Encuesta UNAM: JVM mejor evaluada; EPN el más corrupto; se ancla AMLO en 3er lugar

0
200

 

 

En e-consulta

-Publicidad-

Al 24 de junio de 2012 y a una semana de la elección presidencial, la Encuesta de Especialistas Egresados de la UNAM, arroja datos que precisan lo siguiente: una mejor evaluación general en asignaturas clave para Josefina Vázquez Mota, frente a sus adversarios Peña Nieto y López Obrador.

A partir de esa mejor evaluación que Vázquez Mota obtiene en la Encuesta UNAM, cabe la posibilidad de que si las asignaturas clave, atraen el voto de indecisos y el de quienes a partir del segundo debate optaron por cambiar de opción partidista, la representante del PAN ganaría la elección, que ahora está en empate técnico sólo con el PRI.

 

Las calificaciones son las siguientes: Competencia general: Peña Nieto 36%; Vázquez Mota 35%; López Obrador 26%. Nótese que en esta evaluación, el candidato de MORENA queda en el tercer lugar, pero ahora con diez puntos abajo y en el tercer lugar.

 

Los porcentajes a la pregunta ¿Quién es el más corrupto?: Peña Nieto 45%; López Obrador 40%; Vázquez Mota 12%.

Preferencia por partido: PRI-PVEM 26%; PRD-PT-MC 25%; PAN 24%; Sin preferencia 21%.

Educación: Vázquez Mota 40%; Peña Nieto 30%; López Obrador 27%.

Pobreza: López Obrador 35%; Vázquez Mota 34%; Peña Nieto 30%.

Seguridad: Vázquez Mota 40%; Peña Nieto 32%; López Obrador 25%.

Salud: Peña Nieto 57%; López Obrador 22%; Vázquez Mota 18%.

Economía: Vázquez Mota 42%; Peña Nieto 34%; López Obrador 20%.

Justicia: Vázquez Mota 36%; Peña Nieto 33%; López Obrador 29%.

 

O sea que de acuerdo con la Encuesta UNAM, Vázquez Mota tiene mejor evaluación en cinco de las ocho asignaturas propuestas. En tanto, mientras Peña Nieto pasa la prueba en dos de las calificaciones –Preferencia por partido, y Salud-, el de Tabasco sólo sale arriba en “Pobreza”.

Va Peña a la elección con herencia del PRI, ligado al crimen

Ahora bien; independiente de que Jesús Alfredo Guzmán Salazar, no resultó hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, lo cierto es que la proliferación y bifurcación del crimen organizado en México, es herencia del PRI y de su candidato presidencial, Enrique Peña Nieto, y la Encuesta de la UNAM así parece reflejarlo.

Es decir, que la generalidad de la población califica al PRI y a Peña, como los más corruptos de la contienda.

Pero tal parece que en el marco de la reciente reunión del G-20 en Los Cabos, Baja California, la proliferación del crimen organizado saltó como un peligro para las inversiones que en México se harían, en el contexto de un Tratado de Libre Comercio con países del Pacífico, tales como China, Japón y Brasil, entre otros.

Debe añadirse que aunque tales inversiones han sido planteadas para lograr crecimiento económico -a partir de productividad con generación de empleo bien remunerado-, para México el problema del crimen organizado y la corrupción que pesan sobre Peña y su partido, significarían todo un riesgo.

Esto, porque aunque Peña ha tratado de “romper” con el pasado y presente de corrupción del PRI, en la práctica ha evadido y por tanto solapado, la corrupción e impunidad de los Moreira, Marín, Herrera, Ruiz, Montiel, Yarrington, y de todo un etcétera que ha robado a manos llenas, incluso en contubernio con el crimen.

No es por tanto gratuito que en la Encuesta de Especialistas Egresados de la UNAM, Peña Nieto obtenga las peores evaluaciones en las siguientes asignaturas: corrupción, pobreza, inseguridad, economía y justicia.

