Diez millones

Mujeres Cabronas 30 enero 2013 - Las mujeres de los presidentes

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Mucho se ha hablado de la injerencia de la mujer en la política, hoy hablaremos de la otra cara de la moneda, no de mujeres que hacen política ocupando algún cargo público sino de las mujeres que están detrás de los políticos para bien o para mal, en lo clandestino o a la luz pública.

En la historia reciente tenemos a 2 mujeres que han ocupado los reflectores en México, ellas son Angélica Rivera actriz de la televisora Televisa, esposa de Enrique Peña Nieto y por ende hoy primera dama de nuestro país. A esta mujer se le ha tachado de todo, le ha tocado recoger el rencor que una parte de la sociedad le tiene al actual mandatario.

Antes de ser la esposa de Peña Nieto, era una de las actrices con cierta fama que no protagonizaba ningún tipo de escándalo, viviendo en unión libre por años con el productor y hermano de la famosa Verónica Castro, conocido como El Güero Castro, formo una familia estable compuesta de 3 hijas y la pareja, su desempeño en la empresa Televisa se mantuvo siempre en estándares planos, los escándalos comenzaron a partir de su divorcio con Jose Castro después de 4 años de matrimonio, su incursión para difundir los compromisos cumplidos y firmados ante notario por su ahora esposo Peña Nieto, gobernador del Estado de México en ese momento la llevo a conocer al mandatario y como en cuento de hadas surgió el amor, manejo que estratégicamente dio TELEVISA a dicha relación para fincar un historia telenovelesca que ayudara a la imagen del político quien por extrañas razones había quedado viudo y tenía fama de Don Juan además de hijos fuera del matrimonio con 2 diferentes parejas que de igual forma se relacionaron mientras trabajaron con él.

En el tiempo de casados que Angélica tiene con Enrique ha pasado de la miel a la hiel, los rumores del maltrato físico por violencia intrafamiliar de los que ya gozaba el político con su anterior pareja, se hicieron presentes en este matrimonio, negándolo y cubriéndolo a toda costa, para evitar el desprestigio.

A Angélica le queda el dicho popular mexicano: "aunque la jaula sea de oro no deja de ser prisión" se preguntarán en que abona políticamente  esta historia a la sociedad? Buenos pues tenemos que en México siempre la primera dama era la presidenta del DIF nacional, cargo que a Angélica le fue negado, dándole como premio de consolación un cargo honorario, namas pa que no digan que la humillación fue grande. En otras épocas las mujeres de la farándula relacionadas con políticos casi siempre en lo clandestino como sus amantes, daban sin preparación y capacidad alguna un enorme brinco del show business a los cargos públicos, eso si con las enaguas bien fajadas, pues no dudarían en contar sus pasajes de alcoba si no conseguían el poder que anhelaban ya sea político y/o económico, entre esas mujeres tenemos a:

Irma Serrano que fue Senadora. (Biografía)

Silvia Pinal primera dama de Tlaxcala, Diputada y Senadora (Biografía)

 

Sasha Montenegro (Biografía)

 

Otras que destacan por sus escándalos, elegancia, preparación, soberbia o gris personalidad son las primeras damas, estas son las últimas ocho

Desde la esposa de Díaz Ordaz hasta la de Felipe Calderón, ésta es la historia de cómo vivieron su etapa en Los Pinos.

Margarita Zavala de Calderón

La más preparada y sencilla

Nació en: 1967.

Esposo: Felipe Calderón, presidente de 2006-1012.

Hijos: María, Luis Felipe y Juan Pablo.

Su historia: Margarita conoció a Felipe en las filas del PAN, compartía con él sus ideales políticos. Se casaron en 1993 y, aunque ella también tuvo cargos públicos, siempre tuvo bien claro cuál era su papel como esposa y madre de familia, al que le dio prioridad.

Desde que Felipe mostró sus aspiraciones a la presidencia, ella lo apoyó incondicional. Mantuvo un papel discreto pero sin dejar de participar en causas que involucraran a la mujer en el desarrollo del país.

Durante su periodo como primera dama fue criticada por los expertos en imagen publica por usar siempre un rebozo tanto en actos públicos y galas, pero ella haciendo oídos sordos, lo convirtió en su distintivo y su manera de mostrarse orgullosamente mexicana.

Al final, su arreglo personal pasó a un segundo plano, los mexicanos la reconocieron por el buen papel que desempeñó y agradecieron su inteligencia y sencillez, que nunca perdió.

Marta Sahagún de Fox

La Jefa

Nació en: 1953.

Esposo: Vicente Fox, presidente de 2000-2006.

Hijos: Manuel, Jorge y Fernando Bribiesca.

Su historia: Vicente y Marta María Sahagún Jiménez se conocieron cuando ella estaba casada con Manuel Bribiesca Godoy, ex diputado del PAN, de quien se separó en 1998. Ella se desempeñaba como vocera del entonces gobernador de Guanajuato. Su relación sentimental con Fox era un secreto a voces, que se confirmó el 2 de julio de 2001, cuando se casaron sorpresivamente en Los Pinos, ya siendo él presidente.

En 2005 el matrimonio eclesiástico de Marta y Manuel Bribiesca fue finalmente anulado, cuando ella lo acusó de haberla golpeado durante el matrimonio. Se dijo que ella envió una carta al Vaticano para obtener dicha anulación. Esta fue sólo una de las muchas polémicas que Marta protagonizó.

Lejos estuvo de un bajo perfil. Disfrutaba ampliamente de los reflectores que le daba su papel de primera dama. Mujer decidida, influía fuertemente en Vicente y su relación con los hijos de él, que había adoptado de su primer matrimonio, era más bien difícil.

Creó la fundación Vamos México, la cual se vio envuelta en escándalos de corrupción cuando en 2004 Verónica Ortiz, titular de la institución, reveló sus estados de cuenta.

Gracias al libro Crónicas malditas de Olga Wornat, publicado en 2005 en la revista Proceso, el Congreso inició una investigación en contra de los hijos de Marta por presunto tráfico de influencias.

Conforme avanzaba la administración de su marido, no tuvo empacho en dejar ver sus aspiraciones presidenciales, incluso dijo que México estaba listo para una mujer presidente. Se quedó con las ganas.

Tras finalizar el sexenio, Marta y Vicente se mudaron a San Cristóbal, el rancho de la familia Fox en Guanajuato. Desde allí, Marta sigue siendo La Jefa. Organiza actos públicos, se ocupa del Centro Fox y sigue en contacto con muchas de las personalidades que ostentan el poder en nuestro país.

Nilda Patricia Velasco de Zedillo

La más gris y con fama de alcohólica

Nació en: 1952.

Esposo: Ernesto Zedillo, presidente de 1994-2000.

Hijos: Ernesto, Emiliano, Carlos, Patricia y Rodrigo.

Su historia: Se conocieron durante su época estudiantil en el Instituto Politécnico Nacional. Recién casados y con un hijo pequeño viajaron a Connecticut para que el futuro presidente hiciera un doctorado en la Universidad de Yale.

La candidatura de su esposo tras el asesinato de Luis Donaldo Colosio la tomó por sorpresa. La esposa de Zedillo siempre mostró su descontento, temía por la vida de su marido, sus hijos y la suya propia.

Además era tímida y no le gustaba la vida pública. Los actos oficiales en los que tenía que participar eran un suplicio para ella. Siempre aparecía seria y pocas veces mostraba una sonrisa espontánea. Sin embargo, se dice que al interior de su familia era bastante estricta.

Como primera dama, no se salvó de las habladurías. Mucho se dijo que tenía un problema con su manera de beber, aunque nunca se vio nada en público que lo demostrara.

También se aseguraba que el matrimonio pasaba por una crisis porque Zedillo sostenía una relación sentimental con Julia Carabias, entonces secretaria de Recursos Naturales y Pesca, y que terminando el sexenio se divorciarían.

Hoy siguen casados y viven en New Haven Connecticut. Ambos manejan un perfil bajo aunque su hijo mayor, Ernesto, se ha encargado de mantenerlos en el candelero tras conocerse que son los abuelos de Nicolás, el hijo de Erika Buenfil.

Cecilia Occelli de Salinas

La discreta

Nació en: 1950.

Esposo: Carlos Salinas de Gortari, presidente de 1988-1994.

Hijos: Cecilia, Emiliano y Juan Cristóbal.

Su historia: Cecilia Occelli conoció a Carlos Salinas siendo adolescentes, él tenía 17 años y ella 15. Su noviazgo duró varios años hasta que contrajeron matrimonio en 1972.

Como primera dama, fue más bien discreta y no tan participativa en los asuntos del país, tanto que tras el levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional el 1º de enero de 1994 fue atacada públicamente por Guadalupe Loaeza por no haber hecho ni dicho nada.

Soportó estoicamente los rumores de que Carlos Salinas había tenido una relación sentimental con la actirz Adela Noriega. Incluso se dijo que ésta había tenido un hijo de él.

Finalmente, terminando el sexenio se divorciaron y Salinas de Gortari salió del país, pero no con Adela, sino con otra mujer: Ana Paula Gerard Rivero, con la que posteriormente se casó y tuvo otros tres hijos.

Cecilia Occelli publicó su biografía autorizada titulada El encanto de la discreción, escrita por Rosa María Valles Ruiz. En ella, sin meterse en honduras, asegura sentirse orgullosa de los veinte años que pasó al lado de Carlos Salinas y satisfecha de su papel como primera dama.

Paloma Cordero de De La Madrid

La elegante

Nació en: 1937.

Esposo: Miguel de la Madrid Hurtado, presidente de 1982-1988.

Hijos: Margarita Guadalupe, Miguel, Enrique, Federico y Gerardo.

Su historia: El hermano mayor de Paloma la presentó con Miguel de la Madrid. Se  casaron en junio de 1969 y estuvieron juntos hasta que, literal, la muerte los separó hace unos meses, cuando el ex presidente falleció a causa de un enfisema pulmonar.

Como esposa del Presidente fue descrita por la prensa como una mujer discreta, guapa, bien vestida y muy sencilla. Le gustaba la cocina, era aficionada a la música clásica y excelente deportista.

En la actualidad vive junto a su hija Margarita, quien nunca se casó y cuida de ella. El periodista Alberto Tavira publicó en su blog “Cuna de grillos” del sitio Animal Político que la familia está en crisis por la herencia que dejó el patriarca, al grado que doña Paloma “ya sentó a todos sus hijos a la mesa y les puso su #TenseQuietos bajo la amenaza que o dejan de lamerse los bigotes y de pelearse o no dará paso a la repartición de nada”. Así que ahora tiene la labor de mantener la armonía familiar.

Carmen Romano de López Portillo

La escandalosa y sin clase

Nació en: 1926-2000.

Esposo: José López Portillo, presidente de 1976-1982.

Hijos: José Ramón, Carmen Beatriz y Paulina.

Su historia: Carmen y José López Portillo eran vecinos. La amistad entre ambas familias se dio de manera natural, así como el noviazgo entre ellos, que duró tres años.

Se casaron en 1951. Se dice que para cuando López Portillo fue destapado como candidato presidencial, ellos ya estaban separados y decidieron seguir con el matrimonio mientras él fuera presidente.

Se llevaban bien, el propio López Portillo la describió en uno de sus libros como “una excelente madre por sobre todas las cosas”. Ella cumplía con todas sus labores como esposa del presidente: lo acompañaba a ceremonias, festivales, giras de trabajo, inauguración de obras, recibía al cuerpo diplomático, etcétera.

Era una mujer extravagante y derrochadora, de la que se contaban innumerables anécdotas, una de ellas era que siempre que viajaba, un piano debía esperarla en el lugar donde se hospedara. Carmen Romano al centro y junto a José López Portillo mandó remodelar la Casa Miguel Alemán con lujos excéntricos. Por ejemplo mandó colocar un elevador para subir y bajar sólo un piso. Pidió se le construyera su propia sala de conciertos. Pero su familia no es la única que habitaba Los Pinos, también vivieron ahí la madre de Carmen y la del l Presidente así como las tres hermanas de López Portillo con sus respectivas familias. Todo un derroche.

Pero no todo fue escándalo y dispendio en su periodo como primera dama. Ella fue la fundadora del DIF y fue una gran promotora de la cultura en México. Bajo su auspicio se formó la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México y abrió posibilidades para que los jóvenes de escasos recursos tuvieran educación musical.

En 1982 López Portillo conoció a Sasha Montenegro, mientras todavía estaba casado con Carmen Romano. Quedó prendado de ella y sostuvieron un romance hasta que él se divorció después de concluir su mandato.

Finalmente en 1991 el matrimonio quedó disuelto, cuando el ex Presidente y su amante Sasha Montenegro ya tenían a su primera hija, Nabila.

Carmen Romano falleció el 9 de mayo de 2000 víctima de un paro respiratorio, consecuencia del cáncer que padecía. Tras su muerte López Portillo contrajo matrimonio por la Iglesia con Sasha Montenegro, con quien después protagonizaría un sonado divorcio.

María Esther Zuno de Echeverría

La compañera

Nació en: 1924-1999.

Esposo: Luis Echeverría Álvarez, presidente de 1970-1976.

Hijos: Luis Vicente, Álvaro, María del Carmen, María Esther, Rodolfo (fallecido), Pablo, Benito y Adolfo.

Su historia: María Esther conoció a Luis Echeverría en casa de sus amigos Frida Kahlo y Diego Rivera, a quienes él admiraba. Era hija del ex gobernador de Jalisco José Guadalupe Zuno Hernández. Ella y Luis se casaron el 2 de enero de 1945 tras cinco años de noviazgo.

Durante la presidencia de su esposo se negó a adoptar el título de primera dama y prefirió que se le llamara “compañera”.

Le gustaba vestir trajes típicos mexicanos durante las recepciones y eventos importantes, gracias a esto a las meseras de Sanborns se les empezó a decir “Esthercitas”.

Se distinguía por su buen carácter, aunque se dice que al finalizar el sexenio eso cambió. Se retiró de la luz pública en su casa de San Jerónimo, al sur de la Ciudad de México, y se dedicó a su familia y a dejar pasar el tiempo. Se asegura que nunca volvió a ser la misma de antes.

Falleció en 1999 víctima de diabetes y las complicaciones consecuencia de esa enfermedad a la edad de 75 años.

Guadalupe Borja de Díaz Ordaz

La mártir

Nació en: 1915-1974.

Esposo: Gustavo Díaz Ordaz, presidente de 1964-1970.

Hijos: Gustavo, María Guadalupe y Alfredo.

Su historia: Ella era hija del respetable abogado poblano Ángel Borja Soriano y conoció al que sería su marido porque era amigo de su hermano, Guillermo Borja. El ex Presidente conquistó a Guadalupe con una serenata, según cuenta Sara Sefchovich en su libro La suerte de la consorte. La mujer mantenía un estilo de vida “muy tranquilo, como pudo haber sido el de muchas amas de casa mexicanas, no se interesaba ni por el deporte ni por la cultura, la acción pública o por la vida de sociedad”. Se casaron en 1937, en la parroquia de San Cristóbal de Puebla, ciudad donde ella vivió desde muy chiquita.

Como primera dama, llevó a cabo las labores de asistencia social propias de su cargo y soportó la relación que durante cinco años su esposo sostuvo con la actriz Irma Serrano, mejor conocida como La Tigresa.

Ese amorío terminó cuando La Tigresa, muy osada, le llevó serenata a Guadalupe. Ante tal ofensa, Don Gustavo dio por concluido su romance. En consecuencia, Irma lo abofeteó frente a varios miembros de su gabinete. Se afirma que incluso le provocó un desprendimiento de retina.

Lo sucedido en 1968 hizo que la salud de Guadalupe se deteriorara. Debido a las presuntas amenazas que su marido recibía fue víctima de diversas enfermedades nerviosas. Ese año en la ceremonia del Grito de la Independencia se le vio temblorosa e inestable en el balcón de Palacio Nacional. No lo pudo resistir y desde entonces fue su hija la que aparecía en los actos oficiales, como primera dama sustituta.

Una vez que culminó el mandato de su esposo, Lupita se encerró en su residencia del Pedregal. Sufría alucinaciones y delirio de persecución.

Finalmente murió el 19 de julio de 1974 a consecuencia de un paro cardíaco provocado por una bronconeumonía.

 

 

¿Qué lugar ocupara Angélica? No lo tiene fácil, los zapatos de Margarita Zavala le quedan muy grandes.