Lo$ apoyo$ de El Chapo: ¿Y $i $ueltan la $opa?

0
205

La publicación en el diario británico The Guardian, de reportajes sobre las entrevistas con Rosa Isela, la hija mayor de Guzmán Loera en Los Ángeles, ha causado desde sensación hasta grave alarma. ¿Por qué? Por sus aseveraciones de que su padre tenía arreglos con el gobierno, que sus fugas fueron a cambio de mucho dinero y que la última fue convenida con el actual (claro) gobierno federal, pero…

Eso no espanta ni asombra a nadie, el pueblo siempre ha pensado lo mismo, y muchos políticos o han sido parte de los “arreglos” o los conocen bien. Lo que sin duda ha puesto los pelos de punta a la cúpula priista es el asunto de los apoyos millonarios a campañas políticas. La amenaza de dar los datos a conocer debe ser una terrible jaqueca para el PRI-gobierno, y muy posiblemente a dirigencias de otros partidos.

Esa amenaza, nada velada, y ya advertida también por la defensa legal de El Chapo, es sin duda un arma de negociación sobre el encarcelamiento de Guzmán Loera y de su extradición a los Estados Unidos.

Las quejas de El Chapo de que no lo dejan dormir por estarle pasando lista de noche, despertándolo, muy bien puede ser cierta, y ser vista como una venganza contra él. Si lo están vigilando en vivo y en directo siempre, esos pases de lista son absurdos. De hecho, la versión divulgada por los cercanos a El Chapo, es que el cambio de régimen carcelario personal tras su reaprehensión es el motivo de que prefiera estar en una celda americana que en El Altiplano.

-Publicidad-

Más que entrevistas, lo publicado por The Guardian son dos reportajes (uno de ellos ya en español) sobre la entrevista personal y las siguientes por teléfono y Skype. En ellos, las declaraciones de Rosa Isela Guzmán Ortiz son contundentes: había arreglos entre su papi y el gobierno mexicano, y que fue traicionado, tanto por éste como por su socio El Mayo Zambada. Parte de esos arreglos fueron los apoyos a campañas políticas de conocidos políticos mexicanos.

Para los conocedores de temas policiacos y políticos sobre narcotráfico y delincuencia organizada, la existencia de arreglos entre capos de la droga y los gobiernos, es una realidad, no suposiciones. Es más, hace un tiempo, en una conferencia universitaria videograbada, lo explicó Sócrates Rizzo, político de larga carrera priista.

Leemos en uno de los párrafos del recuento de José Luis Montenegro en The Guardian algo dicho por ella: “El gobierno rompió su promesa. Si hay un pacto, ellos no lo respetan. Ahora que lo detuvieron dicen que es un criminal, un asesino. Pero no dijeron eso cuando pidieron dinero para sus campañas. ¡Son hipócritas!”

Allí no da mayores datos, pero el reportaje nos dice también que Rosa Isela explicó que “su padre compró protección al más alto nivel, a través de reuniones con políticos mexicanos y sus representantes”.

“Sólo sé que mi padre le dijo a su abogado que le entregara unos cheques al representante de campaña [de un destacado político], y le pidió que lo respetara.”

Dijo también que la familia “estaba considerando hacer públicas las copias de los cheques, junto con los nombres de los políticos que aceptaron su apoyo”.

La redacción del reportero Montenegro es muy clara: omite el nombre “[de un destacado político]”, indicando así sin duda que se lo dijo la entrevistada. ¡Horror si se llega a saber ese nombre! Digo horror para él y sus allegados. Varios refritos de la entrevista publicados en México dicen directamente, sin que les conste, que se refiere a Enrique Peña Nieto. ¿Cierto? No se publica, no lo sabemos y por tanto no se puede afirmar.

Hacer “públicas las copias de los cheques, junto con los nombres de los políticos que aceptaron su apoyo” sería una bomba para la política del país. Claro que para que tuviera efectos penales, se requerirían pruebas fehacientes, no sólo dichos, aunque los simples testimonios pueden servir de prueba, como lo han sido en otras causas penales. Y si toca directamente al titular del Ejecutivo Federal… arderá el país.

Los partidos políticos que no se ponen el saco, insistirán en el tema, y los efectos políticos en estos procesos electorales ya han comenzado. Y como los medios seguirán con el tema, serán mayores. Ni siquiera se necesita, para la imagen política y las intenciones de voto, que se den esos nombres de los cheques, pues basta que alguien los piense y decida sus intenciones de voto. ¿El candidato receptor de esos dineros, para la visión popular? El PRI, claro, y en particular EPN.

Cosas graves pasarán, si no penalmente, sí políticamente. Dineros, arreglos, reuniones, cheques, candidato o candidatos, listas de receptores… Estamos a la espera de las bombas, que se detendrán si “en lo oscurito”, el gobierno acepta negociar con El Chapo, bajo las condiciones que éste imponga. Los arreglos con el gobierno de Obama vendrán tras la extradición, y probablemente nunca se sepan públicamente.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí