Con ustedes…tu tu tú…

0
888

La Ley General en Materia de Delitos Electorales, en su artículo 15 prescribe que: “Se impondrá de mil a cinco mil días multa y de cinco a quince años de prisión al que por sí o por interpósita persona realice, destine, utilice o reciba aportaciones de dinero o en especie a favor de algún precandidato, candidato, partido político, coalición o agrupación política cuando exista una prohibición legal para ello, o cuando los fondos o bienes tengan un origen ilícito, o en montos que rebasen los permitidos por la ley. La pena prevista en el párrafo anterior, se aumentará hasta en una mitad más cuando la conducta se realice en apoyo de una precampaña o campaña electoral”.

La cita de esta disposición legal viene a colación porque el miércoles de esta semana la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) solicitó a un Juez Federal consignar a Arturo Escobar y Vega, subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación (Segob), por la presunta comisión de delitos electorales mientras fue vocero y secretario de procesos electorales del Partido Verde Ecologista de México (PVEM). 

Hay indagatoria abierta relativa a una tarjetas denominadas “Premia Platino” – tarjetas de descuento a los votantes- que el Verde Ecologista compró a proveedores no autorizados por el INE. El contrato de compraventa de las mismas fue firmado precisamente por Escobar y Vega, en su calidad de representante legal de PVEM.

-Publicidad-

Cabe destacar que no es la primera vez que el exdiputado federal, exsenador de la República y exsubsecretario de Segob, se ve envuelto en hechos de esta naturaleza. Su carrera política está plagada de escándalos. Durante el proceso electoral del año pasado el Verde, bajo su batuta, fue multado con más de 600 millones de pesos, por múltiples violaciones a las leyes electorales. ¿Y qué? Al INE le valió sorbete, no encontró casuales ad hoc para retirarles el registro como partido político. Hay tres averiguaciones abiertas por la PGR, por la propaganda “cine minutos”, señalada como ilegal, estuvo a cargo de su hermano Adrián Escobar y Vega.

El 2 de julio de 2009, en el aeropuerto de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, fue detenido con un millón 100 mil pesos en efectivo metidos en una maleta marca Louis Vuitton. En aquel momento, Escobar Vega era representante del Verde ante el IFE, y la maleta con dinero en efectivo fue descubierta un día antes de las elecciones. ¿Y qué sucedió? NADA. 

Ya como Subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana – hágame el “refabrón cabor”, con su permiso don Armando – llevó a cabo eventos de promoción del Partido Verde con el Gobernador Manuel Velasco Coello en Chiapas, en los que prometió mayores recursos en los municipios que forman parte del Pronapred.

Cuando era senador, compró una casa en San Antonio, Texas, con un valor de 290 mil dólares, unos cuatro millones de pesos mexicanos -su sueldo era de 124 mil pesos mensuales- en el exclusivo fraccionamiento The Oaks of Sonterra, habitado por muchos compatriotas con ingresos ad hoc para ser adquirientes. La paga que uno tiene como legislador, lo digo con conocimiento de causa, no da para hacer compras de esa cuantía. 
Es público y sabido que el Verde Ecologista es el aliado número 1 del PRI, y de la actuación de Escobar como coordinador de la bancada tucán en la 62 Legislatura, doy fe. Era el defensor a ultranza de cuanto propusieran los priístas, incluso hasta con más enjundia que aquellos. Servicios muy bien pagados.  

Jamás, no obstante sus conductas ayunas de la ética más elemental, amén de su configuración como delitos, lo han tocado al susodicho, ni con el pétalo de una rosa, las autoridades jurisdiccionales. No creo que hoy sea diferente. Vaya usted a saber qué perversión está urdiendo la nomenclatura que orquesta el sainete de la semana con Escobar y Vega en el protagónico. Disciplina es disciplina ¿verdad? Hasta la ignominia.
Nada bueno será. Huele a…usted identifique el hedor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí