2015: riesgos de una elección

0
202

La elección del 7 de junio de 2015 va precedida por meses en los que el desencanto, la desconfianza y la desesperanza en la política van ganando. Sin darnos cuenta, la idea de no participar puede ser la que impere en estas elecciones con consecuencias indeseables.

Las manifestaciones en la calle, los reclamos populares, las redes sociales son el escenario donde una decepción creciente poco a poco convierte a la clase política, más allá del signo partidista, en el blanco de críticas, señalamientos e inconformidad.

Este ambiente de reclamo no menguará este año. Por el contrario, será mayor conforme se acerquen las elecciones y se ha expresado, por ejemplo, con el llamado a no votar de los padres de los 43 normalistas asesinados o el reclamo en el gasto público excesivo en las campañas principalmente en un año en el que se anunció un severo recorte al presupuesto federal, señales que pueden anticipar una baja participación electoral el próximo junio.

-Publicidad-

El abstencionismo ha sido una constante en nuestras elecciones intermedias, menos atractivas para los votantes por carecer del debate que se suscita, por ejemplo, cuando se compite por la Presidencia. Decía Carlos Castillo Peraza que la democracia podría llegar a ser aburrida; precisamente las elecciones intermedias pueden verse como “más de lo mismo” y sin embargo son fundamentales, puesto que determinan la composición del Congreso que acompañará al Ejecutivo la última parte de su mandato.

Es innegable que en su desempeño este gobierno ha contado —o padecido— la falta de una oposición fuerte y capaz de resultar un auténtico contrapeso. Frente a la sospecha de corrupción es indispensable que los partidos ajenos al que gobierna sean capaces de increpar al Ejecutivo, de llamarlo a rendir cuentas, de fortalecer la transparencia de las obras públicas y la relación del gobierno con contratistas. Los contrapesos en una democracia son indispensables.

La falta de transparencia y rendición de cuentas o los conflictos de interés sólo pueden ser atajados desde un Congreso que represente a una sociedad cada vez más proactiva con su clase gobernante, cada vez más informada y más exigente respecto a sus autoridades.

Por ello es importante ejercer el voto y hacerlo responsablemente. Por ello son importantes las candidatas y los candidatos de cada partido político. Porque quien se beneficia de la no participación y de ese discurso que condena y llama a la abstención es, precisamente, el propio PRI.

En efecto, tras décadas de conformar un aparato electoral basado en el corporativismo y reforzado desde hace dos años con programas sociales mal utilizados, la maquinaria que se despliega por ese partido puede derrotar una escasa participación ciudadana. Es decir, el beneficiario del discurso abstencionista es el PRI. Cuando la sociedad reniega de la clase política sin participar, beneficia al PRI y al status quo que tanto le molesta.

Por eso los partidos también deben ser responsables y fortalecer los vínculos con los ciudadanos. Lo pueden hacer a través de candidatos cercanos a ellos y con propuestas afines a sus necesidades. En ese sentido qué bueno que el PAN haga suyo el reclamo de frenar la corrupción y proponga un auténtico sistema que se dedique a combatirla. La corrupción, tanto gubernamental como en los partidos, obstaculiza el desarrollo, demerita a la clase política y genera una indignación que se traduce en antipatía y desconfianza de la sociedad con sus políticos. El mayor reto de esta elección será acortar la distancia entre los políticos y los ciudadanos. El primer paso, devolverle a la gente la confianza en sus representantes. Así lo merece una nueva generación de jóvenes que exige una política digna y honesta, así lo merece nuestro país con los ciudadanos que exigen una oposición valiente, clara y constructiva.

En esta elección de 2015 participar es un imperativo, el riesgo de no hacerlo, el riesgo de el abstencionismo, no es que todo quede igual: es que todo será peor.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí