Diez millones

La misma historia

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En días pasados tuve oportunidad de platicar con una persona que por su acento me di cuenta que era venezolano.

La tarde era muy lluviosa y el tránsito parecía que se colapsaría, nos sirvieron más café y como es lógico dió inició una plática entre él y el autor de esta columna, clima, congestionamiento y al final lo inevitable, la situación política en aquel país.

Entre las primeras cosas que me dijo fue que siempre que la gente se da cuenta de su nacionalidad le preguntan que si Hugo Chávez (el ex dictador de Venezuela) hablaba igual a como ahora habla el Abuelo Obrador, me dijo que al principio que llegó a México como refugiado no sabía quién era el Abuelo pero que pasando el tiempo ya que lo identificó y que lo oyó se sorprendió de lo parecido que eran sus discursos y dijo que al igual que Chávez, Obrador promete y promete cosas que a la mejor no puede cumplir, "si, el Señor Obrador parece una copia idéntica del Comandante Chávez" me dijo.

Yo en lo personal había ido a foros en donde venezolanos denunciaban una terrible situación social y le pregunté si es cierta esa situación, falta de alimentos, medicamentos, internet, violencia.

La respuesta no fue diferente a lo que se ha documentado en las redes sociales y a lo que vemos en los noticieros, largas filas esperando en los supermercados a que lleguen los camiones con los suministros de primera necesidad, filas que se comienzan hacer desde las primeras horas de la madrugada para poder comprar y de forma racionada un poco de harina o papel higiénico.

Me narró su experiencia en unas de esas filas que esperan:

Ese día mi hijo de 15 años y yo nos formamos en la fila desde las doce y media de la madrugada, éramos el quinto lugar en la fila, estuvimos ahí formados todo el día.

La Guardia Nacional Bolivariana que vigilaba a eso de las 4 de la tarde comenzó a formar gente frente a nosotros, metían a sus amigos y a quienes les daban sobornos, porque son unos "guapos", fuimos retrocediendo poco a poco, de un momento a otro ya había delante de nosotros unas 25 perosnas.

Mi hijo se enojó y sin que yo pudiera hacer nada para impedirlo fue a reclamar a los de la Guardia Nacional, los los muy "guapos" hijos de puta con el fusil lo golpearon en la cara, yo sin pensarlo fui a defender a mi hijo, terminé esposado y con la cara desecha a golpes de fusil, me arrojaron en la caja de una pickup y ahí me mantuvieron ¿se imagina mi desesperación? mi hijo tirado en el pavimento y yo amarrado en la camioneta.

Ya de noche me llevaron a la comisaría en donde le pidieron a mi esposa cien millones de bolívares por dejarme salir.

(Nota: el salario mínimo en Venezuela hasta el día en que se escribe esta columna es de $5'130,000 bolívares al día, que es el equivalente a $1.30 dólar).

Mi esposa vendió todo lo que pudo y me sacó, pero durante meses los "guapos" de la Guardia Nacional me obligaban a pagarles 80 millones de bolivares a la semana para que no me metieran a la cárcel de nuevo.

La corrupción es un problema muy grande, mire, Venezuela le vende petróleo a los cubanos y Cuba le vendió plantas de Generación Eléctrica Distribuida a Venezuela, ¿el resultado? es que las plantas que los cubanos compraron en el mercado internacional y que después ellos nos vendieron, al día de hoy están paralizadas y la energía eléctrica se encuentra racionada, tenemos luz solamente 15 horas al día y cuando hay las variaciones en el voltaje son enormes y los aparatos eléctricos se descomponen o de plano no alcanzan a encender.

Mire, me dijo, fuimos el país más poderoso económicamente hablando de América del Sur

Chávez despilfarró el dinero de los venezolanos, se dice en Venezuela que Hugo Chávez y Cristina Elizabet Fernández de Kirchner mantuvieron un romance y que gracias a eso Venezuela con su petróleo pagó la deuda externa de Argentina.


Mire ahora en que nos transformamos.

La Guardia Nacional fomenta la corrupción, si no le damos sus buenos bolívares no hay comida, no hay servicios, no hay medicinas, si les das dinero siempre estarás adelante de las enormes filas, si no les das dinero buscas tu comida en los basureros, tu vida será un infierno.

Chávez y ahora Maduro han desintegrado a la clase media, la exprimieron, le quitaron todo, los pobres se hicieron más pobres, los ricos se hicieron más ricos y los militares y políticos se hicieron ricos ¿y la clase media? la desaparecieron, nos empobrecieron hasta la miseria, ahora la clase media no existe ¿y sabe que es lo más trágico de esto? que la clase media votó por Chávez, embelesada por las promesas de cambio y justicia la clase media, los educados, votaron por Chávez, yo voté por él y mire ahora, ya no existe la clase media, yo tenía un negocio próspero y lo perdí, tuve que cerrarlo y vender lo poco que quedaba de ese negocio.

La corrupción en Venezuela es el tema constante en la plática.

El odio.

¿Sabe cual fue el éxito de Hugo Chávez? ¿sabe por qué Chávez pudo hacer todo eso?

Hizo que nos odiáramos entre los mismos venezolanos, nos hizo policías, delatores de nuestros vecinos, de nuestros amigos, compañeros de trabajo, de nuestros familiares.

Hizo que nos odiáramos culpándonos de todo, de la carestía, de la violencia, de la corrupción.

Me dijo:

¿Sabía usted que en el ejército venezolano no mandan militares venezolanos? ¿sabe quién manda al ejército venezolano? El ejército venezolano es comandado por militares cubanos ¿lo sabía? es a es la realidad en mi país.

Le pregunté ¿Hay alguien en Venezuela que le pueda hacer frente al dictador?

La oposición en Venezuela es para no tenerles confianza, se han doblegado ante los dictadores Chávez y Maduro

Si hubiera habido una oposición fuerte en Venezuela no estarían las cosas así.

Actualmente en Venezuela no hay un líder que pueda hacer frente al despotismo del dictador Maduro.

Esa vaina del atentado es una burla al pueblo, imagínese usted, si los colombianos hubieran querido matar a Maduro hubieran mandado un misil y no unos drones de juguete que nada más hicieron pufff, pufff.

Yo amo a México, me dio asilo cuando lo pedí, me ha dado la oportunidad de vivir sin miedo, todos los mexicanos que saben mi historia me dicen palabras de aliento, son solidarios.

¿Pero sabe qué?

La historia se va a repetir aquí como lo que pasó en mi país.

El señor Obrador habla igualito a Chávez, dice las mismas promesas repite los mismos planes, eso ya lo oí y se hacia donde van a ir las cosas ahora en México. Los mexicanos ya empezaron a odiarse entre ustedes mismos, se culpan mutuamente de lo malo.

No quiero volver a vivir la misma historia otra vez.

Fijese llevó año y medio luchando para poder traer a mi familia, estoy a punto de lograrlo, me falta muy poco para traer a mi esposa y mis hijos a México, y ahora parece que tendremos que volver a huir, no se a donde Don, a Canadá, no se, pero mi familia y yo no volveremos a pasar por el mismo infierno.

La plática duró poco más de una hora, muchos de los escenarios que reseñaba de los inicios de la tragedia Venezolana parecían sacados de la actual realidad mexicana.

Muchos criticarán este texto.

Pero en México la realidad nos dibuja el mismo camino a la destrucción que siguió Venezuela y en el que ahora nos lleva un iluminado y una horda de fanáticos.

 

@EnriqueDavilaV