Diez millones

Combatir el pesimismo

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

2017 se ve difícil. Será un quinto año difícil del presente sexenio en un entorno internacional complicado. El Presidente no muestra liderazgo quizá por no superar la debilidad de la economía, el desliz de la Casa Blanca, la inacción de muchos meses en Ayotzinapa y la invitación a Trump a visitarlo. Aunque la publicidad oficial inunde los medios, comparte espacios con noticias que enseñan otra realidad.

El combate a la pobreza es muestra de que la publicidad no basta para cambiar la realidad. A pesar de anuncios de instalaciones y apoyos especiales a los mexicanos menos afortunados, según el INEGI la miseria creció en México. Lo grave es que para corregir esta discrepancia se prefirió modificar la medición de la pobreza antes que corregir los programas de gobierno, dejando desamparadas a millones de familias.

El crecimiento de la economía también ha sido objeto de mejoras más cosméticas que reales. Después de meses de crecimientos magros a pesar de promesas de crecer a más del 5% anual, se prefirió modificar la medición que corregir el rumbo. Sabiendo que desde que se cambió la política fiscal se han agudizado los problemas económicos de la población, ésta se mantiene porque privilegia los ingresos del Estado. Si bien logran incidir en los medios para destacar buenas noticias, no logran contener el valor del peso frente al dólar, la medición más efectiva de confianza.

En materia de seguridad no ha habido avances en cuatro años. A pesar de una mejoría inicial, la cifra de delitos no desciende, incluso aumentó en algunos de los más sensibles como secuestros y homicidios.

El modelo utilizado sufre continuamente ajustes y cambios tanto en acciones como en responsables sin lograr mejoría en los índices de criminalidad aunque se pregone lo contrario. Los resultados políticos muestran la debilidad electoral del partido en el gobierno. Además, las múltiples acusaciones a gobernadores por malos manejos y a legisladores por su liviandad exacerban a la población en contra de todo tipo de políticos.

En el ámbito externo la amenaza que significa el nuevo gobierno de los Estados Unidos por sus declaraciones de campaña tiene al mundo en vilo, no sólo a México. Nadie sabe con certeza hasta dónde llegará en términos bélicos y comerciales, lo que hará respecto al terrorismo o a ISIS ni cómo enfrentará la agresividad comercial china. Sabemos que insistirá en la terminación del muro fronterizo y con la expulsión de migrantes, pero desconocemos la que realmente podrá hacer en el ámbito comercial.

Pero ni las bravatas de Trump ni la falta de acción de nuestro gobierno deben afectar nuestra determinación de salir adelante. Tenemos energía y capacidad de superar las adversidades. Nos hemos recuperado de peores escenarios en 1848, 1867, 1917, 1976,1982 y 1994 gracias a la creatividad y ganas de salir adelante de la mayor parte de la población. No dejemos que los acontecimientos nos afecten.