Entonces la Encuesta tiene lógica histórica. Es decir, de hechos, casos reales y datos duros:

  • Sólo hay que hacer un recuento de lo que en materia económica, inflaciones y quiebras, sufrió el país de 1970 a 2000, de Echeverría a Salinas-Zedillo.
  • Que mientras a López Portillo no le sirvió ni estatizar la banca –la quebró-, con de la Madrid y Salinas de Gortari, la inflación en el país rebasó 19 mil por ciento.
  • En lo que toca a administración de justicia, si en Puebla la dupla Marín-Henaine gozan de impunidad, se debe no sólo a que el otrora gobernador hizo de las leyes trajes a la medida, y que obvio, se “cuidó” de que en operaciones que implicaran delitos de peculado, él no firmara como responsable, para que en todo caso las acusaciones cayeran sobre sus allegados.
  • Y aunque en su gran mayoría la sociedad poblana rechaza y odia a Marín, Peña Nieto no tuvo empacho en venir a Puebla para avalarle el fuero de una senaduría que si finalmente “tronó”, se debió a meras conveniencias electorales, más no porque el candidato del PRI esté resuelto a combatir la corrupción.

Así que la corrupción de Peña y el PRI, pesan y están pesando como lápida no sólo frente al contexto internacional, sino en este cierre de campaña que concluirá con el veredicto de la sociedad en las urnas. Así lo refleja la Encuesta UNAM.

Activismo y dogmatismo; va AMLO al 3° en Encuesta UNAM

Debe destacarse que en la asignatura de “Corrupción” de la Encuesta UNAM, a López Obrador no le fue nada bien frente a Peña, pues mientras el 49% de la muestra de 15 mil 200 personas, calificó al candidato del PRI como el “Más corrupto”, el 35% le dio la misma calificación al candidato de Morena. En tanto, el 13% restante fue para Vázquez Mota.

Pero en el tema económico a López Obrador le va mal de nueva cuenta en la Encuesta UNAM: obtiene calificación de 25% frente al 41% para Vázquez Mota.

¿Tiene lógica esta otra calificación para López Obrador? Sí en definitiva, e incluso coincide con el generalizado rechazo que al interior de la Cumbre del G-20, atribuyó la actual crisis económica en Grecia, Portugal, España e Irlanda, a indisciplinas relacionadas con los extremismos ideológicos de izquierda.

Tan así, que el G-20 y la Comunidad Europea aplaudieron que electoralmente Grecia optara por un gobierno alejado del populismo dogmático, que en lo económico, se aleja de medidas como las que López Obrador está ofreciendo, no obstante que en México fueron un fracaso histórico con los gobiernos de Echeverría, López Portillo, Miguel de la Madrid, e incluso Salinas de Gortari.

Y todo esto porque no hay absolutamente ninguna duda histórica, de que las medidas económicas que López Obrador está proponiendo, corresponden a la ideología del Nacionalismo Revolucionario, plasmada incluso en su libro “La mafia que se adueñó de México…y el 2012”.

¿Cuál es el efecto y el significado a que conlleva la ideología del Nacionalismo Revolucionario? Pues que además de su demostrado fracaso, se aparta totalmente de un mundo que ya cambió, y que es diametralmente diferente al del siglo pasado, y por tanto, corresponde al “basurero de la historia”.

En ese contexto, otro de los factores que parecen estar operando contra López Obrador, ha sido la presencia de radicales comunistas como la chilena Camila Vallejo, infiltrada incluso en las filas del Movimiento #yosoy132, hoy ya plenamente identificado con Manuel Camacho Solía al frente.

Entonces, lo que se deduciría de la Encuesta UNAM, es que los electores están identificando “focos rojos” en la campaña de López Obrador, y esto explicaría por qué en esta valoración, el de Tabasco cae diez puntos.

En términos muy prácticos, la sociedad está harta de mítines, bloqueos y toma de calles no sólo escenificadas por grupos ligados al Movimiento Progresista de López Obrador, sino por los del CNTE del SNTE, también identificados con la línea dura del PRD y sus partidos afines.

¿Cómo pesará la mejor evaluación de Josefina el primero de julio?

Aunque será el electorado quien responda a esta interrogante en las urnas, no cabe duda que el retroceso de López Obrador no sólo en la Encuesta UNAM, tiene que ver con el hartazgo de un activismo que tiene a todos hasta la coronilla.

Lo propio se puede decir de la corrupción y su vínculo al crimen organizado, en cuyo caso, el electorado decidirá si opta o no por un Peña Nieto, con una carga histórica de desastres para generaciones y generaciones de mexicanos.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí