Diez millones
Termometros-refrigeracion-avaly-01

Gómez del Campo Mariana

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La lejanía entre el Gobierno y el pueblo mexicano tiene en la supuesta “verdad histórica” del caso Iguala su muestra más evidente, se volvió demasiado amplia la brecha entre la indignación de los no escuchados y la indiferencia de autoridades incapaces de resolver problemas. Esta lejanía no es algo que sólo se perciba al interior del país, esta misma semana el diario New York Times señalaba al gobierno por su tendencia a manipular, negar o mantenerse ajeno a las crisis.

El Informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Internacionales es un parteaguas no sólo para la investigación sino porque asesta uno de los golpes más severos a la credibilidad de la administración del Presidente Peña Nieto. Algo que debe sacudir a todo el aparato gubernamental para cambiar tanto el rumbo como para crear puentes de comunicación y sensibilidad con los ciudadanos.

Llama la atención que ante el Informe, la respuesta oficial haya sido que se incorporara a la investigación, lo que mostraría cierta apertura. Sin embargo, hay muchos riesgos; el primero, que queden sólo en declaraciones para salir del paso;  segundo, que las autoridades estén rebasadas e incluso que estén frente a la disyuntiva de reconocer que lo dicho por el ex Procurador Murillo Karam no era cierto y por tanto exhibirse o tener que maniobrar para ocultar los errores cometidos.

Como dije antes, este es el momento preciso para dar un “golpe de timón” y abandonar la estrategia del “spot” en televisión o de guardar las apariencias, para dar paso a una etapa totalmente distinta donde las autoridades federales comiencen a gobernar en verdad y busquen solucionar los problemas desde sus causas.

La economía podría crecer sí se le quitara el freno de la Reforma Fiscal, la seguridad podría mejorar si se deja de ver a los gobernadores como menores de edad y se les obliga a hacer su parte, el caso Iguala podría convertirse en el pilar para dar esperanza al pueblo de México o para condenar a este sexenio. Estamos a la mitad del camino, todavía estamos a tiempo.

Frase:

Es el momento para dar un “golpe de timón” y abandonar la estrategia del “spot” o de guardar las apariencias, para dar paso a una etapa donde las autoridades comiencen a gobernar en verdad.