Ramírez Hernández Carlos

Carlos Ramírez Hernández

Agenda política de riesgos 2018; sistema y gobierno, parte de crisis

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

En las peores crisis políticas del sistema/régimen/Estado, siempre quedaba la posibilidad de que una institución jugara el papel estabilizador: la presidencia de la república. Hoy la presidencia como estructura de poder forma parte de la crisis política, no de su solución.

La agenda política de riesgos es coyuntural pero en el fondo está el relevo presidencial en el 2018:

1.- Al presidente Peña le tumbaron un alfil presidencial y le desequilibraron su póker de ases para el 2018.

Leer más...

EE.UU: ahora dónde te pongo

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Visto con la frialdad de los hechos políticos como sucesos de la coyuntura, la polémica dinamizada por la visita del candidato republicano Donald Trump le da actualidad al tema de la configuración de la sociedad mexicana en plena era del tratado de comercio libre de Norteamérica. El debate que eludió el tratado ha llegado. Y no en el mejor momento.

La política exterior de México se ha forjado en el contrapunto del expansionismo imperial estadunidense. Y el ser nacional mexicano nació del conflicto histórico con los EE.UU que se apropiaron de la mitad del territorio mexicano en 1848. Juárez, Díaz y el PRI forjaron el nacionalismo mexicano vis a vis el acoso del imperio.

Leer más...

Trump y Hillary, candidatos del establishment imperial

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Luego de que Vicente Fernández le cantó un corrido, la candidata demócrata Hillary Clinton le dio las gracias… a través de un vocero. Y, claro, dijo que estaba conmovida. Sin embargo, como la política es poder, Hillary ya anunció que la reforma migratoria no será posible mientras el congreso sea republicano, pero de todos modos pidió el voto hispano.

La animadversión que provoca el candidato republicano Donald Trump ha hecho perder de vista la racionalidad política. Hillary representa también los intereses imperiales del establishment del complejo militar-industrial-financiero-energético-seguridad nacional de los EE.UU.

Leer más...

Del rumor y el chiste al meme y al hashtag, izquierda como derecha

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

A pesar de contar con un sistema político con espacios inexistentes en el pasado y con representación de todas las fuerzas, los grupos de ultraizquierda hoy están copiando las técnicas de la desestabilización de la ultraderecha. En 1976 los empresarios ultras se reunieron en Chipinque y pusieron en marcha una estrategia de rumores; hoy la ultraizquierda pasa del chiste al meme y busca el derrocamiento del presidente por el camino del hashtag.

Los mecanismos de desestabilización son los mismos: el debilitamiento de las instituciones y la acción directa; le ocurrió a Lázaro Cárdenas en 1940, Echeverría en 1976, López Portillo en 1982, Salinas de Gortari en 1994 y Zedillo en 1996.

Del rumor del golpe de Estado en 1968, 1976 y 1982 se ha pasado a la exigencia de la renuncia presidencial. La dinámica de las redes de twitter --la socialización de las pasiones y pánicos individuales-- se retroalimenta. La asistencia a la marcha del 15 de septiembre no fue para condenar al imperio que invadió a México y lo despojó de la mitad de su territorio, sino para pedir la renuncia del presidente que se reunió con Donald Trump y no apoyó a Hillary Clinton.

Leer más...

Septiembre sin historia: de The Doors a Trump y sin Monsi

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El espíritu de Donald Trump ha fijado en el centro del interés a la primera generación teleciana de mexicanos-norteamericanos nacidos en México, que ya piensan en inglés por el tratado de comercio libre de Carlos Salinas. Su participación política a propósito de la visita del republicano no se dio en el interés nacionalista, sino que se exhibió en la lógica estadunidense: contra Trump y a favor de Hillary Clinton.

Los que protestaron contra la visita a México de Trump, que pidieron votar desde México por el interés imperial de Hillary, que marcharon el 15 de septiembre para pedir la renuncia del presidente Peña Nieto y que han ignorado que los dos candidatos son representantes del imperio, son los que ya tienen negocios en/con los EE.UU. a raíz del tratado comercial de 1993.

Leer más...

Política migratoria despresuriza, deportaciones, tráfico, corrupción

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Atrapado entre zona de paso de Centro y Sudamérica de personas expulsadas por la crisis en situación de miseria y las deportaciones masivas de hispanos del gobierno de Barack Obama, la política migratoria de México se ha convertido en un espacio de despresurización social que ha evitado explosiones de violencia.

