Diez millones

La 'Vía Eslovena' de Cataluña

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En las últimas semanas Cataluña ha estado en las primeras planas de los medios. Durante meses se habló un referéndum que validaría su independencia. Después de realizarlo sin mucho cuidado (sin padrón ni testigos acreditados), la declaración apresurada en el Parlament apenas fue aprobada por mayoría simple. Esa tarde se declaró se proclamaría la independencia, pero se realmente hizo diez días más tarde y en forma tan ambigua que requirió aclaración. El gobierno español amenazó intervenir si no daba marcha atrás a sus declaraciones, ambiguas o no.

Muchos catalanes y algunos europeos hablan de que la lucha catalana por la autodeterminación tiene paralelo con la de Eslovenia en 1990-91; que debieran seguir esa "vía eslovena" a la independencia. Pero omiten las diferencias y sólo festinan lo similar, como ser la economía más dinámica del país, contar con idioma propio y apoyarse en un referéndum.

Omiten considerar que Yugoslavia fue una creación artificial que unió en un reino alrededor de Serbia a los países eslavos de los Imperios Otomano y Austro-Húngaro al término de la Primera Guerra Mundial. No toman en cuenta que los serbios no respetaron el pacto que alternaba la presidencia federal entre los presidentes regionales, evitando así que asumieran los de Croacia y de Eslovenia. Tampoco hablan de la diferencia de los referenda: en el caso esloveno fue un acto publicitado, abierto, en el que participó el 90% de la población (en Cataluña el 38%). Además los eslovenos se dieron tiempo para dialogar la separación después del referéndum.

 Los eslovenos sabían que no sería fácil la salida negociada de Yugoslavia. A pesar de ser un país federal con seis repúblicas muy bien delimitadas y tener provisiones para una salida constitucional y pacífica, ellos conocían bien la forma autocrática de pensar y actuar del gobierno central. Con este conocimiento, seis meses después del referéndum declararon la independencia ya preparado no sólo el apoyo internacional sino la defensa militar de su nación.

Para cuando el ejército yugoslavo intentó asegurar los puertos de entrada a Eslovenia se encontró que estaban ya ocupados por milicianos eslovenos armados. Aunque cayeron momentáneamente algunos de ellos, incluso el aeropuerto de la capital, finalmente todos fueron recuperados sin gran derramamiento de sangre. El Ejército Federal Yugoslavo no consideró ni la difícil topografía eslovena ni que las antiguas unidades milicianas tácticas de la época de Tito dependían del gobierno local, no del central.

Nutriseg-termometro-cooper-1246-02c

Los enfrentamientos militares duraron exactamente 10 días, mismos que fueron aprovechados para que los apoyos internacionales obligaran a los dirigentes federales a negociar. Si bien se postergó tres meses la independencia, tanto el apoyo popular como el internacional la aseguraron.

 A diferencia de Cataluña, los eslovenos lograron el apoyo de los dirigentes de la Unión Europea, en especial de Alemania y de Francia, así como la de Estados Unidos y finalmente de la misma ONU. Yugoslavia había demostrado que no era una democracia y que sus dirigentes no cumplían sus obligaciones constitucionales ni con los Derechos Humanos.

Cataluña es un caso distinto: no cuenta con apoyo internacional alguno, es parte en un país democrático y su gobierno central no ha roto el pacto federal. Los catalanes no han seguido correctamente la "vía eslovena" a la independencia.