Diez millones
Nutriseg-termometro-cooper-1246-02c

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Existe una percepción generalizada acerca del panorama sombrío para 2017, pero también de que el gobierno tolera de manera selectiva la corrupción, la impunidad y es omiso ante muchos otros problemas.

Sin duda alguna que hay circunstancias que escapan al control del gobierno, tales como el resultado de las elecciones en el vecino país del norte, el precio internacional del petróleo, la cotización del dólar, incluso la inseguridad del país; sin embargo, el gobierno no sólo puede desplegar una serie de acciones que pudieran atenuar los impactos negativos de las circunstancias mencionadas, sino, además, actuar responsable y firmemente con respecto de otras, de las cuales sí tiene capacidad de control y actuación.

Es injustificable que ante el escenario de crisis económica que padecen más de tres cuartas partes del país aún se tolere y proteja de manera selectiva la corrupción evidente en los tres niveles de gobierno.

Existen casos en los que, de manera ilegal, se acusa sin respetar los derechos y garantías de un Estado democrático de derecho, con la única finalidad de aparentar un combate a la corrupción, intentando recuperar la legitimidad perdida. En otros casos es evidente e insultante la criminalidad, impunidad, total descaro y franca complicidad con que se desempeñaron y siguen actuando gobernantes de diversas entidades federativas y muchos presidentes municipales.

Se siguen acumulando las evidencias sobre el abuso no sólo hacia el erario, sino de las concesiones y facultades de que disponen gobernantes de todos los niveles, aprovechándose del entramado de complicidades y compromisos.

A lo largo y ancho del país se conocen historias de personajes de la farándula, del mundo deportivo, supuestos empresarios exitosos, entre otros, de los cuales se valen los partidos políticos para ganar elecciones, sin importar que dicha persona reúna las cualidades que se requieren para cumplir eficazmente su desempeño o que disponga del cargo con una carta que le permita actuar con total impunidad.

El ciudadano está padeciendo los estragos de esta situación en la que los gobernantes actúan sin control alguno, ya que los que fueron conquistados con sangre y sufrimiento en la historia de la humanidad han terminado por ser cooptados o anulados por las redes de la complicidad.

En la actualidad, la sociedad no tiene confianza en las fiscalías, supuestamente autónomas, responsables de investigar y perseguir la delincuencia, ni tampoco en el sistema judicial, en particular de las entidades federativas, a pesar de que haya servidores públicos profesionales y comprometidos en muchas de ellas.

Por un lado, la sociedad percibe con indignación y en muchos de los casos padece la corrupción y la complicidad de las instituciones en la mayor parte de las instituciones públicas. Por lo que el gobierno, pero sobre todo el partido gobernante, carece de legitimidad y credibilidad ahora para responder ante la sociedad con respecto a la crisis energética y económica internacional en la que, supuestamente, carecía de margen de maniobra.

La sociedad está molesta por todas las situaciones que padece cotidianamente: inseguridad, delincuencia, falta de oportunidades laborales bien remuneradas, falta o baja calidad en los servicios de salud pública, corrupción, abuso de autoridad, ineptitud y, en estos días, la molestia se transforma en cólera por los anuncios del incremento de los precios de la gasolina, la luz y el resto de los aumentos que deberán suceder como consecuencia de ello.

Aun cuando existan explicaciones para cada uno de estos problemas, el ciudadano percibe denominadores comunes: la insensibilidad, ausencia, ineficacia y corrupción de la clase gobernante.

Hay aspectos que se encuentran fuera del alcance del gobierno, pero es injustificable y raya en muchos más calificativos que lo que sí está al alcance de la clase gobernante para responder a la sociedad y que, por el contrario, continúe actuando como si no pasara nada o que todo debiera seguir igual para seguir disfrutando de los privilegios que aún se tienen, sin tomar en consideración que se está poniendo en peligro la seguridad y estabilidad de toda una nación.

Twitter: @asalinastore