Diez millones
Nutriseg-termometro-cooper-1246-02c

PRI vs. PRI

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La Semana Santa de este año ha sido pródiga en señales justicieras. La representación del vía crucis ha corrido a cargo de distinguidos militantes del PRI. Salvo el penoso caso de quien personificó a Judas Iscariote en un poblado de Michoacán y que murió ahorcado al escenificar la muerte del famoso traidor, las noticias sobre otras detenciones han sido celebradas por todos.

En Italia aprehendieron a Tomás Yarrington y en Guatemala a Javier Duarte ¿Por qué uno en Italia y otro en el país vecino? Se desprende fácilmente que a Yarrington la PGR no lo estaba persiguiendo. Lo detuvieron a solicitud del gobierno estadounidense. En un inicio la PGR trató de montarse en la detención pero fue congelada inmediatamente por las autoridades italianas. Ni las manos metieron.

La detención de Duarte parece más bien una entrega pactada. Si así fue, de cualquier forma es meritorio tener a ese individuo en proceso de pasar varios años en la cárcel. Sin embargo, todo suena raro en términos de la detención. La nota indica que estaba reunida toda la familia en el hotel de la detención y que poco antes habían abordado un avión privado –la esposa y los hijos– para trasladarse al lugar en que se encontraba el exgobernador y ahí solamente fue detenido él. Suena raro. Recordemos que el gobernador que sigue proceso judicial es Guillermo Padrés –del PAN– y él se entregó, no lo atraparon. La PGR en uno de los actos de mayor vileza en los últimos tiempos, decidió aprehender al hijo del exgobernador sonorense y encerrarlo en una cárcel de máxima seguridad por el delito de crimen organizado –de lo cual no acusa ni al papá. En realidad Guillermo Padrés Jr. Está en la cárcel por el insólito delito de ser hijo. Pero así es la PGR peñista: una combinación de encubrimiento, inacción y sevicia.

Pero bueno, como dijera el clásico: haiga sido como haiga sido, el gobernador con fama de ser el más corrupto entre los corruptos está detenido. Y el que tenía fama de ser el más narco también lo está. Del segundo podemos estar tranquilos, pues todo depende de las autoridades estadounidenses y los delitos que le finquen. Las mexicanas ya declinaron participar en el proceso. Pero en el caso del famosísimo Javidú el peligro está en que serán los propios compañeros de partido del exgobernador los responsables de seguir el caso en su contra.

Nutriseg-termometro-cooper-1246-02c

Paradójicamente, le toca a un gobierno priista encerrar a sus militantes en la cárcel. Lo que siempre temieron de los gobiernos del PAN, les toca hacerlo a ellos mismos. Se encubrieron hasta lo inimaginable. Ayer circulaban los tuits de hace un par de años de felicitación de cumpleaños a Duarte. Miembros del gabinete, gobernadores… Se entiende que ninguno sabía en qué iba a terminar el asunto, pero de que sabían que era un corruptazo, lo sabían.

Hay quienes dicen que es una cortina de humo. No creo que les dé para hacer cortinas de humo, los escándalos son gigantescos. Lo de Duarte no quita lo de Borge, y éstos no borran lo de Lozoya y así por el estilo. Claro, si este gobierno decide concluir haciendo justicia en materia de corrupción, podría encontrar en la tumba de su propio partido, su salvación. Es PRI vs. PRI.

@JuanIZavala