Diez millones

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

 

The Washington Times reporta la siguiente nota acerca de la percepción que se tiene en Washington sobre Enrique Peña Nieto y el PRI en caso de ganar las elecciones:

El candidato mas aventajado en la carrera presidencial representa a un partido reconocido por permitir a los carteles de drogas un control semiautónomo de ciertas regiones durante su periodo de gobierno en el siglo pasado. La posibilidad de una victoria de Enrique Peña Nieto y el PRI en las elecciones de Julio 1ro preocupa a los gobernantes de Estados Unidos por los esfuerzos de cooperación anti-crimen con México.

En los últimos cinco años los Estados Unidos han apoyado la guerra sin precedentes contra los carteles del narcotráfico lanzada por el Presidente Felipe Calderón, quien por ley no puede presentarse a un segundo mandato de seis años.

“En privado, puedes escuchar preocupaciones de muchos altos funcionarios norteamericanos acerca de cómo el PRI trataría al crimen organizado” afirma Andrew Selee, quien dirige el Mexican Institute del Woodrow Wilson International Center for Scholars.

El Sr. Selee enfatiza que “el gobierno de Estados Unidos muy probablemente se adaptara a cualquier gobierno que resulte electo en México”. Pero sus comentarios apuntan al debate sobre como proceder con una política que durante los pasados cinco años ha involucrado el desplazamiento de operativos de la CIA y de aparatos aéreos no tripulados en la lucha contra los carteles.

Un oficial mexicano de alto rango afirmo a The Washington Times que “la colaboración estratégica en reforzamiento de la ley e inteligencia –bilateral, regional y global- entre los Estados Unidos y México ha avanzado a niveles sin precedente desde que Calderón llego al poder”. “Muchos funcionarios norteamericanos estarán preocupados de ver como eso se evapora”, sin importar quien gana en estas elecciones, afirmo el funcionario. 

Es un tema que la Administración de Obama se ha negado a discutir.

 

Mas en el Washington Times..