Diez millones
Nutriseg-termometro-cooper-1246-02c

Patricios para las empresas del Estado

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Mucho se ha escrito ya sobre la decisión de nombrar a Manuel Bartlett como director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), así que no me detendré en este innoble personaje sino en las tareas que se deben realizar. La CFE y PEMEX son las mayores empresas del país, estatales por decisiones presidenciales en su momento controvertidas. A partir de la fundación de PEMEX, y hasta la reciente Reforma Energética, sólo el Estado podía extraer petróleo, refinarlo y distribuirlo. Asimismo, a partir de 1960 sólo el Estado podía suministrar electricidad.

Durante más de 7 décadas PEMEX mantuvo el monopolio petrolero, y hasta el actual sexenio se permitió a particulares participar en rubros cuya acción ahora quiere revertir Morena. Ese monopolio hizo de PEMEX una de las petroleras más grandes del mundo y sin duda la que ocupó más personal. Su productividad fue el ejemplo más negativo de la industria. Durante décadas, tuvo más del doble de personal por barril extraído o refinado que la venezolana PEDEVESA. .

PEMEX y CFE son empresas estatales que consumen una gran porción del presupuesto nacional. Reciben más recursos que muchas Secretarías de Estado y, aunque tienen ingresos, año con año en vez de dar utilidades siempre están en números rojos y deben ser subsidiadas. Argumentan que son empresas para servir y no para generar utilidades, pero sus servicios no son de "Calidad mundial" como ofrece una de ellas ni sus productos son suficientemente buenos como todos podemos atestiguar.

Ambas empresas han sido administradas con criterio político, antes y lo seguirán siendo en el futuro. La tímida apertura de este sexenio parece será revertida, y los inversionistas que arriesgaron capital es muy probable que lo pierdan. La Reforma Energética, la joya de la corona de este sexenio será revertida si se cumplen amenazas vertidas en campaña por el Sr. López y reafirmadas por sus representantes en el mes de julio. De ser así, en el futuro no habrá servicios de marcas distintas a PEMEX ni se contratarán servicios de generación a particulares.

Nutriseg-control-temperatura-concretos

Estas enormes empresas requieren de gran capacidad administrativa para conducirlas, si no para generar utilidades, sí para minimizar pérdidas. Al mismo tiempo su alta dirección debe poseer suficientes conocimientos técnicos para aprovechar el potencial de la empresa y de su técnicos. Sin esos conocimientos no habrá conducción certera, ni mayor eficiencia, no mejorará el servicio, ni se reducirán los costos, mucho menos disminuirá la demanda de subsidios para seguir operando.

Las propuestas que hizo el Sr. López para dirigir ambas empresas dejan mucho que desear desde el punto de vista técnico. Quizá ni siquiera tengan suficiente capacidad para desempeñarse exitosamente. Comienzan por ofrecer borrón a las deudores en vez de hablar de hacer más eficientes las operaciones. La propuesta de un ingeniero agrónomo para PEMEX y de un abogado para CFE, sin hablar de virtudes o defectos políticos, garantiza el fracaso económico de ambas empresas, y quizá del país.

No se ve cómo ambos podrán colaborar con su jefe para cumplir la promesa de campaña más demandada: bajar precios de gasolinas y electricidad al consumidor. Hacen evidente que sólo las hizo para ganar votos.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.