A veces sí… pero no siempre

0
158

La acción gubernamental de apoyo al gobierno de Oaxaca fue la respuesta que esperaban los oaxaqueños desde hace mucho tiempo.

Pocos entendieron la rendición de su deber que hizo Heladio Ramírez en 1992 al entregar a la Sección 22 la administración del servicio escolar estatal. Tampoco había gustado que los sucesivos gobiernos priístas permitieran que la educación de todo el estado quedara como rehén. Pero al llegar el primer gobernador emanado de una coalición ajena a compromisos, supusieron que la situación de la educación en Oaxaca pronto cambiaría para bien. Pero tuvieron que esperar bastante.

No están muy claras las razones por las que el gobierno federal se decidió finalmente a actuar en apoyo no sólo del estatal, sino de la Reforma Educativa aprobada en su gobierno, pero muchos aplaudimos la medida. La decisión fue claramente anunciada y llevada a la práctica con pocos problemas iniciales, pero falta ver las reacciones de la CENTE. Si bien demostraron que el gobierno sí sabe actuar cuando se lo propone falta ver que su cálculo haya sido correcto y todo se calme.

-Publicidad-

También lo demostraron al establecer el operativo para recuperar a El Chapo, en el que fijaron tareas y deberes para distintos funcionarios.

Falta ver que en verdad lo puedan atrapar, lo que es deseable pero no seguro. De haber tenido un operativo similar cuando se dio el caso de Ayotzinapa, el reclamo popular no habría crecido hasta convertirse en una de las mayores crisis del sexenio. En aquél entonces, hace menos de un año, ni el Presidente ni sus Secretarios se ocuparon del problema. Lo minimizaron o lo ignoraron, pero ya vieron que aún problemas pequeños pueden convertirse en terremotos si no se atienden.

En los dos casos mencionados el gabinete presidencial ya mostró que puede hacer su deber si se lo propone, a pesar de que en un caso lo hicieron porque un preso los superó en astucia y en el otro porque sabían que ya no podían seguir ignorando el problema. Queda la duda del porqué no hicieron ambas tareas antes, previniendo que el conflicto escalase, así como la erosión de su prestigio al no actuar en forma oportuna.

En estos asuntos nos hemos enterado de las reuniones del gabinete, pero seguramente ha habido muchas otras como en la que tristemente se decidió asistir todos a la visita presidencial a Francia. Con tantos asuntos pendientes en la administración pública (la CNTE, los asuntos fiscales en Guerrero, la criminalidad aún no contenida, las actitudes contestatarias en Michoacán, etc.) y en plena temporada de huracanes, no era difícil que aflorara alguno durante la ausencia de tantos Secretarios. Lo que sucedió con la fuga de El Chapo excedió lo que pensaron podía suceder, pero del mismo modo pudo ocurrir cualquier otra eventualidad.

Para el pueblo de México el gobierno de Enrique Peña Nieto ha sido poco afortunado. En estos casi tres años tanto la economía internacional como la doméstica siguen sin despegar, lo que se ha transformado en que no se hayan creado suficientes puestos nuevos de trabajo. Y si la inflación parece controlada es porque está contenida; pero tarde o temprano sufrirá el embate del tipo de cambio que se ha devaluado más del 20% en el período presidencial.

Se van a seguir requiriendo más reuniones de alto nivel para atender tanto los males endémicos que todos conocemos como las contingencias que se presentarán, lo que requerirá perseverancia y consistencia para atender todos los asuntos. No solamente algunos, y a veces.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí