Diez millones

Combustible del desorden

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El gobierno federal pretende instalar y abrir más estaciones de servicio de gasolina por toda la Ciudad de México.

El inicio de 2017 ha sido turbulento. El cierre de 2016 ya anticipaba un nuevo año con retos internos y externos que nos pondrán a prueba como sociedad y como estructura de gobierno. El incremento en el precio de la gasolina y la reacción de la sociedad ya nos anticipan lo que podríamos esperar ver en los primeros meses del año. Conmociones sociales e impactos a la economía de los mexicanos. Aunado a esto, el gobierno federal pretende instalar y abrir más estaciones de servicio de gasolina por toda la Ciudad de México en contra de la normatividad local y por encima de las regulaciones que se han establecido para ello.

La Comisión Reguladora de Energía solicitó a las entidades federativas que ajusten su marco legal para permitir la expansión del número de estaciones de servicio. Lo anterior sin reglas claras y en franca contradicción a lo que hoy en día establece la ley. Aunque hoy no se tienen lineamientos únicos para la instalación de gasolineras en el país, de manera general la guía vigente es el Programa Simplificado para el Establecimiento de Nuevas Estaciones de Servicio, emitido en 1994 y que sienta las bases para la distribución del combustible a través de las gasolineras. Sin embargo, cada entidad federativa tiene la facultad de emitir sus propias normas para la instalación de estas estaciones de servicio. Es aquí en donde la CDMX sobresale del resto de los estados, pues se ha dedicado un especial esfuerzo en la regulación a través de la Ley Ambiental y al Reglamento de Impacto Ambiental y Riesgo en donde se han colado capítulos exclusivos para esta ordenación.

Entre las especificaciones se estableció que no podrán estar cerca de escuelas o de conjuntos habitacionales, además de que deberán contar con el visto bueno de las asociaciones vecinales de la zona impactada, así como presentar un estudio de impacto ambiental. Éstas y otras condiciones quieren ser hoy omitidas por el gobierno federal.

Nutriseg-control-temperatura-compostas

La Comisión Reguladora de Energía ha pedido a los estados que flexibilicen sus reglas para crecer el número de estaciones de servicio.

Fieles a una tradición poco federalista, el gobierno de la República pretende imponer a los gobiernos locales una estrategia desarticulada, sin sentido y contraria a las políticas públicas que han impulsado las autoridades en los estados.

El jefe de Gobierno de la Ciudad de México ha manifestado ya su desacuerdo, y con sobrada razón. Las políticas y el marco normativo de la capital no pueden y no deber ser modificados por una exigencia desmedida de la federación. Hoy lo que hace falta es la coordinación y la estrategia conjunta entre los distintos órdenes de gobierno.

Que levante la mano quien quiera tener una gasolinera de vecino. Exacto, ni siquiera lo harían los funcionarnos federales que han emitido tal petición. Las decisiones de la federación están impactando a los gobiernos y a los ciudadanos.

 Las protestas hoy están ocupando las calles, pero también han facilitado que el oportunismo y el vandalismo mengüen y diluyan la protesta social. Es responsabilidad de las autoridades garantizar la libre expresión y manifestación social, pero de ninguna manera tolerar el vandalismo que ocupa las primeras planas de los medios de comunicación y rezaga a las páginas internas la verdadera raíz de la protesta.