Diez millones
Termometros-refrigeracion-avaly-01

La prueba

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Gracias al pueblo de México, que mostró nuevamente su grandeza y su solidaridad en tiempos difíciles, cuando más lo necesitan.

Gracias a todas las naciones que han mandado ayuda, a los rescatistas de esos países que poco a poco han llegado a nuestro muy dolido México para salvar a sobrevivientes debajo de los escombros. Los mensajes de aliento nos confortan mientras el socorro llega.

Gracias a nuestras Fuerzas Armadas por su entrega, compromiso y dedicación incansable que tantas vidas ayuda a salvar. La esperanza al ver la primera fila de marinos y soldados entre los rescatistas nos reiteran su vocación solidaria.

Gracias a todos aquellos que han donado en especie o en efectivo para mitigar el dolor de este sismo. Toda la ayuda es invaluable. Las imágenes de los socorristas y voluntarios, de los coches, camionetas y camiones repletos de ayuda nos demuestran de nuevo que nuestra humanidad es más grande que nuestras diferencias.

Gracias a todos los que han ayudado sin protagonismos ni lucro político ni poderes fatuos. Se desdibujan las filias y fobias para levantarnos en un unísono que detrás se embelesa con nuestro Himno Nacional.

Gracias a todos los que me han ayudado a ayudar a los que han sufrido y siguen sufriendo.  A mis amigos, conocidos y colaboradores. A todos, gracias.

Malditos aquellos que por corrupción y dinero construyeron con materiales de mala calidad para ganar más. Hoy sobre sus conciencias las pérdidas humanas y materiales que están destrozando la vida de cientos de personas.

Malditas aquellos que no supervisaron las construcciones, que siendo prácticamente nuevas se vinieron abajo. La ambición inmobiliaria como factor determinante del dolor de los mexicanos.

Malditos quienes, en medio de la confusión y terror, aprovecharon para cometer delitos, asaltando a los automovilistas que buscaban llegar con sus familias, quienes usaron uniformes de las autoridades para meterse robar a las casas de las personas que temían por su vida y patrimonio.

Nutriseg-control-temperatura-compostas

Miserables quienes jugaron y manipularon la esperanza y anhelo inventando historias de niños atrapados y susceptibles de rescate, manteniendo una escena de expectativa que robaba el aliento y poco a poco terminaba con nuestra ilusión.

Miserables quienes exhibieron su vileza inventando fake news para lucro o golpeteo político. Cuando las redes sociales mostraron su naturaleza para facilitar la comunicación, no faltaron los insensibles que aprovecharon la confusión para difundir miedo, caos y desconcierto.

Por último, mi corazón y mi afecto a mi amigo Enrique por su irreparable pérdida, así como a todos a quienes este sismo les arrebató un pedazo de su alma y les quitó a algún ser querido.

El destino nos puso a prueba, el mismo día que hace 32 años —las extrañas coincidencias de la vida—. Los mexicanos  han dado cátedra de solidaridad y humanidad. Es, sin lugar a dudas, el rostro de lo que verdaderamente somos.