han impuesto.

Existe un solo caso en donde un fabricante de autos hizo trampa, pero ha sido la única excepción.

Las empresas automotrices han logrado disminuir a niveles más que razonables las emisiones contaminantes de sus autos. Y decimos que más que razonablemente porque tenemos los datos duros en la mano.

Hay quienes dicen que la aplicación de las Normas en México es muy laxa, pero no cuentan –o se hacen como el Tío Lolo– cuando se les explica que las compañías de autos se manejan con estándares internacionales y no nacionales, lo que significa que los autos pasan la norma mexicana porque su estándar es superior.

Entonces ¿De dónde sale la contaminación?

Para contestar esta pregunta debemos tener claras algunas cuestiones.

La contaminación por ozono troposférico, que es la que nos han estado señalando como la causante de las contingencias, se genera indirectamente cuando la luz solar hace reaccionar ciertos precursores (NOx, CO2, SO2) que según el gobierno son expulsados por los automóviles.

Los expertos señalan que el 80% de la contaminación por ozono la causan los automóviles y es ahí donde los números no cuadran.

Se dice que los 8 millones de autos particulares que circulan en el Valle de México son capaces de generar 87 toneladas de  Óxidos de nitrógeno (NOx).

¿De dónde sale este espantoso número? Fácil la NOM 042 establece para los Óxidos de Nitrógeno (NOx) un límite máximo para los autos nuevos de 0.25 g/km.

Para efectos simples de cálculo y para aquellos que van a protestar argumentando que no todos los autos son nuevos consideraremos el doble, o sea medio gramo por kilómetro recorrido: 0.5 g/km.

Si consideramos, exagerando, que un recorrido estándar de los 8 millones de autos que, según dicen, hay en la Megalópolis es de 70 km viaje redondo tendríamos una exagerada emisión diaria de 200 toneladas de NOx en todo el Valle de México.

Los 8 millones de autos que circulan diariamente en la gran ciudad durante 14 años no habían tenido problemas, y esto lo dijo la misma autoridad, pues ese fue el argumento: «POR PRIMERA VEZ EN 14 AÑOS»

¿Qué demonios pasó? ¿se descompusieron el mismo día 8 millones de autos?

Los mártires de las ONG’s salieron al ruedo haciendo declaraciones. Pachiao por instrucciones de Peña Nieto salió para decir que «tomarían cartas en el asunto».

Pero el Ozono tenía otros planes… dejar en ridículo a todos los ambientalistas, pacientemente esperó las medidas extraordinarias que garantizarían al ciudadano un aire limpio, y literalmente el Ozono le hizo una chingadera a Pachiao, Mancera, Peña Nieto y sobre todo a la atarantada de la Müller.

El día del estreno de las medidas extraordinarias le sorraja a la capital del país otra contingencia.

¿Qué pasó?

Una teoría podría ser que los dueños del millon y medio de autos que no circularon ese día en protesta dejaron sus autos encendidos, acelerados.

La otra teoría es que la contaminación no se genera en la Ciudad de México, que sea exógena.

¿Exo-qué?

Ándale ¿el autor del presente escrito se fumó toda su dosis terapéutica de mota? Pues no.

Y ahí les va.

El día 2 de marzo hubo en la Ciudad de México una precontingencia y resulta que el Popo –sí el Popo– tuvo a bien exhalar más de 100 veces el día de la precontingencia.


Gráfico para los días 2 y 3 de marzo.
El reporte se publica diariamente a las 11 de la mañana;
en éste se resume la actividad registrada durante las últimas 24 horas,
esto es, de 10 de la mañana del día anterior a 10 de la mañana del día en curso.

El día 12 de marzo, y dos días más, el Popo tuvo un periodo de 130 exhalaciones promedio y el 4 de abril hasta el domo del volcán se rompió. Y tenemos precontingencia.


Gráfico para los días 12 al 15 de marzo.

 


Gráfico para los días 4 y 5 de abril.

¿Coincidencia?

El Centro de Estudios de la Atmósfera de la UNAM publicó hace poco un artículo CIENTÍFICO en donde demuestra que las emisiones de precursores de ozono han venido disminuyendo consistentemente desde el 2001 al 2014, lo que vendría a demostrar que los motores de los autos han ido incorporando mejoras que los hace más eficientes, entonces es absurdo culpar a los autos.

Regresando al volcán: No, no es coincidencia, resulta que los principales gases que emiten las fumarolas son: H2O, CO2 y SO2, en ese orden.

El gas de efecto invernadero que más ozono produce es el SO2.

Y para que se termine de desmayar ahí le va, en un solo día el volcán puede emitir hasta 70,200 toneladas de SO2 (diciembre 2000) ¿no me cree? vaya a la página del CENAPRED y vea los numeritos en el lado derecho de la página, aquí les dejo la liga.

Con que sólo nos llegue el 1% de la cantidad de SO2 estamos amolados ¿qué son nuestras 200 toneladas de NOx contra un trancazo de mil toneladas de SO2?

Es importante aclarar que no es el número de fumarolas el deteminante para que haya contingencia en la Ciudad de México, lo es, el volumen exhalado, su contenido de SO2 y CO2 y la dirección e intencidad del viento en la cima de la pluma.

Muchos tratarán de salvar sus prestigios y dineros que sus ONG’s maman del erario, descalificando o minimizando el presente artículo, pero los números ahí están, y para lo que está pasando en estos días no hay otra explicación plausible y que se pueda sostener con pruebas y datos duros.

Va a ser muy difícil que los involucrados reconozcan su terrible error, conocemos su enorme ego, pero el tiempo dirá quién tiene la razón.

Esto debe enseñar a nuestros políticos que no se debe aplaudir como focas lo políticamente correcto y que es mejor asesorarse de gente que sí entienda de lo que habla.

Hemos y estamos haciendo la tarea, hay muchos más datos duros que estamos analizando y correlacionando para robustecer este trabajo y publicar más adelante uno más completo.

Pero ante la bola de estupideces que las autoridades están diciendo, y haciendo, va este texto para ver si esto les da un poco de luz en sus ennegrecidos cerebros.

 

Referencias

Aparicio-Juárez R., 2010. Procesamiento de datos de emisión de dióxido de azufre obtenidos por espectrómetria de absorción óptica diferencial en el volcán Popocatépetl. Tesis, 145 p. Facultad de Ingeniería, Benemérita Universidad autónoma de Puebla.

Bravo H., G. Roy-Ocotla, P. Sánchez and R. Torres-Jardón, 1992. La contaminación atmosférica por ozono en la zona metropolitana de la Ciudad de Mexico: evolucion historica y perspectivas. Centro de Ciencias de la Atmósfera, UNAM, Mexico.

Rodríguez S., Huerta G. and Reyes H., 2016. A study of trends for Mexico City ozone extremes: 2001-2014. Atmósfera 29(2), 107-120 (2016). Centro de Ciencias de la Atmósfera, UNAM, Mexico.


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario