Y ahora, la economía…

0
199

Se trata de algo así como: “Estamos mal, pero no es nuestra culpa, es culpa de lo que pasa al otro lado del mundo”. Si todo es externo, entonces no hay para qué pedir explicaciones

Como si el país no estuviera ya muy abrumado por la corrupción, la impunidad y la inseguridad, este 2016 empieza con un panorama económico marcado por la sombra de la incertidumbre. El dólar sigue imparable su marcha ascendente y el precio del petróleo está a niveles mínimos, afectando no sólo a las finanzas públicas nacionales, sino a las expectativas del exterior sobre el futuro de nuestra economía.

La respuesta del gobierno ha sido tratar de convencer a los inversionistas de que los “fundamentales” de la economía son robustos y que el problema no es precisamente interno, sino que obedece a ajenos al gobierno. Se trata de algo así como: “Estamos mal, pero no es nuestra culpa, es culpa de lo que pasa al otro lado del mundo”. Si todo es externo, entonces no hay para qué pedir explicaciones.

Es cierto en parte, que los “fundamentales” de la economía son robustos, pero es así porque durante muchos años previos a 2013, la economía se manejó con prudencia y con técnicos. De ahí que en 2012 estuviéramos creciendo a tasas mayores a las de los siguientes años, con un tipo de cambio estable y unas finanzas públicas dentro de parámetros saludables.

-Publicidad-

Pero la historia en los últimos años ha sido muy diferente. La falta de pericia técnica detuvo el gasto presupuestario y la eficacia del mismo; la reforma fiscal detuvo el trabajo y la inversión. Sin embargo, a partir de entonces, el déficit público ha venido aumentado innecesariamente, afectando la reputación global de las finanzas mexicanas. La impericia, pero sobre todo la red de intereses particulares afectó enormemente el gasto de inversión, particularmente el del sector de la construcción en 2013. Eso no sólo frenó la economía, sino que dañó a las mejores empresas de México. Por supuesto que la corrupción fue el factor que más ha afectado el crecimiento.

Segundo, cuando la inversión del gobierno baja, en este caso por mala ejecución, lo que puede compensarla es la inversión privada. Pero el gobierno decidió hacer lo contrario con la reforma fiscal de 2013, que no permitió crecer y sólo logró recaudar inmediatamente. Hoy se dice que se irán “contra los médicos que no pagan impuestos en sus consultas de mil 500 pesos”. La economía global se frena, sí, pero México ha perdido capacidad de maniobra para actuar de manera contracíclica y no existe un plan para ello a fin de reactivar la economía.

Tercero, se extrae el dinero pero no se generan condiciones de honestidad para las empresas. Los grandes proyectos de infraestructura anunciados al inicio de la administración se han detenido ante escándalos de corrupción. El gasto se está orientando con criterios políticos y se ha concentrado en el gasto operativo, es decir, sueldos y prestaciones de quienes trabajan en el gobierno y no en inversión que ayude a la economía. Y la falta de Estado de derecho sigue pesando como el principal lastre para la competitividad del país. La corrupción es el peor negocio.

Y cuarto, el gobierno se está endeudando mucho y muy rápido. De acuerdo con el centro de análisis México Evalúa, en los últimos tres años, la deuda ha aumentado 10 puntos del PIB. Y todavía encuentran mecanismos para no llamar deuda lo que es deuda. Por ejemplo, los “bonos de infraestructura educativa”, una deuda verdadera, por más que no se reconozca formalmente.

En suma, el país enfrenta una situación internacional compleja, sí. No hay duda. Sin embargo, si México fuera una familia, lo que estaríamos viendo es a un padre o madre que en vez de reparar las goteras de la casa, pagar las colegiaturas atrasadas, llevar al taller el coche y arreglar de una buena vez la instalación eléctrica y de gas, pone la tarjeta de crédito a tope para pagarse un buen viaje en primera clase a París. Y cuando le preguntamos ¿por qué está haciendo eso?, nos contesta que algunos vecinos están haciendo lo mismo.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí