Nutriseg-termometro-cooper-1246-02c

Aminadab Pérez Franco

Consideraciones sobre la política de movilidad y las condiciones ambientales en la Ciudad de México

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El miércoles 30 de marzo de 2016, el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, anunció la aplicación generalizada del Programa Hoy No Circula a todos los vehículos que circulan en la zona metropolitana, sin importar su holograma de verificación, a partir del martes 5 de abril y hasta el 30 de junio del presente año.

Esta decisión obedece a la elevación de los índices de contaminación en el Valle de México derivada tanto del nivel de emisiones contaminantes como por las condiciones atmosféricas adversas que en esta época disparan los niveles de ozono por la alta radiación solar y la escasa presencia de vientos que dispersen los químicos precursores del ozono y las partículas suspendidas.

Leer más...

Los pecados del PAN: La envidia como negación de la patria ordenada y generosa

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Publicado en la revista Bien Común y Gobierno

Números 204-205, diciembre 2011-enero 2012, pp. 21-31

 

Existen varias connotaciones del término envidia aplicables a la actividad política. En este caso, la envidia sería la incomodidad o insatisfacción derivada del éxito de otros políticos; el olvido de la trayectoria propia ante la obsesión por el desempeño de figuras públicas a las que se quiere emular; el resentimiento que causa el hecho de que alguien detente el cargo al que uno aspira o que tuvo, o simplemente por las ganas de querer ocupar el puesto que otro tiene y gozar de sus prerrogativas: se envidia así al líder, al dirigente, al candidato, al gobernante o al legislador, al ideólogo, o a todos ellos.

Cuando en política se siente envidia, se vuelve insoportable constatar el triunfo político de otras personas o el recuento de sus logros y realizaciones, lo que causa, en muchos casos, una patología del poder en la que el actor político deja de preocuparse por mejorar sus capacidades o desempeño, porque dedica buena parte de su actividad a hablar y actuar tratando de que al envidiado le vaya mal, lo peor posible. La vocación política se tuerce entonces para volverse crítica interminable, amargura y frustración que, en algunas ocasiones, tiene un alivio momentáneo cuando los envidiados caen en desgracia: el enfermizo placer de ver correr la sangre de un odiado adversario para luego voltear la mirada y encontrar a un nuevo personaje a quien odiar.

Leer más...

El PAN: ¿doctrina o pragmatismo?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Históricamente, el PAN ha vivido una pugna entre los militantes quienes participan en el mismo desde la perspectiva de apegarse a los principios, ideales y al deber ser del Partido y de la política, en contraste con quienes toman los principios sólo como una guía supeditada a lo que permiten las posibilidades viables de la práctica política. Pareciera que asumirse como doctrinario supusiera reducir la capacidad de cumplir con una acción práctica, en tanto que ser pragmático implica accionar y decidir por mera conveniencia, haciendo un lado principios, valores, actitudes y compromisos.

Esta disyuntiva parece excluir la posibilidad de conjugar el pensamiento y la acción en la práctica política cotidiana de los panistas. Así se han construido, desde dentro y desde afuera, choques entre posturas que reflejan de alguna manera este dilema bajo etiquetas conocidas tales como doctrinarios contra pragmáticos, abstencionistas contra participacionistas, tradicionalistas contra neopanistas, además de las descalificaciones que se lanzan desde la óptica de que una larga militancia acumulada sería por definición más valiosa y consciente que la voluntad de un ciudadano que recién llega al PAN o que militó en otro partido, o que abiertamente se afilia en busca de un cargo directivo o gubernamental. Se asume que quienes recién llegan al Partido no conocen su doctrina por la simple razón de su corta participación, sin perjuicio de que los principios panistas también sean ignorados por muchos de quienes han acumulado una larga militancia en el Partido.

Leer más...

De la militancia comprometida al afiliado móvil

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Este martes 25 de febrero, el periódico Reforma da cuenta del incremento del padrón de militantes del PAN en el último año. La nota redondea que tras la depuración del listado en 2012 el Partido perdió al 80 por ciento de su militancia, y ahora en 2013 se registra un crecimiento del 25 por ciento, detallando el caso de entidades que tendrán elecciones locales en 2015 donde la militancia se duplica o crece significativamente. Para sazonar el texto y por mera especulación, el reportero sugiere que el incremento seguramente obedece a prácticas corporativas promovidas por grupos internos con miras a la definición de candidaturas en tales entidades. Ya ni falta hace probar o evidenciar si se trata de eso o si son ciudadanos o ex militantes que regresan al redil panista ante el desencanto con Peña Nieto; el descrédito del PAN es ya un lugar tan común que permite lucrar hasta a las plumas incipientes.

