Lo que quieren los mexicanos

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La mayoría de los mexicanos que votaron expresaron que ya no tienen confianza en un régimen que a lo largo de su existencia a demostrado ser ineficiente, insuficiente y corrupto, ejercieron su voto esperanzados en que el mensaje sería claro y contundente exigiendo se termine esa insultante simulación de gobernar para todos y favorecer únicamente a la clase política.

La esperanza de la mayoría de los votantes fue el de poner un hasta aquí al oprobio, a la vergüenza, a la violencia, a la inseguridad a la pobreza.

Los mexicanos que votaron, y los que no votaron también porqué al abstenerse aceptaron la decisión de la mayoría, lo hicieron esperanzados en que el mensaje es claro tenemos que cambiar, como nación, como mexicanos, tenemos que mejorar, tenemos que dejar atrás esas prácticas que tanto daño le han hecho a la sociedad y a México.

Todo esto es una esperanza generalizada en donde no importa el color del partido, no importa la persona que esté al frente del gobierno.

Las consideraciones sobre las razones del porqué el triunfo o la derrota de tal o cual partido no son materia del presente escrito, en esta ocasión trataremos que es lo que debería de hacer el gobierno entrante para satisfacer la esperanza de TODA la ciudadanía.

México Evalua y CIDAC en su publicación "Léase si quiere gobernar (en serio)" ponen sobre la mesa los 6 temas que a su consideración son los más sensibles para la sociedad mexicana que cualquier gobierno, sea de la extracción política que sea, deberá cumplir si como dicen en su publicación es cierto que quieren gobernar en serio.

En este artículo retomo esos seis puntos pero agrego mi visión personal sobre ellos y al final de esta columna digo que tema se debe enfrentar primero y el porqué.

Inseguridad Pública

Lo que México no desea es que el gobierno en turno trate de llegar a acuerdos con los criminales, lo que desean los mexicanos es que los que sean culpables paguen su deuda con la sociedad y terminen en la cárcel y no sean liberados a consecuencia de perdones, amnistías o por errores en su consignación.

Lo que los mexicanos desean es que exista una policía confiable y capacitada, que haga su trabajo implacablemente pero ajustándose a todos los protocolos de respeto a los derechos humanos, integración de expedientes y  del debido proceso. Los ciudadanos ya no quieren oir de criminales que salen libres porque se vulneraron los procedimientos.

Los ciudadanos desean que quién cometa los errores en los procedimientos  también sean sujeto a castigo penal por la falta de probidad y la posible colusión en contra de la sociedad mexicana.

Corrupción

A diario se sabe de quejas sobre servidores públicos que se prestan a torcer las leyes y reglamentos a favor del mejor postor.

Toda la sociedad mexicana sabe que no existe ninguna ley que no se pueda corromper o distorsionar, es de todos sabido que no existe en el país una dependencia de gobierno en donde no se puedan arreglar los asuntos legales dentro de la ilegalidad, con sobornos, mochadas, cortas ferias, que agilizan, retrasan, cambian permisos o sentencias, enceguecen a las autoridades o las hacen ver de más, liberan o meten a la cárcel, crean delitos o los desaparecen

La corrupción es la antesala del crimen, es el secreto a voces de los magos y artífices de los delitos, la corrupción es la palanca, la herramienta para menear los límites de la legalidad a posiciones en donde los delitos queden impunes.

La corrupción institucionalizada es la caja chica de los políticos y funcionarios públicos, es la llave maestra de los delincuentes.

Es la mágica solución a los problemas de quienes violan la ley.

Los ciudadanos están cansados de financiar a hampones que fomentan la corrupción y quieren que la clase política sea la primera que deseche esas prácticas, que los políticos dejen de simular fideicomisos para torcer la ley, de imponer leyes y reglamentos que lo único que favorecen es el incremento de esta práctica que envenena a la sociedad.

La totalidad de quienes votaron en el pasado proceso electoral, independientemente de su preferencia política,  desean que sea efectiva la promesa de eliminar la corrupción "de arriba hacia abajo" ¿pero cómo se logrará si lo primero que se hace es cerrar los ojos y tratar de justificar fideicomisos perversos y después intentar torcer la ley para que no se castigue semejante bajeza? 

Las señales que se dan hasta el momento es que el nuevo gobierno cerrará los ojos a lo evidente y tratará de vender historias perversas que disimulen los ilícitos de los allegados.

Impunidad

El principal instigador que mueve a las personas a violar la ley es la certeza de que quién transgrede las normas en México tiene una altísima probabilidad de quedar sin castigo, de que el delito quedará en la impunidad y que la víctima nunca verá satisfecho su deseo de justicia.

