Nutriseg-control-temperatura-compostas

El cambio que ya comenzó

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El próximo 31 de enero cierra un importante ciclo de transformación en el estado de Puebla. Rafael Moreno Valle está a contadas semanas de entregar una gestión que, además de recuperar el orgullo de los poblanos, representa una administración referente en los gobiernos emanados del Partido Acción Nacional, por la relevancia de los resultados alcanzados en los más diversos renglones de política pública. Sin duda existen retos colectivos que persisten, pero también mucho mejores capacidades sociales e institucionales para hacerles frente. 

Poco queda hoy de aquella entidad marcada por la mala administración del gobernador anterior, Mario Marín. Puebla estaba sumida en el abandono, con indicadores de calidad en servicios de educación, salud, transporte y pobreza, ubicados todos entre los últimos de nuestro país. Las carencias de bienestar en lo familiar se acompañaban de la escasez en las fuentes de empleo e inversiones que preferían migrar a otros estados más competitivos, o simplemente no consideraban a Puebla dentro de su estrategia de negocios.

Sin embargo, Moreno Valle junto con el PAN lideró un movimiento de cambio profundo. Un modelo de gestión con avances sin precedentes, avalados por terceros independientes, que de replicarse por otros gobernadores panistas, refrendará el respaldo de los ciudadanos en otras regiones a Acción Nacional, tanto en comicios locales como en la elección federal de 2018. Una administración muy distinta, la de Puebla, a la observada con preocupación en otras entidades, donde los resultados dejan mucho que desear por la falta de infraestructura para el desarrollo y el manejo irresponsable de los recursos públicos en una coyuntura por demás adversa.

A partir de una rigurosa disciplina administrativa y de gasto público, Puebla consiguió su transformación sin pedir un solo peso prestado. En materia de salud se invirtieron montos superiores a lo sumado en las últimas tres décadas. Ello posibilitó la construcción o renovación de más de 50 hospitales y 550 clínicas. Infraestructura hospitalaria que permitió lograr el mayor crecimiento en acceso de servicios de salud del país, además de conseguir la cobertura universal de salud para los poblanos tras ocupar en años recientes el lugar 29 nacional.

En educación, la historia no fue muy distinta. Se emprendió un esfuerzo integral con maestros, padres de familia y alumnos para revertir los últimos lugares nacionales en calidad educativa. A los estudiantes se les entregaron mejores recursos tecnológicos, becas y uniformes; mientras que a los profesores se les otorgaron incentivos para su capacitación. De acuerdo con los datos de la prueba PLANEA, elaborada por el INEE, hoy Puebla es el primer lugar en matemáticas y segundo en español, lo cual la ubica como el estado con mejor desempeño a nivel país en educación media superior.

A la par del trabajo realizado en beneficio directo de las familias, la administración de Moreno Valle mejoró el clima de negocios para detonar el empleo y generar entornos sociales más inclusivos. De acuerdo con el Doing Business del Banco Mundial, Puebla está entre los cuatro estados más competitivos de México. Las condiciones generadas por firmes decisiones de gobierno, facilitaron la apertura de miles de empresas —entre ellas la primera planta de autos de lujos del país—, se atrajeron cinco mil 147 millones de dólares en Inversión Extranjera Directa y se crearon más empleos que en los 13 años anteriores a 2011.

Finalmente, el estado de Puebla ha vivido una transformación con la construcción de autopistas, carreteras, distribuidores viales, transportes articulados y ciclovías que hoy permiten un desplazamiento más rápido de personas y mercancías. Asimismo, a diferencia de millones de familias que en otras entidades están condenadas en sus tiempos de ocio a los centros comerciales, los poblanos disfrutan de espacios públicos renovados, así como de nuevos lugares de clase mundial como es el Museo Internacional del Barroco. Por todo ello, en Puebla comenzó el cambio que México necesita.