Nutriseg-control-temperatura-compostas

Sensibilidad de elefante

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Cuenta un antiguo chiste que los políticos debían aprender de los elefantes y tener el colmillo largo, la boca pequeña, las orejas grandes y abiertas, la pisada firme, la cola corta y la piel gruesa. Lo malo de este gobierno es que equivocaron en lo referente a tener la piel gruesa, creen que tener una piel así los libera de prever los problemas que pueden causar. No consideran necesitar de sentir lo que sus medidas de gobierno causan.

Su falta de sensibilidad llega a extremos que sólo pueden darse en regímenes totalitarios, sean militares o civiles. Ni por intento aceptan que pueden caer en excesos y hacen declaraciones de las que se arrepentirán por las buenas o por las malas. Una decisión equivocada no puede ser apoyada sin más. Entiendo que no es fácil decir públicamente algo distinto lo decretado por el Presidente o el Secretario del ramo, pero puede ser matizada ofreciendo salidas aceptables para la mayoría.

Las declaraciones del presidente del partido en el gobierno muestran esa aguda insensibilidad. ¿Qué los mexicanos van a olvidar el gasolinazo para las próximas elecciones? Aunque sólo el tiempo dará la razón lo cierto que a corto plazo esa declaración sólo genera más molestia.

También es insensibilidad que el Secretario Meade diga que sólo podría haberse evitado el gasolinazo con un aumento de impuestos y no mencione esfuerzo alguno del gobierno -en realidad de todos los gobiernos, el federal, los estatales y los municipales- para reducir gasto, dispendio y corrupción. Los subsecretarios de Hacienda que se han atrevido a declarar se limitan a defender la medida pero no ofrecen ni razones adicionales ni salidas alternas. Ni siquiera un intento de justificar la necesidad de más recursos o los esfuerzos que ellos harán para contener dispendios.

Termometros-refrigeracion-avaly-01

Esta sensibilidad de elefante no le ayuda al país. Generó una presión en la sociedad que no va a ser fácil contener. El volver a traer al anterior Secretario de Hacienda al gabinete en un cargo en el que no tiene experiencia no contribuye al bienestar social, más bien a la crispación.

Necesitamos un anuncio gubernamental serio de que se eliminarán corrupción y dispendio, de que se llevará a juicio a todos los que tomen indebidamente recursos del erario y de que se rescatará de inmediato lo robado, que habrá una efectiva austeridad en el gasto público, sin boatos ni desperdicios, que se acaban las prebendas a funcionarios en el uso de combustibles, etc.. O el gobierno da la muestra de apretarse el cinturón o el pueblo seguirá con las manifestaciones de rechazo.