El Bronco enseña el cobre… y la plata

0
105

Era cuestión de tiempo. Y más pronto de lo que muchos imaginaron el gobernador electo de Nuevo León “enseñó el cobre” pero, sobre todo, mostró la plata de sus patrocinadores.

Aquí dijimos que el sorpresivo triunfo de Jaime Rodríguez, El Bronco, había resultado de una campaña de diseño en la que participaron los verdaderos dueños de Nuevo León; los hombres del dinero.

Dijimos que esos acaudalados invirtieron en un candidato independiente como ensayo para repetir la experiencia en 2018 y —así—, saltar la fastidiosa y costosa aduana de los corruptos partidos. Y, por lo pronto, en Nuevo León lo consiguieron. ¿Quieren pruebas?

-Publicidad-

En el “equipo de transición” de El Bronco, aparece en primer lugar Fernando Elizondo Barragán, secretario de Energía con Vicente Fox, senador por el PAN y oportunista que saltó al corrupto Movimiento Ciudadano con el cuento de que el PAN “adoptó como propias las prácticas que combatió”.

Bueno, pues resulta que Elizondo Barragán hizo con Peña Nieto lo que no logró su padre Eduardo Elizondo con el entonces presidente Luis Echeverría; arrebatarle Nuevo León al PRI. Eduardo Elizondo combatió al gobierno de Echeverría —de manera frontal—, y por eso debió renunciar.

Pero además, Elizondo financió la campaña de El Bronco con recursos de la poderosa Coca Cola, de la que es propietaria la madre de Elizondo.

Otro de los hombres clave de El Bronco es Fernando Canales Stelzer, ex panista, empresario, hijo del primer gobernador del PAN en Nuevo León —Fernando Canales Clariond—, y quien en 2011 apoyó política y económicamente la llegada de AMLO a Los Pinos, ya que se decía convencido de que la mejor alternativa para el país “no es el PAN, sino López Obrador”.

Hoy, Canales Stelzer canalizó carretadas de dinero de sus poderosas empresas metalmecánicas a la campaña de El Bronco, a quien, de manera pública, emparentó con AMLO.

Otra pieza clave de El Bronco —priísta disfrazado de independiente—, es la empresaria Carmen Garza Junco, integrante del Grupo Frisa, dedicada a la construcción de fraccionamientos residenciales, parques industriales, centros comerciales y desarrollos rurales.

Resulta que Carmen Garza Junco es hija de Eduardo Garza T., perteneciente al “Grupo de los 10” empresarios más acaudalados de Nuevo León y es sobrina de Alejandro Junco, cabeza del poderoso Grupo Reforma; empresas de medios que editan los diarios Reforma, El Norte, Mural y otros que “invirtieron” miles de millones de pesos en la promoción de El Bronco, sin que el INE volteara a ver esa propaganda —también Verde—, disfrazada de periodismo.

Por último aparece Manuel González Flores, ex delegado del Infonavit, a quien los constructores del estado no bajan de corrupto, ya que les exigía moches a cambio de los permisos de construcción. Cuando un constructor se negaba al moche, los amenazaba de que la PGR los investigaría por delitos federales. Al final “doblo” a todos.

La pista del dinero negro que “metieron los empresarios” para financiar a El Bronco, coloca a cada uno de los colaboradores del primer círculo del gobernador electo en la pista del ensayo electoral de Nuevo León. Es decir, los empresarios apostaron a comprar a su gobernador, sin pasar por los corruptos y nada confiables partidos políticos.

Y una vez que “a billetazos” los empresarios mataron a la partidocracia en Nuevo León, también intentarán comprar al candidato presidencial para 2018, sin pasar por los partidos. Al tiempo.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí