Diez millones
Nutriseg-control-temperatura-concretos

El contagio del crimen

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La presencia del crimen organizado en nuestra ciudad ha sido insistentemente negada

Dos hechos han dejado en claro algo. El crimen organizado habita en el corazón de la Ciudad de México.

Por una parte, los propietarios de la taquería El Borrego Viudo denunciaron el despojo del que fueron víctimas, presuntamente por parte del grupo delictivo La Unión de Tepito. Hecho que, además, ha generado una serie de declaraciones cruzadas por las múltiples confusiones que hay alrededor del caso.

En otro hecho, un intento de robo o extorsión en la Plaza Meave dejó un muerto y por lo menos dos heridos. De igual manera, se presume que los delincuentes serían miembros de la Unión de Tepito.

Evidentemente, confirmar que los delincuentes sean o no del mencionado grupo delictivo, es importante. Pero más lo es reconocer una realidad que desde hace algún tiempo agobia a nuestra ciudad: la presencia del crimen organizado. Situación que ha sido insistentemente negada, como si se tratara de un cáncer terminal.

La ciudad se está contagiando —o más bien está importando— este mal que aqueja, principalmente, a la entidad vecina del Estado de México. El cobro de piso, la extorsión, el chantaje como nuevo modelo de negocio con el cual han tenido que aprender a vivir los ciudadanos y comerciantes, y que es tolerado por las autoridades de la entidad mexiquense.

No podemos, de ninguna manera, presumir que tendremos que acostumbrarnos a vivir esta realidad de violencia e ilegalidad. Por el contrario, debemos exigir que la ciudad regrese a su vocación de terreno libre de crimen organizado.

No es un conflicto orgánico de la ciudad y de sus habitantes. Es un problema que otros estados del país viven a diario por la complacencia o complicidad de los gobernantes. Y ahora los criminales buscan a dónde extenderse. ¿Qué mejor botín que la Ciudad de México?

Cerremos filas en torno a las autoridades locales. Exijamos que los gobernantes de las entidades periféricas a la ciudad hagan su trabajo con controles efectivos al crimen organizado.

Nutriseg-control-temperatura-concretos

No se trata de mantener inmaculada a la Ciudad de México. Se trata de contener a los criminales. De señalar a los responsables que dejan que se extienda en sus entidades. De exigir coordinación y corresponsabilidad de la federación para el combate puntual.

No nos acostumbremos al encabezado en los medios donde el común denominador sea la nota que dio el crimen organizado en la ciudad.

Combatamos todos, desde la trinchera que nos toca.