Diez millones
Termometros-refrigeracion-avaly-01

En Acción Nacional no quieren entender

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El Partido Acción Nacional es fundado por personajes sin apetitos personales, es fundado por personajes que veían la política como un fin para el Bien Común, soportada por el Humanismo. Cuando nace la idea de crear una institución permanente ciudadana, no nace por la locura del poder, no nace para que sus fundadores se agandallaran el poder.

Las razones básicas de la fundación de Acción Nacional es crear ciudadanía, es mover las almas hacia una vida digna, es democratizar la vida en México. Ya estaban hartos como miles de mexicanos de los caudillos, de los caciques, de la SIMULACIÓN y en 1939 nace esa organización ciudadana al servicio de México. Nace esa organización que ha sobrevivido a muchas cosas incluso ha sobrevivido a “panistas” nefastos. Nace con principios de Doctrina claros, con estatutos y por eso la historia de la democracia en México no se entiende sin Acción Nacional.

Con grandes altibajos AN ha estado presente en la vida nacional, pero a partir del 2012 empezó una caída libre, una caída que varios quisimos evitar promoviendo la ética política, la doctrina humanista, se hizo a través de manuales de ética, se retomó la revista Palabra, pero nada sirvió, el apetito personal pudo más.

Y con la llegada de Anaya y sus secuaces vino la gran derrota. Hablo de la derrota de la democracia, hablo de la derrota de los principios éticos en la política, hablo de la derrota de ignorar al panismo. No se trata de la derrota electoral, esa fue una consecuencia lógica del desaseo político del PAN. ¿Cómo querer ganar sin panistas? ¿Cómo querer ganar si se traicionó al pueblo? ¿Cómo querer ganar sin una plataforma clara de gobierno?

Hoy en día se habla de la reorganización del Partido, se habla de cambiar dirigencia, los que aplaudieron ese acto de agandalle de Anaya y sus secuaces hoy se lamentan y quieren dirigir al PAN. El Consejo Nacional sesionó, hizo de todo, menos un examen real de conciencia. Bueno no se podría esperar otra cosa la gran mayoría de los consejeros son aplaudidores oficiales de Anaya.

Y claro que en el PAN no aprenden, se inicia la carrera por la Presidencia del CEN del PAN y bueno además  en varios estados y municipios debe haber cambios de dirigencias. Lo grave es que en muchos vemos más de lo mismo. Y ahora olvidando la razón  de ser del PAN Héctor Larios hace fórmula con Moreno Valle, un priista, un prepotente, un personaje que solo ve por él mismo ¿Qué les pasa? Y más grave sale presumiendo músculo con gobernadores. Error y falta de respeto.

Los gobernantes no son los líderes del PAN que deben decidir la vida interna, son los líderes del PAN que deben lograr en sus gobiernos una vida digna, que deben ser ejemplo de gobiernos honestos, de gobiernos participativos, de gobiernos que busquen el Bien Común, no son los que deben decidir quien dirige el PAN.

Al hacer este tipo de acciones Héctor y Moreno mandan la señal equivocada que tanto daño hace el manipuleo del voto, la compra de voluntades ya se vivió y fregó al PAN. Señores por estatuto la elección del Presidente y Secretario del CEN es por el voto directo y libre de la militancia, no es porque nueve gobernadores decidan o van a pagar las consecuencias, bueno pagará las consecuencias el Partido y México.

Ahora lo importante es que el militante de Acción Nacional realmente piense el futuro del Partido, valore con inteligencia su voto por la ética política, por el humanismo, por el respeto a la Doctrina, no por la simulación, no por el cargo que pueda tener, no por el apetito personal, sí por el Partido y México. Debe conocer perfectamente a los aspirantes, investigar su trayectoria, investigar su vida, investigar sus logros, no solo los cargos públicos, sino lo que ha hecho por defender y engrandecer la vida de Acción Nacional. Es momento de retomar el origen y no de inventar futuros.

Y para terminar la misma recomendación donde se vaya a elegir dirigencias estatales y municipales. Ya no perdamos el rumbo. Tenemos el mejor faro que nos guía la Doctrina de Acción Nacional.