Diez millones

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Ante la incertidumbre por el actual panorama lo único que no debemos hacer es quedarnos quietos, no hacer nada 

Actualmente, la única certeza que hay es que prevalecerá un clima de incertidumbre. Así lo advirtió Joseph Stiglitz durante su más reciente visita a nuestro país.

La incertidumbre provoca temor, paraliza y lo único que no debemos hacer ante ese panorama es quedarnos quietos, no hacer nada. Por el contrario, los mexicanos debemos ser solidarios, enfrentar juntos la adversidad, porque un solo individuo no puede brindar todas las soluciones.

La solución no está en poder de una persona o un candidato, la solución está en un proyecto, resultado del debate, de la participación de todos los sectores del país, del diálogo abierto. Es por eso que la unidad a la que hemos convocado para trabajar con la gente es en torno a un proyecto de Nación.

En cada oportunidad que he tenido, he señalado que como partidos políticos hoy, ante la difícil situación del país, estamos obligados a demostrar que somos verdaderas herramientas al servicio de la gente, que es nuestro deber impulsar la participación de todos y cada uno de los que vivimos en el país y convocar más allá de siglas y colores, a un gran diálogo y debate de lo que debiera ser el rumbo correcto para nuestro país.

Discutir con todos, ciudadanos, movimientos sociales, partidos políticos, empresarios, intelectuales, los temas con los que verdaderamente se pueden dar la transformación de México. Es esta apertura lo que nos ha diferenciado como izquierda responsable, de vanguardia.

Como lo ha impulsado desde hace mucho y reiterado recientemente el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas: “todos cabemos, nadie sobra, todos hacemos falta y a nadie debe excluirse”. Pero también advierte que la unidad debe tener sentido, no debe darse en torno a una persona sino detrás de un proyecto, con un sentido más allá de la sola protesta.

Bajo esta convocatoria, no debemos escatimar esfuerzos para construir, desde todos los frentes posibles, un proyecto para cambiar el rumbo y dar la certidumbre que los mexicanos tanto necesitamos en estos momentos.

Ante el ya agotado modelo de país, mantenemos un llamado para sumarnos a trabajar por la construcción de una ruta que garantice empleo, educación, justicia, salud, un México próspero y en paz para nuestras familias.

Es momento de que gobiernos locales, partidos de oposición, universidades, empresarios, sindicatos, organizaciones sociales, absolutamente todos, reconociendo nuestras diferencias, abramos la puerta a un gran diálogo por un proyecto de país diferente.

Para lograr este cambio, debemos reconocer como fundamental la conformación de nuevas mayorías, que más allá de los contrastes de siglas y de colores, encuentren en este proyecto no solo coincidencias, sino su verdadera razón de ser.

Para poder materializar este cambio de rumbo, necesitamos ver más allá de la ganancia electoral, tenemos que demostrar que lo más importante es que quien gane sea la gente.

Durante más de medio siglo los partidos hemos tratado de contrastar ideas para sumar voluntades, cada seis años en las elecciones decidimos por nuevas visiones de país, polarizando a millones de mexicanos.

Se han generado alianzas electorales en torno a una sola persona, hemos creído que la solución está en encontrar un líder, otras tantas un partido y algunas más en un asunto de ideologías de izquierdas o derechas, pero lo cierto es que hoy que vivimos uno de los momentos más difíciles para las y los mexicanos, estamos obligados a ir más allá del interés particular y pensar verdaderamente en México.

Presidenta nacional del Partido de la Revolución Democrática.
@Ale_BarralesM