Diez millones

Se publica Constitución antidemocrática

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En una democracia no se puede admitir que la elaboración de una Constitución se le encargue al gobernante en funciones 

Finalmente, ayer el jefe de Gobierno en un acto protocolario en el palacio del antiguo ayuntamiento, ordenó la publicación de la nueva Constitución para la Ciudad de México.

Lo hizo sin tomar en cuenta la solicitud de 17 organizaciones ciudadanas que presentamos 37 mil 084 firmas de ciudadanos inscritos en la lista nominal de electores, de acuerdo con lo que ordena la Ley de Participación Ciudadana, para que se convocara a plebiscito el proyecto aprobado. Es increíble que en esta ciudad que se presume poner a consulta hasta la ampliación de una banqueta, resulte que la ley marco que va a regir el destino de la Ciudad de México en los próximos años no sea llevada a referéndum o plebiscito.

El jefe de Gobierno y la Asamblea Constituyente tampoco tomaron en cuenta la mayoría de iniciativas ciudadanas que fueron presentadas —más de mil 900— y se aferraron a un documento preestablecido, elaborado por un grupo de “notables” que no representa a la sociedad capitalina.

Este grupo redactor no llamó a los colegios especializados, barras de abogados, cámaras empresariales, sindicatos, universidades ni a verdaderos expertos. Prácticamente todos los constitucionalistas, editorialistas y analistas estuvieron en contra del documento.

Las mayores críticas se centraban en lo complejo y extenso del documento y en la definición casi interminable de una serie de derechos que lo único que van a generar es que en esta ciudad no se respeten ni los derechos fundamentales.

Ayer también se conmemoró el aniversario de nuestra Carta Magna. Prácticamente todos los analistas señalaban que los constituyentes de 1917 no reconocerían el actual documento, después de 229 decretos de reforma con 700 cambios a la Constitución original.

Termometros-refrigeracion-avaly-01

En un acto previo el sábado pasado, Porfirio Muñoz Ledo y Cuauhtémoc Cárdenas pontificaban con su estilo clásico diciendo “…la Constitución ha muerto...” refiriéndose al centenario de la Constitución. No sé si Porfirio Muñoz Ledo estaba pensando también en el documento recién aprobado en la CDMX, mismo que nació muerto. Y nació muerto porque es ajeno a la sociedad capitalina; es la imposición de una minoría contra el pensamiento de la mayoría de los ciudadanos.

Desde un inicio denunciamos que el proceso era antidemocrático, que estaba amañado de principio a fin. Desde la decisión de elegir sólo a 60 de los 100 constituyentes e imponer a los otros 40, con el único fin de crear una mayoría ficticia. Aquí lo dijimos la semana pasada, el PRI obtuvo sólo 5 de los 60 diputados y logró 22 escaños, lo mismo el PRD que pasó de 19 electos, a 29 escaños. Gracias a esta “mayoría” creada artificialmente se logró imponer un proyecto que no era de la Asamblea Constituyente, sino del jefe de Gobierno. En una democracia no se puede admitir que la elaboración de una Constitución se le encargue al gobernante en funciones. Lógicamente ese documento sólo refleja el interés particular y no el de la sociedad. La nueva Constitución de la CDMX representa sólo la plataforma político-electoral del PRD y de Miguel Ángel Mancera para 2018, no obedece al interés y al bienestar de la mayoría de los capitalinos.

Efraín González Luna, uno de los fundadores de Acción Nacional en 1939, al referirse a la Constitución de 1917 decía que “…era paradójico que una nación se negara a sí misma oficialmente, dilapidara su tesoro nacional y fuera manejada y oprimida por una minoría...”.

Los miembros del Comité Ciudadano por el Plebiscito afirmamos lo mismo respecto a la nueva Constitución aprobada de la CDMX y haremos todo lo que esté a nuestro alcance, para que este documento sea llevado a la consulta de la sociedad antes de su entrada en vigor en 2018, pero sobre todo, denunciaremos la burda manipulación de la cual hemos sido objeto los capitalinos.

ciudadposibledf.org

@JL_Luege