La migración como origen o trasiego de personas ha sido uno de los elementos de la crisis social del México sin posibilidades de desarrollo económico. Y entre lo poco que ha ido poniéndose en orden ha sido justamente la disminución sensible y rápida de la política migratoria no sólo como problema de aglomeración de personas sino como nido de corrupción que había llegado al nivel máximo en que agentes de migración formaban bandas para el tráfico de personas.

Leer más...

De Reagan a Donald Trump. Cómo EE.UU. se comió a México

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El perfil político de Donald Trump sólo va a reproducir, treinta y cinco años después, la ofensiva imperial de Ronald Reagan de 1981-1986; al final del día, la intención imperial del próximo presidente de los EE.UU. nada tiene que ver con migración sino que se prepara una reorganización de la política exterior de seguridad nacional de la Casa Blanca.

La estrategia imperial de Trump va a profundizar la dependencia mexicana del paraguas político-militar de Washington, retomando parte de las políticas antiterroristas de George W. Bush y la hegemonía diplomática de Obama reflejada en la deportación masiva de mexicanos y en el trato despectivo hacia el presidente de México.

Leer más...

Nacionalismo reprobado

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Algunos comentaristas hispanos que viven en los EE.UU. han comenzado a tomar el argumento de que el affaire Donald Trump había sacado del ropero de los cachivaches mexicanos el nacionalismo que había enterrado casi boca abajo el tratado de comercio libre de Norteamérica. Pero no, en realidad no fue para tanto.

El nacionalismo está asociado al concepto de patria --tierra paterna-- y de nación; y en realidad la oleada crítica estuvo muy lejos de una revisión --por lo demás necesaria-- de las relaciones históricas y soberanas entre los dos países; y lo que quieren es que Trump no deporte a mexicanos y sí les facilite su incorporación como nacionales estadunidenses.

Leer más...

De Reagan a Donald Trump. Santa Anna como metáfora

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

La figura de Antonio López de Santa Anna puede ilustrar la metáfora de la historia nacional: once veces presidente de la república, responsable de la pérdida de la mitad del territorio en 1848 y en 1853 y a pesar de ello indispensable para una república federal que nunca fue ni república ni federal. Su derrocamiento en 1855 inició la Reforma juarista.

 En los hechos, México se forjó en la dialéctica histórica --concepto de Juan María Alponte en su libro Dialéctica Histórica,. México-Estados Unidos y Américas Latina, editado por la Universidad de Guadalajara-- con el expansionismo imperial de su vecino estadunidense; peor aún, el politólogo Arthur M. Schlesinger --asesor de John F. Kennedy-- afirma que los EE.UU. se hicieron imperialistas en la conquista de territorio mexicano.

Leer más...

De Reagan a Donald Trump, Otero, Lord Acton y Cosío

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Los EE.UU. han derrotado el nacionalismo mexicano desde el siglo XIX. Hay tres ejemplos históricos:

1.- En plena guerra con los Estados Unidos, el diputado Mariano Otero publicó a finales su ensayo Consideraciones sobre la situación política y social de la república mexicana, en el año 1847, meses antes del Tratado de Guadalupe-Hidalgo que le quitó a México la mitad de su territorio. Dijo que afuera decían que “somos un pueblo afeminado” y “una raza degenerada que no ha sabido gobernarse ni defenderse. Y recogió una frase atribuida al oidor Bataller: “no puede darse a los mexicanos mayor castigo que el que se gobiernen por sí solos”.

Otero afirmó que “en México no hay ni ha podido haber eso que se llama espíritu nacional porque no hay nación”. La sociedad estaba dividida y los periódicos contribuían a ello. Mexico, concluyó, rescataba su fe en su patria o “no podremos marchar solos como nación” y necesitará el apoyo o la intervención armada y los mexicanos “tendrán que decidirse por los EE.UU. del norte o alguna de las monarquías europeas (Maximiliano)”.

Leer más...

De Reagan a Donald Trump Traición de CSG, Fuentes y Camín

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

En preparación al tratado comercial norteamericano 1991-1993, en 1987 el presidente de la Madrid y su virtual sucesor Carlos Salinas de Gortari crearon la Comisión sobre el Futuro de la Relaciones México-Estados Unidos con carácter bilateral. Esta comisión emitió sus conclusiones en 1988, año de elecciones en México. La tarea fue formular recomendaciones para cambiar las percepciones mutuas: pasar del conflicto histórico 1836-1914 a la interdependencia comercial, y así se tituló el reporte final: “El desafío de la interdependencia: México y Estados Unidos”.

En el fondo, sin embargo, se trató de reescribir la historia de las relaciones bilaterales: México hubo de cancelar su pensamiento histórico forjado a golpes de invasiones militares estadunidenses.

Leer más...

2018 peñista: descarte sin perder posicionamientos

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Si la política a la mexicana es un juego de espejos, la facilidad con la que se desplazó a Luis Videgaray no de la Secretaría de Hacienda sino de la terna de precandidatos peñistas a la presidencia dejó en claro que las preferencias estarían en otro lado. El efecto Trump en el gabinete adelantó el movimiento de piezas presidenciales para el 2018.

Son tres condiciones que van a determinar la candidatura priísta a la presidencia:

1.- La continuidad personal, de proyecto y de grupo de Peña Nieto.

2.- La profundidad a finales del 2017 de la crisis económica.

Leer más...

Gracias, Carmen Aristegui

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Aunque se mostraron enojados por la revelación de que el presidente Peña Nieto había plagiado el 29% de su tesis de hace veinticinco años, algunos priístas dijeron en voz baja que había que darle las gracias a Carmen Aristegui por reventar en medios el asunto de la tesis en el escenario del IV informe de gobierno: el tema dominante en el debate no fue la crisis nacional.

El escándalo en redes opacó la evaluación --quizá la más importante en cada sexenio-- del cuarto año presidencial en medio de alzas en energéticos, bajas en el PIB, restricciones salariales, declinación del empleo y fuga de capitales. Nada ocurrió: los días fueron de acumulación de adjetivos de desprecio, por la tesis.

Leer más...

Arrogancia imperial de Hillary; insulta a México, no a Peña

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

La negativa de la candidata demócrata Hillary Clinton a la invitación del presidente Peña Nieto fue una muestra de la arrogancia imperial que adelantó lo que vendría para México con la presidencia clintoniana y de paso metió a los EE.UU. en el proceso de sucesión presidencial mexicana del 2018.

La actitud de Hillary forma parte de una estrategia estadunidense: la declaración de la nueva embajadora Roberta Jacobson de que los mexicanos deberían votar contra la corrupción priísta, el apoyo de la Casa Blanca al PAN como la carta de la alternancia que impulsaron Ronald Reagan y Bill Clinton, las actitudes groseras del presidente Obama con el presidente Peña Nieto y la presión estadunidense que sacó del juego sucesorio mexicano a Luis Videgaray.

Leer más...

Jaque (no mate) y gambito al rey y reorganización del 2018

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Arrinconado como ningún otro presidente, las decisiones de Enrique Peña Nieto no tuvieron sólo motivaciones por el affaire Trump sino que obedecieron al reposicionamiento de fichas para la designación del candidato presidencial priísta del 2016: Luis Videgaray queda a disposición para Edomex 2017 y Luis Enrique Miranda sube presidenciable vía la Secretaría de Desarrollo Social.

Si bien todos culpan a Videgaray del tropiezo Trump, en realidad la decisión fue tomada y asumida por el propio presidente Peña Nieto. El vacío en la estrategia de comunicación social, política, de gobierno, institucional y presidencial fue el principal motivador de la crítica en las redes cibernéticas; con los movimientos en el gabinete, Peña fija el espacio local de atención política: la candidatura priísta a la presidencia.

Leer más...

Sólo antipeñismo con Trump; de El Alamo y Columbus al TCL

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Lo ideal hubiera sido que los mexicanos que criticaron desde los EE.UU. la invitación del presidente Peña Nieto al candidato republicano Donald Trump anunciaran la creación de una brigada especial para repetir la hazaña de Francisco Villa en Columbus en marzo de 1916 o seguir cuando menos el anuncio de Armando Fuentes Aguirre Catón de no visitar territorio estadunidense durante la gestión del republicano.

Pero no. Al final de cuentas, los intelectuales y artistas que criticaron desde los EE.UU. a Peña Nieto ya forman parte del establishment estadunidense y en ningún momento asumieron una conducta histórica. Y los mexicanos que se lanzaron en México contra Peña por una invitación siguen adorando a los héroes que nos dieron patria pero que tuvieron en su haber la entrega de la soberanía mexicana:

Leer más...