Diez millones
Nutriseg-control-temperatura-concretos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Nuestro país ha tenido momentos luminosos en su desarrollo educativo. Vasconcelos encabezó una gran campaña de alfabetización e inició un ambicioso programa de construcción de escuelas. No sólo aprovechó al máximo los escasos recursos económicos de que se disponía y al reducido número de maestros existentes, Vasconcelos supo trasmitir el propósito que lo animaba, el anhelo de superación y el sentido de pertenencia al destino común de la patria. Despertó el espíritu de solidaridad necesario, para que quien tuviera el conocimiento quisiera compartirlo con quien lo requería. Ese espíritu y su continuidad hizo posible alcanzar, décadas después, la media de ocho grados de escolaridad, aun cuando en el mismo lapso la población se había multiplicado casi diez veces.

Jaime Torres Bodet en sus dos períodos al frente de la SEP demostró un fortalecimiento de los principios y la puesta en marcha de nuevas estrategias con el Plan de Once Años y la creación de la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos, así como el fortalecimiento de la Educación Normal.

Durante décadas la preocupación principal era el abrir nuevas escuelas en las localidades donde la población carecía de estos servicios. Se aceptaba que no reunieran los requisitos indispensables, lo importante era que un maestro, en una “escuela unitaria”, sacara del analfabetismo a niños de todas las edades. Vimos “salones de clase” bajo los árboles, en las ruinas de ex haciendas, en modestas viviendas, pero la vocación del maestro y la solidaridad de los mexicanos suplía todo y recibía lo que se le daba.

El analfabetismo disminuyó considerablemente y hasta se llegó a decir que la demanda de educación básica estaba totalmente cubierta. De tal afirmación no se tuvo confirmación cierta, (no existía el INEGI). Pero los mexicanos se sentían satisfechos de saber que no estábamos entre los países con mayor número de analfabetas.

Se fueron aumentando las asignaciones presupuestales para la educación hasta llegar a niveles muy aceptables. Sin embargo, al comparar los resultados obtenidos con los de otros países con menores asignaciones, se empezó a concluir que el problema principal de la educación en México, no eran los recursos económicos.

 Una de las medidas tomadas fue la creación de la Universidad Pedagógica de la cual la mayoría de los mexicanos no conocieron cuál fue su incidencia en el propósito de elevar el nivel de capacitación de los maestros, ni en el resultado final que sería el aprovechamiento de los alumnos. No se supo cuántos normalistas ingresaron a la Universidad Pedagógica, estando en servicio, y cómo incidió en su desempeño profesional.

Hoy la meta es que los maestros sean preparados a nivel Licenciatura pero tampoco se sabe cuál es la realidad, no se conocen datos sobre esto. El tema de las Normales rurales es nebuloso y es en ellas donde se capacita a los que atenderán a quienes más necesitan formación y capacitación integral de calidad.

Nutriseg-control-temperatura-concretos

Respecto a los preocupantes resultados arrojados en las últimas evaluaciones sobre el aprovechamiento de los alumnos, los ciudadanos esperan que la Reforma Educativa pueda solucionar esa realidad.

Es un hecho que cada día nacen menos niños y que los grupos de primaria se han reducido en alumnado lo cual es bueno para la calidad de la enseñanza, pero cuántos maestros se necesitan realmente y dónde? Habrá que cerrar Escuelas Normales, donde todavía las hay?

Se requiere saber cómo va la remodelación de los locales escolares y si está cubierta la demanda de guarderías, de pre-escolar, y de escuelas de Educación Básica, con horario prolongado. Éstas son necesidades que la realidad demanda de la educación en México, no darles respuesta es condenarnos al fracaso.