América Latina no sólo para Norteamérica

0
221

El Consejo de Relaciones Internacionales, un foro norteamericano interdisciplinario independiente que reúne a personalidades importantes, presentó  su evaluación sobre la situación mundial junto con una propuesta de integración que desde hace tiempo conocemos. Se trata de un esquema más allá del actual TLCAN, para articular los recursos económicos y sociales de Canadá, Estados Unidos y México. Esta fusión de esfuerzos podría hacer del Siglo XXI la “centuria norteamericana”.

La propuesta es una respuesta a la extrema gravedad del escenario internacional: las guerras en el Medio Oriente, las inestabilidades de Asia Central, las guerras intestinas en África, la expansión del terrorismo con sus infames violaciones a todo derecho humano, más la irrupción del furioso extremismo islámico con una ambición de dominio mundial.

La debilidad de respuesta de Occidente a los criminales acontecimientos se explica por la adversa coyuntura en que se encuentra Europa por razones económicas, agravada por intentos separatistas. Estados Unidos, con un presidente asediado internamente, se halla en un momento aún más comprometedor, al ser la potencia política y militar más importante del mundo y de quien se espera un liderazgo capaz de responder a esta colección de temibles retos.

-Publicidad-

El panorama es el más complejo de toda la historia. Prácticamente todos los países, con excepción de los latinoamericanos, se encuentran directamente comprometidos. La situación es más grave que la de los prolegómenos de las dos guerras mundiales que estallaron en el fatídico Siglo XX, donde los enemigos se definían con claridad.

Hoy en día, la creciente presión demográfica agrava las carencias económicas y educativas de las mayorías que viven en extrema pobreza y sin perspectivas de ocupación digna. La ineficacia de las estrategias de desarrollo pone a debate la validez de los principios del sistema capitalista-liberal, que predomina en el mundo. Aumentan las inconformidades sociales en los países donde las brechas de un reparto inequitativo de la riqueza es el detonador perenne de violencias que retan a las estructuras oficiales orillándolas a la represión.

Las incógnitas que China plantea no se dilucidan. Su “capitalismo al estilo comunista”, ha dado triunfos impresionantes a costa de férreas disciplinas. Nadie sabe, ni aún en la misma China, si sus sorprendentes éxitos puedan mantener la cohesión y eficiencia frente a las crecientes demandas populares de democratización, como las que se exhiben en estos días en Hong Kong.

Ante la dispersión de retos, no se perfila un enemigo claro que permita diseñar una respuesta precisa frente a los feroces ataques a ciudades enteras cubiertas de crímenes perpetrados por fanáticas intolerancias. La improvisada alianza político-militar que ahora Estados Unidos, asistido por la ONU, ha logrado articular se presenta como la única esperanza de contener el asalto dirigido contra todos los principios de civilización occidental.

Los países latinoamericanos nos encontramos entregados a proseguir nuestros propios planes de desarrollo sin estar directamente comprometidos con alguno de los intereses en juego. El respeto a la independencia ha sido la norma tal y como lo demuestran las diversas elecciones presidenciales en curso.

La propuesta anunciada por el Consejo de Relaciones Internacionales, de estrechar la integración y cooperación de los tres países norteamericanos, colocando al centro de la política a Estados Unidos, y con ello hacer posible “conformar los asuntos mundiales por generaciones por venir” describe un proyecto expresamente diseñado para restituir la hegemonía norteamericana mundial que actualmente Washington percibe disminuida.

Ante esta invitación, la posición de México y de nuestros socios latinoamericanos debe ser la de cuidar nuestras potencialidades, a fin de que cada quien juegue su propio papel sin comprometer el rumbo de la colaboración internacional que se vaya a ofrecer. En el momento que tal cooperación sea requerida, debemos de brindarla sin comprometer nuestras independencias nacionales.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí