Diez millones

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El combate a la corrupción debe ir de la mano de las acciones en materia de seguridad pública, entre ellas el Mando Único, de otra manera continúa la demagogia, ya que, incluso, hemos tenido casos en que gobernadores han sido cooptados por el crimen organizado.

Existen muchos casos documentados en forma oficial en que los servidores públicos a cargo del mando de la fuerza pública de las entidades federativas han brindado protección a las principales organizaciones criminales, incluso, diversos exgobernadores han sido acusados y procesados por vínculos con tales organizaciones. No viene al caso citar los ejemplos para evitar caer en la trampa de utilizar este dato como instrumento de ataque entre los partidos políticos, que en nada contribuye a la atención del fondo del problema de la inseguridad que todos padecemos.

Desde la administración pasada se había propuesto reformar la Constitución para establecer 32 mandos policiales en las entidades federativas. Evitar la enorme dispersión actual, con más de dos mil 200 corporaciones policiales municipales, que dificulta mucho establecer mecanismos de control y supervisión sobre ellas.

Más allá de la petición (que se convierte en presión) de los actuales gobernadores y de una iniciativa del Presidente de la República, en el fondo, el actual gobierno trata de dar una respuesta mediática a la creciente problemática de inseguridad, tal como sucedió hace varios años cuando se reformó la Constitución para establecer las bases de coordinación en materia de seguridad pública y los principios de formación de las instituciones policiales. Tales reformas aún siguen sin aplicarse evidentemente. Ahora esta reforma para establecer el Mando Único no tendrá la eficacia que se requiere para efectivamente controlar y establecer mejores estándares de calidad a las instituciones de seguridad si no se logra romper con inercias y esquemas de simple control político de los gobernadores sobre las corporaciones de seguridad y, sobre todo, combatir la corrupción en todos los niveles.

Se debe establecer un mecanismo de revisión y evaluación objetivo sobre los cuerpos policiales municipales que logren aprobar los estándares que se definan en el marco de la ley por especialistas nacionales e internacionales. Que dicho proceso sea el inicio de una revisión al modelo actual que está demostrando su agotamiento.

Los gobernantes deben dejar de pensar que el principio que sostiene a una corporación policial es únicamente la lealtad, puesto que ello sólo ha desembocado en complicidad y corrupción. Los principios en los que se deben basar el desempeño policial deben ser la profesionalización, la eficacia, la mística de servicio y la confianza ciudadana.

Nutriseg-control-temperatura-compostas

El país se encuentra en una etapa de crisis económica, sin embargo, no debe ser motivo para que nuestros policías se vean afectados en la calidad de vida que merecen ellos y sus familias. Bien vale la pena sanear de la corrupción las finanzas públicas para brindarles a tales servidores públicos una expectativa de vida que no deseen traicionar con la delincuencia sino, por el contrario, que dignifique su función y decidan devolver a la sociedad la retribución que les otorga.

En este contexto, es tan importante la reforma constitucional del Mando Único, como la reforma legal en materia de combate a la corrupción, garantizando su plena eficacia en todos los ámbitos, puesto que es imposible que subsistan gobiernos corruptos y logremos la limpieza y profesionalización de las corporaciones policiales al mismo tiempo.

La reforma constitucional al sistema anticorrupción tiene más de ocho meses de haber sido aprobada sin que se haya emitido la legislación que se supone hará efectivos sus principios, sin embargo, ¿antes se dará paso a otra reforma constitucional que también requerirá de otros meses para su implementación? Sin olvidar que más allá de las reformas legales es imprescindible la voluntad que se traduzca en acciones, puesto que sin esta última, continuaremos aparentando los cambios y padeciendo de la profundización de la crisis.

 

Twitter:@asalinastorre