Diez millones

¿Defenestrar a Trump?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Sin resolver aún la amenaza que representa Corea del Norte para sus países vecinos, Donald Trump logra complicarle la vida a su país, a sus aliados y al mundo. Cierto que casi todo lo avisó desde la campaña electoral, pero entonces lo hizo sin precisar los daños colaterales.

En política interna estaba claro que buscaría terminar con el Obamacare, el sistema de salud pública vigente, y parece que ya ha encontrado la forma de hacerlo sin dejar alternativa viable. En especial para los menos afortunados que no pueden pagar un seguro médico. Su política antimigratoria no acaba de ponerla en práctica porque en el Congreso no cuenta con mayoría a pesar de que los Republicanos dominan la Cámara. Algunos de ellos prefieren favorecer a sus electores y se alinean con la minoría Demócrata. Pero su insistencia hará que uno a uno cedan a esta promesa de campaña.

En el manejo de las crisis humanitarias causadas por los huracanes Harvey, Irma y María decantó su apoyo según su preferencia política. A Texas y Florida, que usualmente votan Republicano los apoyó moral y económicamente, pero a los puertorriqueños que no lo acostumbran, en un principio los abandonó a su suerte y les exigió el pago de la deuda pública. Hace unos días Trump rectificó y envió más de diez mil elementos de distintas agencias para ayudar a resolver los daños, inclusive lo que estaba mal antes del huracán.

En el plano internacional también ha complicado al mundo: no sólo decidió la salida de EUA del Pacto de París (contra el Cambio Climático), sino también de UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Cultura y la Educación, por sus siglas en inglés). Más grave aún, dio a conocer sus intenciones de dar por terminado el acuerdo con Irán que EUA buscó por más de diez años para evitar que este país desarrollara armas nucleares, sin que Irán haya dado motivos para denunciar el tratado. Suprimirlo permitirá que las desarrolle y haya pretexto para atacarlo, afectando seriamente a Europa.

Termometros-refrigeracion-avaly-01

En la renegociación del TLC ha puesto cuanta objeción es posible, incluso una cláusula de renegociación cada cinco años, lo que sería un limitante a la inversión productiva, en especial de su país. No sólo ha puesto en su contra a Canadá y a México, ha incomodado a sus propios industriales que necesitan de ambos países para competir con sus pares europeos y asiáticos, y a sus agricultores que requieren compradores. El posible fin del TLC afectaría a Canadá y a México, pero más afectaría a Estados Unidos, tanto en su comercio exterior como en su política interior, lo que será una presión más a Trump.

Este Presidente ha logrado crear un ambiente en su contra que busca a la brevedad echarlo del poder: Legisladores molestos por su falta de tacto y de respeto a instituciones nacionales e internacionales. Una prensa a la que ataca por publicaciones que no le favorecen pero son verídicas. Industriales que llevan más de veinte años compitiendo exitosamente en los mercados internacionales y que ahora enfrentarán mayores dificultades. Incluso un ciudadano -Larry Flynt, director de una revista- ofrece diez millones de dólares a quien proporcione información que conduzca a la destitución de Trump a través del Congreso. Con seguridad que entre todos los afectados ahora sí lograrán detenerlo antes de que amenace usar el arsenal nuclear.