Piel muy delgada

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

A tres meses de que el Obradorismo tome el poder formalmente y desde el 2 de julio que se supo el resultado de las elecciones los fanáticos del #AbueloObrador han sufrido una serie de mutaciones que varían dependiendo del tipo de fanatismo.

He visto cambios en los que se invierten los papeles poco antes los intolerantes al abuelo, le decían a los radicales del #PRIMOR que se fueran a vivir a Venezuela o a Cuba, hoy con la misma intolerancia y en ocasiones mucho más dura vemos ahora a los fanáticos de Obrador exigiendo que los que no votaron por el Mesías Tropical abandonen el país. Ojo por ojo dicen.

Ahora que lo que fue una oposición dura, inflexible e intolerante va a ser gobierno el cambio que se ha operado entre las huestes del próximo y senil gobernante es el de la victimización.

Ante lo que ya parece uno de los peores y monumentales fracasos de la mal llamada "izquierda" mexicana Desde hoy preparan su nuevo discurso que justificará los futuros e inevitables fracasos de las políticas que el nuevo gobierno implemente.

Esta característica de los gobiernos fallidos de las izquierdas mundiales, siempre que sus promesas fracasan, y no hay ninguna que no haya fracasado, culpan a fuerzas oscuras, casi casi demoniacas, que les impidieron lograr sus portentosos planes.

En México no es la excepción, tenemos que aún sin empezar su gestión el Presidente Electo el #AbueloObrador ya lleva un importante número de fracasos en sus promesas de campaña.

Su tan cantada lucha contra la corrupción se vio inmediatamente eclipsada cuando se supo que el famoso fideicomiso se utilizó bien para lavar dinero, recuerde los depósitos en carrusel que se hacían para no llamar la atención de hacienda, o para financiar de alguna manera no determinada sus campañas o gastos personales, pero nunca a los damnificados.

El super gabinete que vino cacareando desde antes de la campaña oficial, resultó ser una gran colección de fósiles en su gran mayoría ex priistas sin ninguna experiencia en cada una de las ramas que les toca atender.

Tan grave es la situación que se han filtrado desatinos tan graves como el del futuro Secretario de Hacienda que no supo calcular en sus proyecciones de ingresos el IVA.

O el golpe que se le dio a PEMEX con el nombramiento de Octavio Romero Oropeza ,un Agrónomo, como su Director General que al darse a conocer provocó que la tasa de interés que paga PEMEX por su deuda a 10 años subiera medio punto lo que equivale que la paraestatal perdiera más de 500 millones de dólares, sólo por ese nombramiento Standard & Poor's puso en revisión la calificación crediticia de la petrolera por la posibilidad de una baja en la misma.

Y lo mismo sucede en la CFE (Comisión Federal de Electricidad) en donde la baja en la calificación se especula a que la avanzada edad del nuevo director y su nula experiencia no garantizan una correcta dirección de la mega empresa mexicana.

Los descalabros del #AbueloObrador ya los hemos reseñado en esta columna y en boca y pluma de muchos otros comentaristas y analistas políticos, la intención de este texto es lo que me ha tocado ver en estos días entre los fanáticos, militantes y ciudadanos que apoyaron y votaron por el Mesías Tropical.

Un cambio sorprendente es lo susceptibles que se han vuelto los fanáticos del #AbueloObrador ahora cualquier crítica les hiere profundamente, se sienten hostigados por cualquier comentario que se haga sobre el desempeño de la transición o sobre los volubles que son las promesas de campaña del Mesías Tropical.

Esa piel dura a prueba de todo, de pronto se ha vuelto una piel tersa, muy delgada y frágil, que se lastima con cualquier mal comentario.

Piden, casi suplican que no se critique al Mesías Tropical.

Mientras tanto la militancia, sobre todo los de la esfera más alta de poder del #PRIMOR buscan desesperados como enfrentar todo este descrédito que se ha venido dando aún antes de ser formalmente gobierno, las ideas son muchas, pero la de John Akerman y Epigmenio Ibarra es la que prevalece hasta el momento y no es diferente a lo que reseñamos líneas arriba, culpar del fracaso a quienes quieren que fracase el nuevo gobierno.

Es una idea que se está forjando y trabajando para influir en la sociedad de que los culpables no son los que dirigen al país sino de quienes lanzan sus malas vibras en contra de ellos.

Se empieza hablar de sumas millonarias para esta nueva campaña de victimización.

Pero el cambio más triste, desde mi punto de vista, es el que se va gestando en la población apartidista, que poco a poco va viendo que su ilusión de ver finalmente un cambio fue una quimera y ahora ven que no simplemente es más de lo mismo, sino que es mucho peor de lo que se les había dicho.

He hablado con personal de confianza y eventuales de CFE y PEMEX que votaron por el Abuelo y ahora andan que no les calienta ni el sol, la pregunta que me han hecho son: "Tu que le sabes a esto ¿crees que si nos despidan?"

"Oye ¿cuánto tiempo crees que se tarde el nuevo gobierno en mover las Secretarías? yo acabo de comprar mi departamento."

"Ya sabes que Clarita trabaja en el IMSS y yo en la SEP ¿qué vamos a hacer? ¿nos divorciamos o que hacemos?"

Cuando les pregunto si votaron por el #AbueloObrador solo bajan la mirada.

El peor enemigo del nuevo gobierno es su propio líder, contradictorio, antidemocrático, necio, soberbio y profundamente conservador. Esto último explica porque escogió su gabinete como lo escogió.

Me viene a la memoria el texto de un meme sobre el #AbueloObrador:

"No es lo mismo estar chingando sin responsabilidad, que tener la responsabilidad y no saber ni que chingados hacer"

Ahora los que ayer fueron oposición y mañana serán gobierno tienen la piel muy delgada.

 

@EnriqueDavilaV