memo-anaya-2
Nutriseg-control-temperatura-compostas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

"Después de todo yo soy más que un demonio: soy un hombre. Puedo hacer una cosa que el propio Satanás no puede hacer: puedo morir."

En “El Hombre Que Era Jueves” de G.K. Chesterton, el héroe de la novela es un detective que provoca a un anarquista, y llega a infiltrarse, bajo el nombre de “Jueves”, en el mundo de una sociedad anarquista ultra secreta.

La historia inicia en Londres cuando Gabriel Syme es reclutado por Scotland Yard para unirse a una policía secreta contra los movimientos anarquistas que azotan a Inglaterra. Lucian Gregory, un poeta anarquista de un suburbio de Saffron Park se encuentra con Gabriel en una fiesta y comienzan una acalorada discusión acerca de poesía. Gregory dice que la rebeldía es la esencia de toda poesía, Gabriel busca provocar a Gregory argumentando que la esencia de la poesía es la ley y no la revolución o la rebeldía, y sugiere que Gregory no es verdaderamente un anarquista sino un impostor. Esto irrita a Gregory, quien confrontado lleva a Gabriel a un lugar de encuentro secreto de anarquistas y le confiesa que el es un influyente militante de una asamblea Londinense que forma parte una fraternidad anarquista Europea.
La asamblea central de anarquistas consiste de siete individuos, cada uno de estos siete líderes secretos usa el nombre de un día de la semana y Gregory esta a punto de lograr convertirse en “Jueves” en una votación cuando justo antes de la nombramiento Gabriel le confiesa a Gregory que pertenece a la policía secreta de Scotland Yard, temeroso de que Gregory pudiese usar su discurso ante el conclave anarquista como evidencia para ser acusado ante la policía, Gregory cambia su discurso original por uno menos emotivo y menos convincente, Gabriel toma entonces su turno y da un emotivo discurso anarquista ante el conclave y gana la votación convirtiéndose en el hombre “Jueves” convencido de haber infiltrado al fin la estructura anarquista. Gabriel, ya como “Jueves”, es enviado como el delegado al concejo central.

En sus esfuerzos por burlar las intenciones de la asamblea, sin embargo, Gabriel descubre que cinco de los otros seis miembros son también, al igual que el, agentes secretos de la policía, cada uno de ellos asignado secretamente para destruir a la estructura anarquista. Pronto todos los agentes caen en cuenta que han sido manipulados por alguien mas y han estado peleando uno contra el otro, y no contra los verdaderos anarquistas, obedeciendo sin saberlo el gran plan maestro del presidente del consejo, el hombre que se hacia pasar por “Domingo”.

Bueno, hasta aquí les he contado casi todo, pero no quiero darles todo el final, que es increíblemente interesante, en caso de que alguno de ustedes no haya leído la novela y deseen hacerlo ahora o en un futuro.

“El Hombre Que Era Jueves” es una novela deliciosa donde leemos acerca de tramas, duelos y globos aerostáticos, en alrededor de cien paginas, así que no es una novela muy larga, para aquellos que le sacan a las novelas largas. Chesterton nos regala una novela mágica, interesante e inteligente. He leído esta novela al menos tres veces y siempre vuelvo a disfrutarla y saco nuevas conclusiones. Les recomiendo este clásico enormidades.

Quería escribir algo en relación a la trama de esta novela desde hace mucho porque hay algo en la política mexicana que siempre me la recuerda, esa pasión por la intriga, la sospecha, los complots, las tramas, las teorías conspiracionales, especialmente desde la izquierda, pero presente en todo el ámbito de la política mexicana. La misma tradición priista del “dedazo” fue siempre un hecho que cuando era niño me recordaba la novela y la existencia siempre de un posible hombre “Domingo” que lo controlaba todo, ya sea para bien o para mal.

Un compañero de foro me hizo ver aquí un video donde Carlos Navarrete en una entrevista con Aristegui, relataba como en la boda de la hija de Beltrones, a la que fue invitado junto con muchos otros miembros de la clase política mexicana, cierto tenebroso personaje de la política mexicana se le había acercado a su mesa, por su espalda y cuando volteo a ver, relataba el a Aristegui, que con sorpresa vio que era el mismo Salinas de Gortari en persona, ese terrible hombre del mal, rey de los complots y oculto verdadero hombre del poder, pidiéndole a Navarrete concertar una entrevista juntos con Peña Nieto. La entrevista es un poco ilusa, Carmen Aristegui reacciona sorprendida y pensativa al escuchar a Navarrete hablar de este misterioso y tenebroso hombre que alguna vez fue nuestro presidente y sugiriendo que el esta detrás de Peña Nieto controlando su agenda política, o algo así.

La escena, la charla entre Aristegui y Navarrete, la mención de ese obscuro y poderoso personaje de la política mexicana me volvió a recordar “El Hombre que era Jueves”, porque la manera en que ambos abarcan el tema nos deja ver como todavía existe un amplio sector de la población que cree que Salinas de Gortari es una especie de hombre secreto, mas o menos como el hombre “Domingo”, aunque nunca exactamente desde luego, pero cuyo gran plan maestro es siempre precisamente dividir a la clase política mexicana y hacerlas que se destruyan entre si mientras el desde un lugar sombrío continua moviendo los hilos del poder.

Debo decir que al contrario de mucha gente en México, no creo en conspiraciones, tiendo a ser muy pragmático con mi visión de la política de México, que en realidad creo que es mas bien caótica con muchos políticos peleando entre si y muy pocos verdaderamente conscientes de lo que sucede en el país pero sin poder realmente influir en el destino del mismo, y en lo personal soy de la idea de que Salinas de Gortari ya no juega un papel relevante en la política nacional, pienso también que aunque fue un gran victimario en su tiempo, también se convirtió en victima el mismo de campañas negras que destrozaron su imagen publica al punto de volverlo inservible para puestos de proyección internacional, como no ocurrió con Zedillo que sigue presente en organismos internacionales y cuya imagen nunca fue objetivo de grupos político-ideológicos y de la prensa y la comento-cracia nacional. Pero tal es la idiosincrasia mexicana que apenas se aparece Salinas de Gortari en algún lugar de México y comienzan los chismes, los miedos, los complots, las conspiraciones.

Finalmente, quisiera hacerle al foro y a invitados la siguiente pregunta: ¿Crees en teorías conspiracionales? ¿Crees que existe una mafia en el poder¿ ¿Existe una "nomenclatura" en el poder¿Existe un hombre “Domingo” en la política mexicana? ¿Quién controla los hilos del poder? ¿O es una escuelita Montessori donde todos hacen lo que les da su gana?¿o que es para ti?