El reto Netflix

0
169

Netflix anunció que rompió la barrera de los 75 millones de usuarios a principios de enero de 2016, así como la extensión de su servicio a casi todos los países del planeta, excepto China.

Señaló que tan sólo en los primeros tres meses de 2016 estima ganar más de 6 millones de usuarios adicionales, por el lanzamiento que hizo el 6 de enero del servicio en 130 nuevos países, para alcanzar un total de 190 ya con acceso a Netflix.

En diciembre 2015, la empresa anunció contar con 74.7 millones de usuarios, de los cuales 44.74 millones están en Estados Unidos y el resto en el mundo. Todo esto le valió para incrementar el valor de su acción en 7 por ciento para alcanzar los 115 dólares.

-Publicidad-

Para poner las cosas en perspectiva tomemos algunos comparativos de los subscriptores, según datos públicos del Instituto Federal de Telecomunicaciones:

En 2015, el País tenía 16.98 millones de subscriptores de televisión restringida, de los cuales Grupo Televisa tenía 61.2 por ciento del mercado, es decir, 10.38 millones de usuarios (Sky 38.4, Cablemás 7.4 , Izzi 5.4 , Cablecom 4.6 , Cablevisión red 2.7 y TVI 2.7 por ciento); Dish-MVS 16.3 por ciento, Megacable 15.2 por ciento y el resto de los operadores 7.2 por ciento.

Los ingresos totales, en el tercer trimestre de 2015, del competidor dominante en televisión restringida, Grupo Televisa, reportados al mercado, consolidando Sky y Telecomunicaciones (que incluye sus operaciones de voz, datos y video de paga) sumaron 12 mil 189 millones de pesos, que en dólares al tipo de cambio de hoy equivalen a 657 millones de dólares.

Estos ingresos representan en ese trimestre 53.4 por ciento de los ingresos totales de Grupo Televisa, lo que significa que su negocio tradicional de contenidos sigue bajando en proporción, representando ahora sólo 37.8 por ciento y sus otros negocios el 8.8 por ciento.

En comparación, Netflix, en el mismo tercer trimestre de 2015, reportó al mercado ingresos por mil 581 millones de dólares con 69 millones de usuarios. Es decir, supera ya en 924 millones de dólares los ingresos del grupo dominante de la televisión de paga en México, igual a un 140 por ciento más.

De hecho, Netflix supera en 348 millones de dólares, en el tercer trimestre de 2015, a todos los ingresos de Grupo Televisa en el mismo periodo, el más grande operador por mucho de contenidos de nuestro país, que sumando todas sus divisiones reporta la nada despreciable cantidad de 22 mil 823 millones de pesos de ventas netas, es decir, mil 233 millones de dólares.

A esto habrá que adicionar que Netflix sólo vende contenidos de televisión de paga y no está -no por mucho tiempo creo yo- en los demás negocios de telecomunicaciones como son voz y datos a sus usuarios, nada mal para una compañía que apenas en 1997 vendía DVDs a los hogares.

La explicación de la evolución de todas estas compañías que operan contenidos OTT (over the top televisión), donde Netflix es el líder, se debe a sus contenidos, pero sobre todo a su modelo de negocio que se adapta fácilmente a las necesidades de sus usuarios, al venderles a la demanda, sin obligar al usuario a adaptarse a una programación lineal, predeterminada por alguien más.

El promedio de horas que cada uno de los más de 70 millones de usuarios de Netflix pasamos frente a su programación a la demanda alcanza ya 1.5 horas al día, por lo que no me canso de repetir que si algún modelo de negocios,
está en riesgo de desaparecer, no es el de la televisión abierta, que por gratuita tiene asegurada su subsistencia, sino el de la televisión restringida tradicional con paquetes y canales preprogramados.

A esta reflexión habrá que agregarle el tema de la tecnología sobre la que corre Netflix, en streaming video en la red de internet, que está en infraesrtuctura pagada y mantenida por alguien más, que aunque implique que Netflix les rente enlaces, este es un costo mucho más bajo -compartido con sus usuarios que pagamos la conexión a internet- que el llamado “legacy” o capex hundido en que incurre el operador tradicional de televisión restringida ya sea cablero, satélite o empresa de telefonía.

De hecho, el modelo OTT de distribución y venta de contenidos en internet, en algunos años hará obsoleto el modelo de la televisión de paga tradicional, dejando a los operadores de esas redes, muy probable y paradójicamente, de regreso, viviendo de sus ingresos de voz y datos.

A todo esto uno se pregunta y tal vez se entienda, por qué dejó de ser tema para el operador preponderante de telecomunicaciones en México, Telmex, el triple play cuya ventana se perdió en el sexenio pasado, por estar ya concentrado en la competencia del mercado OTT con su oferta de Claro Video que opera en varios continentes, lo que representa un enorme reto para los operadores locales de un solo país que difícilmente podrán competir por contenidos en el futuro sin la escala suficiente. Al tiempo.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí