Diez millones
Nutriseg-control-temperatura-compostas

Necesitamos más Mireles

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

A propósito de la posible liberación del emblemático Dr. Mireles, fundador de las autodefensas de la zona de tierra caliente de Michoacán, comparto nuevamente este artículo que publiqué por las fechas de su detención que levantó una cascada de opiniones, declaraciones y puntos de vista... Sigo pensando lo mismo.

Más allá de posiciones o lecturas estrictamente políticas o jurídicas y sin entrar a calificar la ilegalidad o la legitimidad de los acontecimientos (de los que he dejado constancia pública sobre mi postura en anteriores entregas), el ejemplo de Mireles nos deja muchas lecciones valiosas que vale la pena rescatar.

...Valentía para abandonar nuestra zona de confort...convicción para lanzarse contra una realidad con la que no se está conforme, coraje para rebelarse ante un sistema injusto...decisión para reconocer la necesidad de encontrar un causa legítima por la que valga la pena luchar y entregarse...

...Pero el mal se ahoga con abundancia de bien... nunca compartiendo los mismos medios y caminos... y creo que eso no lo supo ver Mireles...se quedó con el ímpetu y la pasión. Le faltó visión y estrategia, ¡sí!, pero nos enseñó que Michoacán hoy requiere una lectura desde la posición del otro... Que nuestro estado hoy no puede entenderse sin empatía por la tragedia, la necesidad, la aflicción o el gozo de los demás. Para eso se requiere ver al otro en sus problemas, palpar y sentir su realidad... que no basta la teoría...que es indispensable implicarse.

Para entrar en sintonía es necesario unir, compartir, armonizar y orientar correctamente todas las causas legítimas, pero no basta con la simple suma, es necesario aglutinarlas en la que debe ser nuestra causa común que es Michoacán... y en el fondo la respuesta la conocemos todos y es evidente, se ve en la mirada de su gente... justicia social.

La causa de Mireles quizá no sea tu causa, pero sin duda nos interpela a cuestionarnos el alcance de nuestra responsabilidad histórica para cambiar y reconstruir nuestro estado, y eso de suyo es muy valioso.

Veo con tristeza el que en algunos sectores sociales clave (incluso algunos auténticas elites, con responsabilidad) se acepten los paradigmas vigentes como destino manifiesto o se mantengan al margen observando el fenómeno... una realidad que pasa frente a nosotros, difícil de descifrar sin duda, paradójica, surrealista... con temor a decidirse a tomar postura o a jugar la posición que les corresponde... con miedo a pensar que lo mejor está por venir.

Ojalá hubiera más Mireles, que, entendiendo las circunstancias propias del Michoacán de hoy, asuman y reconozcan el compromiso y la importancia de implicarse personalmente en la lucha por su propia causa sin olvidar la causa común de nuestro estado.

...Necesitamos más Mireles en los sindicatos, en las normales, en el gobierno, en las asociaciones sociales, en las empresas... en las universidades... en las casas. Ciudadanos de a pie... hombres y mujeres que tomen las armas más importantes que tenemos los michoacanos: inteligencia, preparación, prestigio, tesón, nobleza... honra... esfuerzo... dignidad... Necesitamos más Mireles que logren canalizar su indignación o su ímpetu por el cambio por las vías institucionales correctas con el fin de unir, de convocar... de lograr romper la burbuja política o social que nos impide ver y aceptar la realidad que nos aqueja y duele... de entregarse por lograr un estado con mayor justicia social.