Control vertical y horizontal de instancias de gobierno, gobernantes y servidores públicos

El CIDAC y México Evalua ponen este punto como algo que debe de fortalecerse, eliminar los amplios márgenes de maniobra de los gobernantes y funcionarios públicos los cuales actualmente gracias a esa falta de control pueden cometerse irregularidades que no pueden ser tipificadas como delitos, por ejemplo, hacer estimaciones de ingresos por impuestos muy por debajo de lo que en realidad se recauda, esto permite que al haber excedentes estos puedan ser usados discrecionalmente, pues no se encuentran regulados por las Leyes de Ingresos.

Educación

Sin duda una enorme deuda con la sociedad, una educación mediocre que impide que el país pueda avanzar.

La educación debería ser un igualador social, y un motor para hacer ascender económicamente a los menos favorecidos, a los olvidados del sistema.

Sin embargo la cruda realidad es otra, en los estados en donde la CNTE, el sindicato de izquierda del magisterio, predomina la educación se ha vuelto discriminatoria en donde a los más pobres se les conculca el derecho a la educación gracias a las miles de marchas, manifestaciones, plantones  y paros que ese sindicato promueve según ellos para lograr la justicia social, pero que en realidad favorece intereses mezquinos, Oaxaca, por ejemplo, es el estado que mas atraso escolar hay en la educación pública  y sin embargo es el estado en donde más escuelas particulares hay, la razón es más que obvia, los padres que pueden pagar llevarán a sus hijos en donde si les den clases. Pero lo que mucha gente no sabe es que los dueños de esas escuelas privadas son los mismos líderes magisteriales, que se enriquecen empobreciendo y hundiendo más a los más desprotegidos de la sociedad.

Servicios Públicos

El crecimiento de la población es un reto enorme para cualquier gobierno, dotar de los servicios públicos a los centros urbanos que día a día se van desarrollando es un desafió por si mismo enorme, pero la corrupción y la impunidad favorecen que estos servicios, en donde los hay, cada día se deterioren más pues no hay un adecuado plan de mantenimiento y crecimiento, al igual que la inseguridad, los malos servicios públicos son percibidos inequívocamente por la población aumentando así la sensación de inconformidad de la población que ve como se enriquecen los políticos y como se empobrecen sus comunidades.

Democracia

Finalmente está la democracia, a pesar de que este país poco a poco ha ido perfeccionando sus instituciones y leyes que regulan nuestra convivencia, el descontento social hace empequeñecer los logros que se hayan obtenido.

Es cierto hay grandes avances, que ahora parece están en peligro, pero la inconformidad por la corrupción y sobre todo el enojo social por la impunidad que campea en el país hacen que la imagen de la incipiente democracia que hemos logrado sea opacada.

El reto es enorme si en realidad el nuevo gobierno quiere hacer las cosas bien, abrazar miles de causas para taparle el ojo al macho sin enfrentar adecuadamente los retos que tiene enfrente favorecerá al autoritarismo y pondrá en la mesa tentaciones totalitarias.

Ahora bien de estos 6 puntos listados en la publicación mencionada al principio de esta columna ¿cuál es el más importante? ¿Por donde deberá empezar el nuevo gobierno a demostrar que está dispuesto a dar el golpe de timón para corregir la notoria ausencia de gobierno?

Frenar la impunidad, no dejar a los malos en libertad, no fingir que no nos interesa el pasado, porque si nos interesa, no hacer justicia con los crímenes que se cometieron es fomentar la impunidad, porque los que ahora serán gobierno reciben la señal de que no importa lo que se haga, no importa cuánto daño se le haga al país o a la sociedad porque  siempre llegará un redentor que los deje en libertad.

La impunidad debe ser la principal tarea de este gobierno, debe de castigar a quienes han malversado los fondos públicos, a los que han traficado influencias, a quienes han cometido crímenes de cuello blanco, sin importar si son de su propio partido, a quienes han protegido a criminales.

No se puede atacar a la corrupción si el sistema dejará a los delincuentes impunes, sin castigo.

Al enfrentar y resolver el tema de la impunidad necesariamente la corrupción bajará, los delitos bajarán, porque cuando los delincuentes vean que se ha perdido la garantía de no ser castigados lo pensarán dos veces.

El nuevo gobierno deberá ser especialmente duro con sus propios funcionarios, los emanados de su partido para que realmente se entienda que no habrá perdón, que no habrá impunidad.

Si no lo hace así la imagen será que se ha engañado a la población, que el nuevo gobierno sólo es más de lo mismo, que el gobierno es senil y finge alzheimer convirtiéndose en cómplice de quienes dice atacar y verdugo de quienes dice defender.

 

 

@EnriqueDavilaV