Leer más...

Orígenes y predominio de la onda grupera en el PAN

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Dejando de lado por un instante la reflexión sobre las contradicciones del Partido Acción Nacional en el siglo XXI, en la última semana fuimos objeto de muchas preguntas en medios de comunicación y redes sociales sobre el tema de los grupos al interior del Partido. Por esa razón, decidimos en esta ocasión ampliar la reflexión para complementar la perspectiva sobre ese tema.

Acción Nacional es un Partido concebido como una organización de ciudadanos. A diferencia del PRI, que es una organización de sectores y agrupaciones de naturaleza corporativa, o del PRD, que legitima en sus estatutos a tribus y corrientes, el PAN tendría que funcionar como una organización de personas, reglas claras y organismos locales y nacionales que cumplen las atribuciones señaladas en las normas internas.

Leer más...

El PAN: sobreviviente del 2013

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El Partido Acción Nacional encontró la manera de sobrevivir a su primer año fuera del poder. Ciertamente no se resolvieron los problemas que lo llevaron a perder la Presidencia de la República, pero tampoco se despedazó en pleitos intestinos como varios auguraban, ni se recuperó cabalmente como fuerza política y electoral como otros esperaban. En condiciones poco propicias, el PAN fue capaz de prevalecer a pesar de los enormes dilemas y contradicciones que lo aquejan y de los intereses que lo enfrentan.

La realidad del panismo dista mucho de la autocomplacencia y la falta de autocrítica de quienes creen que su sola presencia allana el camino a la reconquista del poder en 2018; tampoco tiene que ver con la autoflagelación de quienes insisten en que el extravío y la descomposición son casi irremediables. Tales explicaciones sobre la situación del Partido suelen reflejar la posición que se tiene respecto a la dirigencia actual y no son producto de la reflexión o el análisis que se interrumpieron abruptamente tras la suspensión de la Asamblea Nacional del 17 de marzo de 2013.

Leer más...

El PAN del siglo XXI: ¿Partido de Doctrina o de posturas que no estorben la acción política?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El dilema

Acción Nacional se creó como un Partido que sostiene principios políticos sólidos e intemporales de corte humanista, contrario a los vaivenes ideológicos y la indefinición que caracteriza a muchos de sus adversarios políticos. Sin embargo, en la actividad política concreta del presente suele prescindirse de esos principios en las declaraciones de los dirigentes, en las campañas y en las iniciativas, programas y políticas de los funcionarios públicos panistas, aparentando entonces que el PAN cae en la misma indefinición que ha criticado a sus adversarios.

Hay quienes sostienen que cuando se encabeza el gobierno no se pueden imponer los propios principios pues se tiene la obligación de gobernar para todos, contrario a lo que siempre ha sostenido el PAN respecto a que a partir de la doctrina se aterrizan propuestas, se argumenta, se orienta el trabajo político, se debaten ideas y proyectos con otras visiones doctrinales o ideológicas, además de que con ellos se construyen los programas de gobierno y las agendas legislativas.

Leer más...

De la vida institucional a la onda grupera

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El dilema:

En el siglo pasado, el PAN funcionó como una institución unitaria. El Comité Ejecutivo Nacional era el órgano rector de la vida institucional. Los órganos locales cumplían de manera autónoma los acuerdos y acciones determinadas por los órganos superiores. Cuando los dirigentes panistas acudieron a negociar con los presidentes del régimen autoritario los términos de la transición hacia la democracia, sabían que tenían atrás un Partido que respaldaría tales acuerdos. En la reforma política de 1989-90, por ejemplo, el PAN había fijado su posición institucional con el “Compromiso Nacional por la Legitimidad y la Democracia” y los acuerdos que alcanzó, incluso las reformas constitucionales planteadas años después por el Presidente Salinas, se enmarcaron en esa propuesta y cumplieron sus objetivos y exigencias fundamentales.

Leer más...