Diez millones
Termometros-refrigeracion-avaly-01

"...Gobernar es el infierno"

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La frase completa atribuida al exPresidente Ernesto Zedillo dice "estar en la oposición es estar en el cielo, gobernar es el infierno". Así afirma que es fácil criticar al que hace (o debe hacer) y difícil para quien gobierna, que debe mantener la necesaria serenidad y atinar en la conducción del país. Pero esa frase no incluye lo atractivo, y adictivo, del poder. Porque el poder tiene, como el alcohol, como las drogas y como los juegos de azar, un efecto que cambia a quien lo ejerce y que lo puede incluso enfermar.

Ahora que el líder de Morena ejerce mucho antes de tomar posesión, incluso antes de tener la constancia de mayoría, parece que tuviera prisa por entrar al infierno del que habla Zedillo. Si bien se mantuvo alejado de la Reunión de la Alianza del Pacífico en Puerto Vallarta con ese argumento (pero que no acepta en otros ámbitos), ya se adentró en el laberinto de Dante.

Antes de asumir la responsabilidad para la que fue electo ya decide, sugiere y amenaza, propone atentar contra el federalismo, niega promesas de campaña y denosta a la autoridad electoral porque osó tocarle una fibra sensible. Antes de comenzar a gobernar enseña una cara autoritaria preocupante y que lo muestra como si ya se hubiera adentrado en el infierno mencionado por Zedillo.

Debiera preocuparse porque su ingreso al averno político no afecte su salud, ni que al adelantarlo le se dañino. Debe recordar que ya sufrió un infarto al micardio cuando aún no tenía ni visos del alto cargo que ahora ocupará. La demanda de cualquier Presidencia es enorme, y de una Presidencia Imperial, como la que apunta intentar hacer, es aún mayor.

Hay rumores que su aplastante triunfo en las urnas lo logró con el apoyo de un sector del alguna vez poderoso PRI que prefirió seguirlo a él que a su poco carismático candidato. Incluso que contó con el apoyo de un exPresidente que le ha "prestado" Secretarios de Estado como Esteban Moctezuma y Olga Sánchez Cordero, que fueron subalternos suyos.

Nutriseg-control-temperatura-concretos

Flaco servicio le hizo el exPresidente al sugerirle a quienes fueron sus incondicionales sin darle a conocer la frase con la que comienza este artículo. ¿Tendrá una intención escondida esa combinación? ¿Busca que con el desgaste iniciado anticipadamente produzca un desenlace que pudiera complicar la vida nacional?

Recordemos que la ausencia presidencial definitiva en los primeros dos años lleva a una obligada convocatoria a elecciones, y que sólo si la falta definitiva se da en los últimos cuatro puede el Congreso designar a quien debería terminar el período. Y es que si quiere seguir el camino de Chávez, y nombrar como su sucesor a su propio Nicolás, va tener no sólo que aguantar en el cargo al menos dos años, además de tener aleccionado al Congreso para que lo designe sucesor.

Los mexicanos ya estamos atentos del desenlace de este periodo insólito donde, sin que aún se vaya el ¿último? inquilino de Los Pinos, su sucesor ya comenzó a mostrar lo que quiere hacer con nuestro futuro.