Las lecciones de los independientes

0
207

Si los partidos no toman la decisión de cambiar, los liderazgos independientes seguirán creciendo y comenzarán a rebasarlos

La crisis por la que atraviesa el sistema de partidos no es un tema nuevo. Sin embargo, cada vez se hacen más evidentes los síntomas y las señales de desencanto y frustración que provoca la falta de representatividad en el sistema.

Ahí está, por ejemplo, la poca participación ciudadana en los procesos electorales intermedios: menos del 50% del electorado acude a las urnas. ¿Y qué decir de la pésima evaluación de los partidos políticos? El PAN es el único que tiene mayores porcentajes de opinión positiva que negativa con un 11%, según Parametría.

Ante esta realidad, las candidaturas independientes se han visto como una válvula de escape para el descontento social. A diferencia de los partidos políticos, los candidatos independientes cuentan con credibilidad y han sido recibidos como una bocanada de aire fresco para la ciudadanía porque son percibidos como honestos, incorruptibles, impolutos y sin ataduras de ningún tipo con grupos de poder.

-Publicidad-

El tiempo nos dirá si esto es o no cierto. También nos dirá si los candidatos que no pertenecen a ningún partido resultan ser tan buenos gobernantes como espera la ciudadanía. Mientras tanto, hay algunas lecciones que las candidaturas independientes han dejado en el sistema de partidos:

La primera lección es la urgencia de un discurso fresco y renovado en la política. El Bronco, por ejemplo, sin ser en realidad un candidato apartidista, logró articular una propuesta y una campaña distinta a lo que se había visto anteriormente. Cambió el modelo de organización y de comunicación tradicional de los partidos por uno del siglo XXI.

La segunda lección es que la vía independiente se ha constituido en una opción atractiva para quienes quieren hacer un cambio al interior de sus partidos, pero ven frenada su carrera partidista. Quedó demostrado que el trabajo constante de los independientes y una sociedad más informada son factores que pueden pesar más que el logo y las bases de los partidos. Además, el alto nivel de conocimiento de algunos candidatos, ya fuera por su trabajo previo o incluso por su trayectoria personal (como el caso de Cuauhtémoc Blanco), hicieron ver que sí importa el candidato y no sólo el partido que los postula.

La tercera lección es que los partidos políticos deben dar muestras claras de estar comprometidos con los valores y principios que pregonan, que sus postulados y propuestas deben ser creíbles para la ciudadanía. ¿Qué partido es creíble en el combate a la corrupción?

Y por si quedara alguna duda del desprestigio que tienen los partidos políticos frente a la ciudadanía, basta tomar en cuenta que muchos electores emitieron su voto a favor de candidatos que tuvieron muchos años de militancia en algún partido. A El Bronco sólo le bastó renunciar a su partido pocos meses antes de la elección para darse un baño de pureza y convertirse en independiente. Así que, ante la idea de que “todos los partidos son iguales”, hay “nuevas” opciones de esperanza para los electores.

Estas lecciones nos muestran que si los partidos políticos no toman la decisión de cambiar, los liderazgos independientes seguirán creciendo y comenzarán a rebasarlos. En lugar de poner trabas a la vía independiente, como el PRI lo está haciendo en Chihuahua, Veracruz y Tamaulipas mediante reformas legales que deberían ser analizadas por el Poder Judicial, tendría que darse una reflexión seria y objetiva de lo que se puede hacer para recobrar la confianza de la ciudadanía.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí