Diez millones
Nutriseg-control-temperatura-concretos

¿Renunciar sería una irresponsabilidad?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, encabeza una de las dependencias fundamentales del gobierno federal, no sólo para impulsar la competitividad e interconectividad del país, sino para garantizar el derecho esencial de todo mexicano, que es la vida misma

En ese contexto, su toma de decisiones como primer responsable de proyectos en el sector ha estado marcada de manera frecuente por la polémica. Al margen de otros casos ventilados en la arena pública, la serie de posicionamientos del funcionario ante los hechos acontecidos en el Paso Exprés de la carretera México-Cuernavaca, donde dos personas resultaran fallecidas como consecuencia de una labor con escaso esmero por parte del primer círculo de decisiones de la SCT en las fases de construcción, supervisión y entrada en operaciones de dicha obra de infraestructura, no corresponde con la esperada de la cadena de mando que pasa por el secretario, como también por el subsecretario de Infraestructura y directores generales del ramo, que detentan en conjunto tan sensibles responsabilidades.

Resulta complejo defender la continuidad del secretario Ruiz Esparza, cuando éste se resiste a dejar su puesto en el gabinete, así su permanencia pueda representar un obstáculo al deslinde oportuno de responsabilidades con el que se dice comprometido. Por el contrario, lo que garantiza clarificar de manera exhaustiva y objetiva, la existencia de cualquier posible infracción vinculada a la construcción del Paso Exprés e imponer, en su caso, las sanciones correspondientes, es la entrada de un relevo a la SCT que con imparcialidad garantice certidumbre en la indagatoria. Inclusive pensando en la propia credibilidad del actual secretario, ningún proceso de investigación debiera pasar por su escritorio o vía de influencia.

Es complicado, también, defender la continuidad, cuando en el marco de la inauguración del Paso Exprés se ofrece a la opinión pública toda una relatoría sobre las extensas obras de drenaje realizadas en el marco de su construcción, mientras en un segundo momento, se acusa que la causa del socavón es la falta de un embovedado de alcantarilla y que no fue ejecutado por las empresas contratadas. Incluso, la SCT se dio tiempo para hacer del Paso Exprés material de difusión en una publicación institucional, según reporta la prensa. Entonces, ¿por qué el funcionario pide ante el Senado de la República no darle filos políticos al caso, cuando fue él mismo quien los capitalizó desde su propio discurso?

De acuerdo con el artículo 36 de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, a la SCT le corresponde, entre otras obligaciones, construir y conservar los caminos y puentes —sean éstos federales o en cooperación con los gobiernos de las entidades federativas—, así como el otorgar las concesiones o permisos para la construcción de las obras que le corresponda ejecutar. Esto es, por definición, la Secretaría tiene la tarea legal de supervisar el correcto diseño, ejecución, puesta en marcha y mantenimiento de la infraestructura bajo su sector. En ello, el principal responsable de dar la debida supervisión y acompañamiento a los proyectos es el titular de Comunicaciones y Transportes. Por eso llama la atención los intentos de delegar a las empresas esa responsabilidad, cuando se trata de una gestión administrativa convocada por esa dependencia y financiada con recursos públicos.

En este sentido, el gobernador de Morelos, el alcalde de Cuernavaca o las empresas participantes podrán argumentar públicamente lo que quieran. Quien desde el origen hasta hoy siempre ha tenido bajo su responsabilidad directa el garantizar eficiencia en el diseño, calidad en la ejecución de la obra, supervisión de los avances del plan ejecutivo y la previsión de acciones ante los riesgos derivados de una infraestructura de tal envergadura como la del Paso Exprés, sin tener que esperar de manera pasiva a que una autoridad de otro orden de gobierno o la estructura burocrática bajo su mando le notificara fallas, es Gerardo Ruiz Esparza.